/ domingo 25 de junio de 2017

Belén Berdeja, creadora que despega en el mundo del arte

A dos años de iniciar su trayectoria en las artes visuales, la joven Belén Berdeja cosecha logros a través de sus obras por trazar figuras femeninas con una técnica y estilo único que han sido solicitadas por una galería en Estados Unidos.

Entrevistada en su estudio de trabajo, la artista plástica comentó que recientemente participó en una exposición colectiva en el Museo Franz Mayer de esta ciudad y explicó que el tema principal en su quehacer plástico ha sido y continúa siendo la mujer.

“Desde niña me ha gustado dibujar a la mujer, y todas esas cosas que la sociedad le impone, que hacen que en cierta medida crezca dañada, sin darnos cuenta de todas esas cosas que no tienen que ver con nuestra naturaleza, sino con la sociedad que la rige”, señaló.

Expuso que por ello su arte se propone revelar esas situaciones y lo hace a través de figuras femeninas que presentan una especie de fragmentación, con grandes ojos, es decir, con rasgos que de alguna forma no van de acuerdo con la belleza que impone la sociedad.

Berdeja, quien realizó estudios de diseño gráfico en la Universidad Anáhuac, dijo: “son rostros que reflejan, sí, una belleza, pero también muestran gestos de dolor e intranquilidad, por lo que deseo transmitir que no importa lo bonito de afuera si no se está completa por dentro”.

Sentada en un espacio de su estudio, donde se pueden admirar algunas de sus piezas colgadas y otras recargadas en sillas o sobre el suelo, la creadora de formación autodidacta sobre todo aclaró que, sin embargo, no busca encasillarse en un solo tema.

Indicó que para expresar su arte también utiliza técnicas como óleo y acrílico, es decir “me gusta abordar algunos elementos de la pintura tradicional, he estudiado mucho a artistas clásicos y, por ende, tengo influencia de algunos creadores como Gustav Klimt y Egon Schiele quienes son de mis favoritos”.

Aseguró que lo que ha logrado es también por el dibujo, pues a la pintura la abordó apenas hace dos años, pero “no estaría haciendo lo que hago en estos momentos si no fuera por toda la práctica del dibujo que tengo e intento casi a diario dibujar”.

Lo anterior, detalló la joven promesa del arte visual, “porque es importante acostumbrar a la mano a que instintivamente aprenda a plasmar el gesto y lo orgánico del cuerpo”.

Mencionó que se alimenta de todo para sus creaciones, porque todo le enriquece, desde observar su entorno y disfrutar las cosas; la música, una película, la comida, pasear por la calle e ir a exposiciones y conocer lo que experimentan otros creadores.

Adelantó que, tras participar en exposiciones colectivas, en estos momentos prepara trabajos para ofrecer su muestra individual. “Sin dejar el tema de la mujer, deseo abordar la sexualidad, el amor y la sicología, porque estos tres temas están relacionados”. Comentó en ese sentido que los últimos meses han sido “un torbellino” de trabajo, porque tenía obra suficiente para montar la individual, pero al conocerse su obra ha empezado a vender.

“También me llamaron de una galería en Miami, Estados Unidos y casi todas las piezas que tengo se van a ir al extranjero, justo me voy a quedar casi sin nada de obra, pero está bien, estoy emocionada y, bueno, tengo que trabajar para poder montar una muestra individual”, reiteró.

Aclaró que al inicio no pensó en alcanzar fama, pero ahora es emocionante y le motiva mucho, porque su propuesta tiene mucha profundidad, y lo que más “me emociona es que la gente empiece a entender que mi trabajo no es por lo bonito, sino que tiene mucho más”.

A dos años de iniciar su trayectoria en las artes visuales, la joven Belén Berdeja cosecha logros a través de sus obras por trazar figuras femeninas con una técnica y estilo único que han sido solicitadas por una galería en Estados Unidos.

Entrevistada en su estudio de trabajo, la artista plástica comentó que recientemente participó en una exposición colectiva en el Museo Franz Mayer de esta ciudad y explicó que el tema principal en su quehacer plástico ha sido y continúa siendo la mujer.

“Desde niña me ha gustado dibujar a la mujer, y todas esas cosas que la sociedad le impone, que hacen que en cierta medida crezca dañada, sin darnos cuenta de todas esas cosas que no tienen que ver con nuestra naturaleza, sino con la sociedad que la rige”, señaló.

Expuso que por ello su arte se propone revelar esas situaciones y lo hace a través de figuras femeninas que presentan una especie de fragmentación, con grandes ojos, es decir, con rasgos que de alguna forma no van de acuerdo con la belleza que impone la sociedad.

Berdeja, quien realizó estudios de diseño gráfico en la Universidad Anáhuac, dijo: “son rostros que reflejan, sí, una belleza, pero también muestran gestos de dolor e intranquilidad, por lo que deseo transmitir que no importa lo bonito de afuera si no se está completa por dentro”.

Sentada en un espacio de su estudio, donde se pueden admirar algunas de sus piezas colgadas y otras recargadas en sillas o sobre el suelo, la creadora de formación autodidacta sobre todo aclaró que, sin embargo, no busca encasillarse en un solo tema.

Indicó que para expresar su arte también utiliza técnicas como óleo y acrílico, es decir “me gusta abordar algunos elementos de la pintura tradicional, he estudiado mucho a artistas clásicos y, por ende, tengo influencia de algunos creadores como Gustav Klimt y Egon Schiele quienes son de mis favoritos”.

Aseguró que lo que ha logrado es también por el dibujo, pues a la pintura la abordó apenas hace dos años, pero “no estaría haciendo lo que hago en estos momentos si no fuera por toda la práctica del dibujo que tengo e intento casi a diario dibujar”.

Lo anterior, detalló la joven promesa del arte visual, “porque es importante acostumbrar a la mano a que instintivamente aprenda a plasmar el gesto y lo orgánico del cuerpo”.

Mencionó que se alimenta de todo para sus creaciones, porque todo le enriquece, desde observar su entorno y disfrutar las cosas; la música, una película, la comida, pasear por la calle e ir a exposiciones y conocer lo que experimentan otros creadores.

Adelantó que, tras participar en exposiciones colectivas, en estos momentos prepara trabajos para ofrecer su muestra individual. “Sin dejar el tema de la mujer, deseo abordar la sexualidad, el amor y la sicología, porque estos tres temas están relacionados”. Comentó en ese sentido que los últimos meses han sido “un torbellino” de trabajo, porque tenía obra suficiente para montar la individual, pero al conocerse su obra ha empezado a vender.

“También me llamaron de una galería en Miami, Estados Unidos y casi todas las piezas que tengo se van a ir al extranjero, justo me voy a quedar casi sin nada de obra, pero está bien, estoy emocionada y, bueno, tengo que trabajar para poder montar una muestra individual”, reiteró.

Aclaró que al inicio no pensó en alcanzar fama, pero ahora es emocionante y le motiva mucho, porque su propuesta tiene mucha profundidad, y lo que más “me emociona es que la gente empiece a entender que mi trabajo no es por lo bonito, sino que tiene mucho más”.