/ jueves 4 de mayo de 2017

Casa de México en España abrirá sus puertas en el 2018

Con el objetivo de promover de forma integral la cultura, sociedad, economía y deporte mexicano en España, la llamada Casa de México abrirá sus puertas el próximo año en un edificio en el barrio de Argüelles, obra del arquitecto Luis Bellido construido en la década de 1920. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, entregó el pasado 20 de abril al secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, las llaves del inmueble, que tiene dos mil 700 metros cuadrados, con motivo de su visita para participar en la XII Reunión de la Comisión Binacional España-México.

La elección del inmueble lleva implícita ya una vocación integradora. No es un proyecto al margen del distrito de Chamberí ni de la ciudad, sino que se sumará a una zona de la capital madrileña que alberga museos, bibliotecas, centros culturales y numerosas ofertas de gastronomía y ocio.

25 años después de haber firmado el Tratado General de Cooperación y Amistad, en el que ambos países se comprometieron a ceder espacios culturales en sus respectivas capitales, la Casa de México será la contraparte del Centro Cultural de España en México que opera desde hace 15 años en la Ciudad de México.

El Gobierno municipal que encabeza la alcaldesa Carmena pone fin así a un largo proceso y permite que España cumpla su compromiso de reciprocidad.

La Casa de México en España será una plataforma de promoción cultural, turística, deportiva y económica del país latinoamericano. Está previsto que albergue una librería del Fondo de Cultura Económica (FCE), galerías de arte y tradiciones populares. Asimismo, la biblioteca Octavio Paz (con más de 14 mil volúmenes de temas mexicanos), una sala de cine y un espacio gastronómico.

En el inmueble tendrán también cabida espacios de promoción e innovación empresarial y de actividades como talleres, seminarios y conferencias.

La puesta en marcha de la casa no tendrá impacto presupuestal para el Gobierno de México, ya que el ayuntamiento de Madrid aprobó la concesión a título gratuito del inmueble por 10 años prorrogables hasta un máximo de 50 años.

Para asegurar la viabilidad financiera del proyecto, en la remodelación, equipamiento y operatividad a mediano y largo plazo se recurrirá a la financiación del sector privado. El empresario Valentín Díez Morodo, titular del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), encabezará el patronato, que estará compuesto por personalidades de ambos países.

En entrevista, el empresario explicó que dependerá de los permisos del propio ayuntamiento para iniciar las obras de rehabilitación de la casa, pero que la intención es que sus puertas abran al público en 2018.

Recalcó que empresas de México y España han expresado su interés por contribuir con este proyecto, que servirá de proyección de la cultura, pero también del turismo, de la gastronomía, de la educación, del deporte, de las empresas. La casa va a ser más de un 80 por ciento cultura, pero también la diversificación de lo que es el país y que debemos luchar por ello, dijo en relación a las diferentes actividades que pretende albergar.

Díez Morodo aseguró que hay proyectos de exposiciones, de eventos culturales, áreas de Gobierno interesados en poder realizar allí sus actividades en Madrid.

“No voy en contra de lo cultural pero hay tantas diversificaciones que podemos darle, que tenemos que luchar por ello”, dijo y puso como ejemplo que de acuerdo a informes de la Embajada de España en México, ya hay cinco mil 800 empresas españolas establecidas en el país azteca.

Díez Morodo aseguró: “Tenemos que estar pendientes de ellas, tenemos que atenderlas, y al tener la Casa de México en España podrán solicitarla para eventos empresariales, aunque también para citas artísticas, culturales”. Resaltó que “es una propiedad que tiene una hermosa fachada, su ubicación es envidiable, y todo nos ha funcionado. Ahora lo que tenemos que tener es prisa para iniciar y para ello faltan ciertos permisos que en este momento se encuentran en proceso, pero no vemos que vaya a haber un problema mayor”. Puntualizó que “nuestro objetivo mayor sería concluir todo esto para fines de año y que en 2018 los madrileños puedan acercarse a la Casa de México”.

Con el objetivo de promover de forma integral la cultura, sociedad, economía y deporte mexicano en España, la llamada Casa de México abrirá sus puertas el próximo año en un edificio en el barrio de Argüelles, obra del arquitecto Luis Bellido construido en la década de 1920. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, entregó el pasado 20 de abril al secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, las llaves del inmueble, que tiene dos mil 700 metros cuadrados, con motivo de su visita para participar en la XII Reunión de la Comisión Binacional España-México.

La elección del inmueble lleva implícita ya una vocación integradora. No es un proyecto al margen del distrito de Chamberí ni de la ciudad, sino que se sumará a una zona de la capital madrileña que alberga museos, bibliotecas, centros culturales y numerosas ofertas de gastronomía y ocio.

25 años después de haber firmado el Tratado General de Cooperación y Amistad, en el que ambos países se comprometieron a ceder espacios culturales en sus respectivas capitales, la Casa de México será la contraparte del Centro Cultural de España en México que opera desde hace 15 años en la Ciudad de México.

El Gobierno municipal que encabeza la alcaldesa Carmena pone fin así a un largo proceso y permite que España cumpla su compromiso de reciprocidad.

La Casa de México en España será una plataforma de promoción cultural, turística, deportiva y económica del país latinoamericano. Está previsto que albergue una librería del Fondo de Cultura Económica (FCE), galerías de arte y tradiciones populares. Asimismo, la biblioteca Octavio Paz (con más de 14 mil volúmenes de temas mexicanos), una sala de cine y un espacio gastronómico.

En el inmueble tendrán también cabida espacios de promoción e innovación empresarial y de actividades como talleres, seminarios y conferencias.

La puesta en marcha de la casa no tendrá impacto presupuestal para el Gobierno de México, ya que el ayuntamiento de Madrid aprobó la concesión a título gratuito del inmueble por 10 años prorrogables hasta un máximo de 50 años.

Para asegurar la viabilidad financiera del proyecto, en la remodelación, equipamiento y operatividad a mediano y largo plazo se recurrirá a la financiación del sector privado. El empresario Valentín Díez Morodo, titular del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), encabezará el patronato, que estará compuesto por personalidades de ambos países.

En entrevista, el empresario explicó que dependerá de los permisos del propio ayuntamiento para iniciar las obras de rehabilitación de la casa, pero que la intención es que sus puertas abran al público en 2018.

Recalcó que empresas de México y España han expresado su interés por contribuir con este proyecto, que servirá de proyección de la cultura, pero también del turismo, de la gastronomía, de la educación, del deporte, de las empresas. La casa va a ser más de un 80 por ciento cultura, pero también la diversificación de lo que es el país y que debemos luchar por ello, dijo en relación a las diferentes actividades que pretende albergar.

Díez Morodo aseguró que hay proyectos de exposiciones, de eventos culturales, áreas de Gobierno interesados en poder realizar allí sus actividades en Madrid.

“No voy en contra de lo cultural pero hay tantas diversificaciones que podemos darle, que tenemos que luchar por ello”, dijo y puso como ejemplo que de acuerdo a informes de la Embajada de España en México, ya hay cinco mil 800 empresas españolas establecidas en el país azteca.

Díez Morodo aseguró: “Tenemos que estar pendientes de ellas, tenemos que atenderlas, y al tener la Casa de México en España podrán solicitarla para eventos empresariales, aunque también para citas artísticas, culturales”. Resaltó que “es una propiedad que tiene una hermosa fachada, su ubicación es envidiable, y todo nos ha funcionado. Ahora lo que tenemos que tener es prisa para iniciar y para ello faltan ciertos permisos que en este momento se encuentran en proceso, pero no vemos que vaya a haber un problema mayor”. Puntualizó que “nuestro objetivo mayor sería concluir todo esto para fines de año y que en 2018 los madrileños puedan acercarse a la Casa de México”.