/ miércoles 29 de marzo de 2017

Transforman la cultura tradicional y popular en arte

Con un animado coctel y el tradicional corte de listón, se inauguró el más reciente trabajo del artista Cisco Jiménez, compuesto por 10 dibujos sobre papel amate, y ocho objetos de barro, que estará albergando hasta el 25 de abril la Galería Thomas Fléchel.

“Radiograbadoras, balazos, un río y la sierra”  es una colección que presenta dos mundos de nostalgia que se yerguen con evidente vitalidad, donde el artista ha emprendido un camino, adoptando para estas obras el papel hecho a base de cortezas de árboles, dando paso a cuatro soportes artísticos revitalizados, el barro, la pintura, el papel amate y las grabadoras.

Doña Carmen Camilo Ayala y doña María Meralda son artesanas de San Agustín Oapan que mantienen una tradición de siglos, que se remonta a sus antepasados nahuas. Crean piezas de barro que después pintan con distintos tonos de tierra, para crear abigarradas escenas de su entorno cotidiano.

Cisco Jiménez, un artista nacido entre siglos, donde las grabadoras son el símbolo de un presente perdido. Las caseteras y los microcomponentes pertenecen ya a una cultura popular de masas y consumo que sobrevive como un eco en la era del internet, ahora ha dibujando estos aparatos deformándolos, dramatizándolos.

Durante el evento se contó con la presencia de invitados especiales entre los cuales se destaca el director y fundador de la galería, así como  María Arfnas, María Marchan, Jean Charles Cortés y Brigitte Castillón, solo por mencionar algunos, quienes recorrieron el recinto de arte y observaron las obras.

Con un animado coctel y el tradicional corte de listón, se inauguró el más reciente trabajo del artista Cisco Jiménez, compuesto por 10 dibujos sobre papel amate, y ocho objetos de barro, que estará albergando hasta el 25 de abril la Galería Thomas Fléchel.

“Radiograbadoras, balazos, un río y la sierra”  es una colección que presenta dos mundos de nostalgia que se yerguen con evidente vitalidad, donde el artista ha emprendido un camino, adoptando para estas obras el papel hecho a base de cortezas de árboles, dando paso a cuatro soportes artísticos revitalizados, el barro, la pintura, el papel amate y las grabadoras.

Doña Carmen Camilo Ayala y doña María Meralda son artesanas de San Agustín Oapan que mantienen una tradición de siglos, que se remonta a sus antepasados nahuas. Crean piezas de barro que después pintan con distintos tonos de tierra, para crear abigarradas escenas de su entorno cotidiano.

Cisco Jiménez, un artista nacido entre siglos, donde las grabadoras son el símbolo de un presente perdido. Las caseteras y los microcomponentes pertenecen ya a una cultura popular de masas y consumo que sobrevive como un eco en la era del internet, ahora ha dibujando estos aparatos deformándolos, dramatizándolos.

Durante el evento se contó con la presencia de invitados especiales entre los cuales se destaca el director y fundador de la galería, así como  María Arfnas, María Marchan, Jean Charles Cortés y Brigitte Castillón, solo por mencionar algunos, quienes recorrieron el recinto de arte y observaron las obras.