/ domingo 16 de octubre de 2016

Chinicuiles, caros, pero vale la pena disfrutarlos

Por CONCEPCIÓN OCÁDIZ

TULANCINGO.- Casi culmina la temporada de lluvias, propicia para que se vendan lo que muchos llaman “un verdadero manjar”. Sí, se trata de esos “gusanitos rojos”, que ofrecen en tramos carreteros de la región.

Los chinicuiles se venden, aunque no tan fácilmente. Es justo esta época de lluvias donde se observa a numerosas personas ofrecerlos.

Los ofrecen a 50 o 100 pesos la bolsita, depende de cuántos sean. Difícilmente alguien los comprará por kilogramo, solo en algunos restaurantes. Los vendedores provienen, sobre todo, de la zona de Zempoala. Y extraerlos de su hábitat, no es nada fácil, la tarea es ardua.

El Mito


Por lo regular se encuentran en la base del maguey, y los recolectores, dicen: “Es tradición, tienen que observar muy bien las puntas de las pencas para conocer si hay buenos gusanos”.

De no tener buen color, entonces hay que buscar magueyes en otro lado.

[caption id="attachment_500504" align="alignnone" width="615"] Foto: El Sol de Tulacingo[/caption]

Muchas horas invertidas


Los chilocuiles de la zona del Altiplano, son los favoritos de mucha gente. Los comerciantes llegan al Valle de Tulancingo a ganarse unos pesos, pues realmente lo que cobran es la “mano de obra”, es decir, todo el trabajo que implica sacarlos de su sitio.

“Para muchos pareciera caro pero bien vale la pena, invertir en ellos. Son muy ricos”, dijo Leoncio Jardines.

Juntar un solo kilogramo les puede tardar hasta una semana o tal vez más.

[caption id="attachment_500505" align="alignnone" width="500"] Foto: El Sol de Irapuato[/caption]

“Los que traemos son frescos, no son reproducidos en frascos ni nada, todavía tienen hasta tierrita”. Pero sin duda si alguien lo quiere conservar, agrega “se les echa tortilla en un frasco con un poco de pulque, y crecen”.

Confían en que de septiembre a noviembre, tengan buena venta.

Cómo prepararlos


Esto es parte de la gastronomía hidalguense. Y tienen una base histórica: Se dice que los aztecas los consideraban un verdadero manjar. No son los únicos que la gente disfruta, también están los gusanos de maguey, escamoles, entre otros animales, incluso, insectos.

Pero, los chinicuiles, pueden cocinarse en una salsa de molcajete, e igualmente: fritos o tostados, o añadirlos al chile con huevo.

[caption id="attachment_500506" align="alignnone" width="615"] Foto: El Sol de Irapuato[/caption]

Por CONCEPCIÓN OCÁDIZ

TULANCINGO.- Casi culmina la temporada de lluvias, propicia para que se vendan lo que muchos llaman “un verdadero manjar”. Sí, se trata de esos “gusanitos rojos”, que ofrecen en tramos carreteros de la región.

Los chinicuiles se venden, aunque no tan fácilmente. Es justo esta época de lluvias donde se observa a numerosas personas ofrecerlos.

Los ofrecen a 50 o 100 pesos la bolsita, depende de cuántos sean. Difícilmente alguien los comprará por kilogramo, solo en algunos restaurantes. Los vendedores provienen, sobre todo, de la zona de Zempoala. Y extraerlos de su hábitat, no es nada fácil, la tarea es ardua.

El Mito


Por lo regular se encuentran en la base del maguey, y los recolectores, dicen: “Es tradición, tienen que observar muy bien las puntas de las pencas para conocer si hay buenos gusanos”.

De no tener buen color, entonces hay que buscar magueyes en otro lado.

[caption id="attachment_500504" align="alignnone" width="615"] Foto: El Sol de Tulacingo[/caption]

Muchas horas invertidas


Los chilocuiles de la zona del Altiplano, son los favoritos de mucha gente. Los comerciantes llegan al Valle de Tulancingo a ganarse unos pesos, pues realmente lo que cobran es la “mano de obra”, es decir, todo el trabajo que implica sacarlos de su sitio.

“Para muchos pareciera caro pero bien vale la pena, invertir en ellos. Son muy ricos”, dijo Leoncio Jardines.

Juntar un solo kilogramo les puede tardar hasta una semana o tal vez más.

[caption id="attachment_500505" align="alignnone" width="500"] Foto: El Sol de Irapuato[/caption]

“Los que traemos son frescos, no son reproducidos en frascos ni nada, todavía tienen hasta tierrita”. Pero sin duda si alguien lo quiere conservar, agrega “se les echa tortilla en un frasco con un poco de pulque, y crecen”.

Confían en que de septiembre a noviembre, tengan buena venta.

Cómo prepararlos


Esto es parte de la gastronomía hidalguense. Y tienen una base histórica: Se dice que los aztecas los consideraban un verdadero manjar. No son los únicos que la gente disfruta, también están los gusanos de maguey, escamoles, entre otros animales, incluso, insectos.

Pero, los chinicuiles, pueden cocinarse en una salsa de molcajete, e igualmente: fritos o tostados, o añadirlos al chile con huevo.

[caption id="attachment_500506" align="alignnone" width="615"] Foto: El Sol de Irapuato[/caption]