/ miércoles 29 de marzo de 2017

Salón de la Plástica resalta legado del pintor mexicano Federico Cantú

El pintor, escultor y muralista mexicano Federico Cantú es una figura fundamental del arte en México, que exploró disciplinas y fusionó elementos y estilos, dentro y fuera del país, lo que le permitió dotar de una nueva lectura al arte nacional, ponderó Cecilia Santacruz, coordinadora general del Salón de la Plástica Mexicana (SPM).

En declaraciones en ocasión de la mesa-homenaje que esta noche se realiza en el Palacio de Bellas Artes al pintor, en el 110 aniversario de su natalicio, Santacruz consideró que su formación en el extranjero y su estancia en París permitió a Cantú aportar a la plástica nacional nuevas formas y motivos.

Santacruz reconoció al pintor como un artista muy activo que incorporó a su trabajo el arte monumental, llevándolo al pueblo y sumando esos elementos de la arquitectura al entorno, que es lo más importante de su trabajo.

A 110 años de su nacimiento, la obra de Cantú se mantiene vigente pues muchas de sus piezas son parte del imaginario social de los mexicanos y permanecen aún en los íconos que quedaron después de tantos años, afirmó Santacruz, quien será moderadora en la sesión, en la que participarán Leticia López Orozco, Adolfo Cantú y Luis Rius Caso.

Federico Cantú Garza nació el 3 de marzo de 1907, estudió a los 14 años en la Escuela de Pintura al Aire Libre de Coyoacán, y radicó en Europa y Estados Unidos, entre 1924 y 1934.

Su estancia en la Grande Chaumière y la Academia Colarossi en París derivó en el tratamiento de temas históricos y religiosos, que desarrolló en algunas de sus obras.

Formó parte de la Escuela Mexicana de Pintura, etapa de producción plástica que se dio al concluir la Revolución, en un esfuerzo por reconstruir el tejido social y promover la identidad nacional.

Entre 1940 y 1950 realizó obras murales, principalmente a solicitud de particulares, mientras que en la década de 1960 realizó obras públicas entre las que destacan relieves y esculturas para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), según un comunicado del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

El pintor, escultor y muralista mexicano Federico Cantú es una figura fundamental del arte en México, que exploró disciplinas y fusionó elementos y estilos, dentro y fuera del país, lo que le permitió dotar de una nueva lectura al arte nacional, ponderó Cecilia Santacruz, coordinadora general del Salón de la Plástica Mexicana (SPM).

En declaraciones en ocasión de la mesa-homenaje que esta noche se realiza en el Palacio de Bellas Artes al pintor, en el 110 aniversario de su natalicio, Santacruz consideró que su formación en el extranjero y su estancia en París permitió a Cantú aportar a la plástica nacional nuevas formas y motivos.

Santacruz reconoció al pintor como un artista muy activo que incorporó a su trabajo el arte monumental, llevándolo al pueblo y sumando esos elementos de la arquitectura al entorno, que es lo más importante de su trabajo.

A 110 años de su nacimiento, la obra de Cantú se mantiene vigente pues muchas de sus piezas son parte del imaginario social de los mexicanos y permanecen aún en los íconos que quedaron después de tantos años, afirmó Santacruz, quien será moderadora en la sesión, en la que participarán Leticia López Orozco, Adolfo Cantú y Luis Rius Caso.

Federico Cantú Garza nació el 3 de marzo de 1907, estudió a los 14 años en la Escuela de Pintura al Aire Libre de Coyoacán, y radicó en Europa y Estados Unidos, entre 1924 y 1934.

Su estancia en la Grande Chaumière y la Academia Colarossi en París derivó en el tratamiento de temas históricos y religiosos, que desarrolló en algunas de sus obras.

Formó parte de la Escuela Mexicana de Pintura, etapa de producción plástica que se dio al concluir la Revolución, en un esfuerzo por reconstruir el tejido social y promover la identidad nacional.

Entre 1940 y 1950 realizó obras murales, principalmente a solicitud de particulares, mientras que en la década de 1960 realizó obras públicas entre las que destacan relieves y esculturas para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), según un comunicado del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).