/ lunes 24 de agosto de 2020

Artistas tapatíos hacen teatro guiñol en azoteas

La agrupación “Azoteas ¿y si miramos hacia arriba?” ofrece shows en vivo durante la pandemia

GUADALAJARA. Una vieja casona es el escenario de un teatro guiñol con el que un grupo de artistas en Guadalajara lleva espectáculos gratis desde las azoteas para que las familias se diviertan salvaguardando la sana distancia durante la pandemia.

La agrupación "Azoteas ¿y si miramos hacia arriba?" tuvo esta iniciativa para buscar lugares donde llevar su creatividad y ayudar a las familias de barrios populares a olvidarse del aislamiento en el que muchas viven desde hace más de cuatro meses, dijo la productora Luisa Guzmán.

"Era casi imposible seguir quietos y crear sólo desde lo digital a pesar de que también ha sido un nuevo aprendizaje. Vivimos del contacto con las personas, de la experiencia viva y se nos ocurrió, juntamos un grupo de amigos y empezamos el proceso creativo desde ahi", explocó.

Debido al coronavirus, desde marzo los teatros, foros y recintos para conciertos cerraron sus puertas y quienes vivían de esa actividad afrontan una situación económica cuesta arriba, por lo que muchos buscan alternativas para sobrevivir a la llamada "pandemia económica".

"Lo primero que fue más complicado fue la situación económica de nuestros compañeros, no había trabajo y la mayoría ganan de los espectáculos o están esperando recursos de alguna beca y pensamos también de ese lado, no sólo hacer por hacer, sino de qué forma podría causar un impacto en la economía de ellos", dijo Guzmán.

La función dada en la azotea de una casona tapatía es gratuita y también se puede disfrutar en la página Facebook de la asociación de teatro / Foto: EFE

CERCA DEL CIELO

Minutos antes de que la función se inicie, unos hombres maquillados y vestidos de blanco y negro recorren las calles con una comparsa para invitar a las familias a acercarse al espectáculo.

Las personas los ven con asombro y muchos niños y niñas bailan al ritmo de los tambores. Las familias se aproximan, colocan sus bancos o se sientan en el suelo, algunas desde sus propias azoteas y otras desde el parque frente a la casa, ahora transformada en un teatro con telas negras y luces.

Sentados en una banqueta, decenas de niños voltean hacia arriba para buscar con curiosidad a los personajes del cuento que escuchan desde los altavoces.

Unos conservan sus cubrebocas, aunque otros, de la emoción, lo retiran como si eso les ayudara a ver mejor.

Arriba, en la azotea, los títeres cantan, hablan y se mueven con el cielo azul de fondo, sólo opacado a ratos con nubes que prometen una tormenta.

El sol cae y los muñecos se iluminan cada vez más mientras bromean e interactúan con los niños.

Realizar los espectáculos desde las azoteas es una forma de redescubrir los espacios y darles un nuevo significado de acercamiento, a pesar de la sana distancia, afirmó Karina Hurtado, una de las integrantes del colectivo.

"Es estar en un espacio que te permite conectarte con muchas cosas con el mundo, con la naturaleza, el cielo, la luz, es un espacio abierto que permite un flujo y menos riesgo para la gente", manifestó Karina Hurtado.

ARTE CERCANO

Uno de los objetivos de este colectivo de artistas es que la misma comunidad sea la que gestione la cultura, es decir, que entre todos hagan el espectáculo y ayuden a hacerlo posible, expuso Karina Hurtado.

A raíz del primer concierto ofrecido en el barrio de Capilla de Jesús, en el centro de la ciudad, han tenido múltiples invitaciones de personas dispuestas a prestar la azotea de su casa para que sea escenario de algún espectáculo no solo de títeres, sino de música o teatro.

El colectivo pretende que cada vez más colonias se sumen a esta iniciativa como una forma de acercar la cultura a quienes menos oportunidades tienen y propiciar el diálogo.

"El hecho de volver a encontrarnos es importante y compartir el arte que también nos invita a reflexionar sobre ciertas cosas y a entender que somos parte de este mundo, que tenemos que cuidarlo y que tenemos que cuidarnos a nosotros mismos", concluyó Hurtado.

Los espectáculos están disponibles en la página de Facebook del colectivo con acceso gratuito.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

GUADALAJARA. Una vieja casona es el escenario de un teatro guiñol con el que un grupo de artistas en Guadalajara lleva espectáculos gratis desde las azoteas para que las familias se diviertan salvaguardando la sana distancia durante la pandemia.

La agrupación "Azoteas ¿y si miramos hacia arriba?" tuvo esta iniciativa para buscar lugares donde llevar su creatividad y ayudar a las familias de barrios populares a olvidarse del aislamiento en el que muchas viven desde hace más de cuatro meses, dijo la productora Luisa Guzmán.

"Era casi imposible seguir quietos y crear sólo desde lo digital a pesar de que también ha sido un nuevo aprendizaje. Vivimos del contacto con las personas, de la experiencia viva y se nos ocurrió, juntamos un grupo de amigos y empezamos el proceso creativo desde ahi", explocó.

Debido al coronavirus, desde marzo los teatros, foros y recintos para conciertos cerraron sus puertas y quienes vivían de esa actividad afrontan una situación económica cuesta arriba, por lo que muchos buscan alternativas para sobrevivir a la llamada "pandemia económica".

"Lo primero que fue más complicado fue la situación económica de nuestros compañeros, no había trabajo y la mayoría ganan de los espectáculos o están esperando recursos de alguna beca y pensamos también de ese lado, no sólo hacer por hacer, sino de qué forma podría causar un impacto en la economía de ellos", dijo Guzmán.

La función dada en la azotea de una casona tapatía es gratuita y también se puede disfrutar en la página Facebook de la asociación de teatro / Foto: EFE

CERCA DEL CIELO

Minutos antes de que la función se inicie, unos hombres maquillados y vestidos de blanco y negro recorren las calles con una comparsa para invitar a las familias a acercarse al espectáculo.

Las personas los ven con asombro y muchos niños y niñas bailan al ritmo de los tambores. Las familias se aproximan, colocan sus bancos o se sientan en el suelo, algunas desde sus propias azoteas y otras desde el parque frente a la casa, ahora transformada en un teatro con telas negras y luces.

Sentados en una banqueta, decenas de niños voltean hacia arriba para buscar con curiosidad a los personajes del cuento que escuchan desde los altavoces.

Unos conservan sus cubrebocas, aunque otros, de la emoción, lo retiran como si eso les ayudara a ver mejor.

Arriba, en la azotea, los títeres cantan, hablan y se mueven con el cielo azul de fondo, sólo opacado a ratos con nubes que prometen una tormenta.

El sol cae y los muñecos se iluminan cada vez más mientras bromean e interactúan con los niños.

Realizar los espectáculos desde las azoteas es una forma de redescubrir los espacios y darles un nuevo significado de acercamiento, a pesar de la sana distancia, afirmó Karina Hurtado, una de las integrantes del colectivo.

"Es estar en un espacio que te permite conectarte con muchas cosas con el mundo, con la naturaleza, el cielo, la luz, es un espacio abierto que permite un flujo y menos riesgo para la gente", manifestó Karina Hurtado.

ARTE CERCANO

Uno de los objetivos de este colectivo de artistas es que la misma comunidad sea la que gestione la cultura, es decir, que entre todos hagan el espectáculo y ayuden a hacerlo posible, expuso Karina Hurtado.

A raíz del primer concierto ofrecido en el barrio de Capilla de Jesús, en el centro de la ciudad, han tenido múltiples invitaciones de personas dispuestas a prestar la azotea de su casa para que sea escenario de algún espectáculo no solo de títeres, sino de música o teatro.

El colectivo pretende que cada vez más colonias se sumen a esta iniciativa como una forma de acercar la cultura a quienes menos oportunidades tienen y propiciar el diálogo.

"El hecho de volver a encontrarnos es importante y compartir el arte que también nos invita a reflexionar sobre ciertas cosas y a entender que somos parte de este mundo, que tenemos que cuidarlo y que tenemos que cuidarnos a nosotros mismos", concluyó Hurtado.

Los espectáculos están disponibles en la página de Facebook del colectivo con acceso gratuito.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

Lilia Cedillo consigue rectoría de la BUAP; primera mujer rectora de la universidad

La doctora obtuvo 72 mil 187 de los 88 mil votos emitidos este día por la comunidad universitaria

Sociedad

Casa Blanca condena uso de lazo similar a látigo contra migrantes haitianos

Circularon imágenes de un guardia fronterizo estadounidense a caballo cargando contra varios de ellos cerca de un campamento junto al río en Texas

Sociedad

México reporta en las últimas 24 horas 3 mil 367 contagios por Covid-19

Las entidades que más casos positivos acumulan a día de hoy son: CDMX, Edomex, Nuevo León, Guanajuato y Jalisco

Mundo

Bajo Observación | El mundo se olvida de África

Mientras en algunos países ya se plantea una tercera dosis de la vacuna anticovid, en África apenas el 4% de la población ha sido vacunada

Finanzas

Recorta Hacienda 30% apoyo a Pymes

El gasto para respaldar a micronegocios, a través de la Secretaría de Economía, caerá 126 mdp en 2022

CDMX

#Data | El metro y metrobús, por debajo de su uso prepandemia

Durante junio pasado, el sistema de transporte público más grande del país, contabilizó un total de 85 millones de usuarios atendidos

Mundo

Trudeau, reelecto en Canadá, promete un "futuro mejor"

Trudeau obtuvo el lunes un tercer mandato tras una difícil campaña en elecciones anticipadas que él mismo había convocado

Sociedad

Haitianos piden asilo: “Moriremos como hombres, no como basura”

Los migrantes llegan a gastar hasta mil 600 dólares en su viaje de la ciudad de Tapachula, Chiapas, a Acuña, en el estado de Coahuila

Sociedad

Atentado en Salamanca: Le mandan bomba el día de su cumpleaños

Aunque aún no se conoce la causa, el gobernador de Guanajuato calificó el ataque como “un acto terrorista”