/ miércoles 9 de mayo de 2018

Festival de Cannes premiará una obra atemporal

La actriz Cate Blanchett encabeza el jurado del Festival de Cannes

CANNES, Francia.- El jurado del Festival de Cannes, presidido este año por la actriz y productora australiana Cate Blanchett, se lanzó en el inicio de la 71 edición a la búsqueda de una Palma de Oro "atemporal", que perviva más allá del certamen.

Blanchett, arropada en la conferencia de prensa por la actriz estadounidense Kristen Stewart, la francesa Léa Seydoux o el director y guionista canadiense Denis Villeneuve, indicó que, "por su propia definición", el máximo galardón debe concederse a una obra buena en su conjunto.

Un filme en el que destaquen su director, guión o actuaciones, pero que también, "ojalá, dure no solo en la mente del jurado y en su imaginación, sino más allá del tiempo del festival", dijo horas antes de que abra oficialmente la competición la cinta Todos lo saben, del iraní Asghar Farhadi, con Penélope Cruz y Javier Bardem como protagonistas.

Le acompañarán en la criba el actor chino Chang Chen, la guionista y productora estadounidense Ava DuVernay, la compositora de Burundi Khadja Nin, el director francés Robert Guédiguian y el ruso Andréi Zviaguintsev, cinco mujeres y cuatro hombres de siete nacionalidades y cinco continentes.

De los 21 filmes en liza, obra entre otros de históricos como Jean-Luc Godard (Le livred'image), sólo tres están firmados por mujeres: Lazzaro felice (Alice Rohrwacher), Les filles du soleil (Eva Husson) y Capharnaüm (Nadine Labaki).

"¿Me gustaría ver a más mujeres en competición? Absolutamente. ¿Creo que habrá más en el futuro? Eso espero", dijo Blanchett en un año en el que la reivindicación feminista ha cobrado especial protagonismo tras el escándalo de abusos sexuales protagonizado por el productor estadounidense Harvey Weinstein.

El cambio profundo y duradero, añadió, debe tener lugar a través de acciones específicas, que trate temas como la diversidad de género: "Está pasando en nuestra industria y espero que en muchas otras, porque la creativa no es diferente del resto en este aspecto".

Villeneuve subrayó que la ola expansiva del movimiento #MeToo le ha impresionado, y admitió que aunque en su "humilde opinión" tardará tiempo en alcanzar la igualdad, "lo conseguirá y se va a reflejar en lo que pase este año y en los siguientes".

La edición de este año finalizará el 19 de mayo y los nueve integrantes del jurado admitieron la dificultad de estar de acuerdo a la hora de premiar una película y de satisfacer a críticos, cineastas y audiencia.

"Juzgar a otro artista es muy duro. Va a ser el momento más doloroso y desafiante para todos nosotros", añadió Blanchett, la más reclamada en una comparecencia en la que dijo que intentará abstraerse de la fama o trayectoria de los directores para centrarse en su obra.

El estadounidense Spike Lee con BlacKkKlansman; el italiano Matteo Garrone con Dogman o el japonés Hirokazu Kore-Eda con Shoplifters son algunos de los veteranos, mientras que el ruso Kiril Serebrennikov (Leto) o el estadounidense David Robert Mitchell (Underthe Silver Lake) encarnan parte de la renovación.

"Las películas en los festivales están bien, pero es más importante que en diez años o el tiempo que sea perduren. La Palma de Oro debe emocionar. No sé cómo de obvio será en esta ocasión, pero es muy evidente cuando lo ves", dijo Stewart, que en Cannes ha presentado, entre otras, Café Society (2016), de Woody Allen.

Seydoux, que ganó en 2013 la Palma de Oro por La vied'Adèle, de Abdellatif Kechiche, avanzó que se decantará por aquella cinta que "cree un nuevo lenguaje".

"El cine es un lenguaje universal. Estoy deseando descubrir a estos cineastas de todo el mundo, pero las emociones, forzosamente, van a primar", añadió la intérprete, que en 2014 presentó Saint Laurent, de Bertrand Bonello, o en 2015 The Lobster, de Yorgos Lanthimos.

En esta apertura no se obvió la destacada ausencia del iraní Jafar Panahi (Three Faces) y del ruso Kirill Serebrennikov (Leto), que no podrán asistir a sus pases por sus problemas con la justicia de sus países.

"Esto no es un festival de cine político. (...) No es el premio Nobel de la Paz, es la Palma de Oro", concluyó Blanchett, destacando que aunque como jurado no les corresponde pronunciarse sobre la situación, "es terrible que no puedan acudir".

CANNES, Francia.- El jurado del Festival de Cannes, presidido este año por la actriz y productora australiana Cate Blanchett, se lanzó en el inicio de la 71 edición a la búsqueda de una Palma de Oro "atemporal", que perviva más allá del certamen.

Blanchett, arropada en la conferencia de prensa por la actriz estadounidense Kristen Stewart, la francesa Léa Seydoux o el director y guionista canadiense Denis Villeneuve, indicó que, "por su propia definición", el máximo galardón debe concederse a una obra buena en su conjunto.

Un filme en el que destaquen su director, guión o actuaciones, pero que también, "ojalá, dure no solo en la mente del jurado y en su imaginación, sino más allá del tiempo del festival", dijo horas antes de que abra oficialmente la competición la cinta Todos lo saben, del iraní Asghar Farhadi, con Penélope Cruz y Javier Bardem como protagonistas.

Le acompañarán en la criba el actor chino Chang Chen, la guionista y productora estadounidense Ava DuVernay, la compositora de Burundi Khadja Nin, el director francés Robert Guédiguian y el ruso Andréi Zviaguintsev, cinco mujeres y cuatro hombres de siete nacionalidades y cinco continentes.

De los 21 filmes en liza, obra entre otros de históricos como Jean-Luc Godard (Le livred'image), sólo tres están firmados por mujeres: Lazzaro felice (Alice Rohrwacher), Les filles du soleil (Eva Husson) y Capharnaüm (Nadine Labaki).

"¿Me gustaría ver a más mujeres en competición? Absolutamente. ¿Creo que habrá más en el futuro? Eso espero", dijo Blanchett en un año en el que la reivindicación feminista ha cobrado especial protagonismo tras el escándalo de abusos sexuales protagonizado por el productor estadounidense Harvey Weinstein.

El cambio profundo y duradero, añadió, debe tener lugar a través de acciones específicas, que trate temas como la diversidad de género: "Está pasando en nuestra industria y espero que en muchas otras, porque la creativa no es diferente del resto en este aspecto".

Villeneuve subrayó que la ola expansiva del movimiento #MeToo le ha impresionado, y admitió que aunque en su "humilde opinión" tardará tiempo en alcanzar la igualdad, "lo conseguirá y se va a reflejar en lo que pase este año y en los siguientes".

La edición de este año finalizará el 19 de mayo y los nueve integrantes del jurado admitieron la dificultad de estar de acuerdo a la hora de premiar una película y de satisfacer a críticos, cineastas y audiencia.

"Juzgar a otro artista es muy duro. Va a ser el momento más doloroso y desafiante para todos nosotros", añadió Blanchett, la más reclamada en una comparecencia en la que dijo que intentará abstraerse de la fama o trayectoria de los directores para centrarse en su obra.

El estadounidense Spike Lee con BlacKkKlansman; el italiano Matteo Garrone con Dogman o el japonés Hirokazu Kore-Eda con Shoplifters son algunos de los veteranos, mientras que el ruso Kiril Serebrennikov (Leto) o el estadounidense David Robert Mitchell (Underthe Silver Lake) encarnan parte de la renovación.

"Las películas en los festivales están bien, pero es más importante que en diez años o el tiempo que sea perduren. La Palma de Oro debe emocionar. No sé cómo de obvio será en esta ocasión, pero es muy evidente cuando lo ves", dijo Stewart, que en Cannes ha presentado, entre otras, Café Society (2016), de Woody Allen.

Seydoux, que ganó en 2013 la Palma de Oro por La vied'Adèle, de Abdellatif Kechiche, avanzó que se decantará por aquella cinta que "cree un nuevo lenguaje".

"El cine es un lenguaje universal. Estoy deseando descubrir a estos cineastas de todo el mundo, pero las emociones, forzosamente, van a primar", añadió la intérprete, que en 2014 presentó Saint Laurent, de Bertrand Bonello, o en 2015 The Lobster, de Yorgos Lanthimos.

En esta apertura no se obvió la destacada ausencia del iraní Jafar Panahi (Three Faces) y del ruso Kirill Serebrennikov (Leto), que no podrán asistir a sus pases por sus problemas con la justicia de sus países.

"Esto no es un festival de cine político. (...) No es el premio Nobel de la Paz, es la Palma de Oro", concluyó Blanchett, destacando que aunque como jurado no les corresponde pronunciarse sobre la situación, "es terrible que no puedan acudir".

Sociedad

Huyen 200 familias de los Altos de Jalisco por el narco

Las balaceras entre cárteles antagónicos obligó a huir a los pobladores de cinco comunidades

Sociedad

La vida después de La Tuta, el viacrucis de un expolicía tras la captura

Juan José Villegas resultó lesionado durante uno de los operativos contra La Familia Michoacana

Política

Diputados dan 30 días a Saúl Huerta para desahogo de pruebas en desafuero

El pasado 27 de abril, la Fiscalía capitalina manifestó que hay indicios de que el diputado  Huerta Corona abusó sexualmente en contra de dos jóvenes

Futbol

El Bayern y nueve Bundesligas en serie, así forjó su hegemonía

Las razones de esa hegemonía son múltiples. El dominio bávaro parece eterno pero no ha existido desde siempre. Y nunca una serie había sido tan larga como la de ahora, que se inició en 2013

En el ring

¡Sigue siendo el rey! Canelo doblega a Sanders por nocaut técnico

Ambos púgiles sostenían una pelea más igualada de lo esperado hasta que el mexicano castigó con dureza en el octavo asalto al británico

Sociedad

Pie de Nota | La prueba de la Línea 12

Lo ocurrido es una de esas cosas que quedan tatuadas en la memoria colectiva, definen gobiernos e idealmente generan cambios

Sociedad

Huyen 200 familias de los Altos de Jalisco por el narco

Las balaceras entre cárteles antagónicos obligó a huir a los pobladores de cinco comunidades

Sociedad

Hay 11 mil haitianos varados en Chiapas

La situación que prevalece en la frontera sur es preocupante por el aumento en la llegada, dice ACNUR

Mundo

Desaparecen cientos de personas en Colombia

Protestas contra el gobierno se trasladan a otros países; civiles armados siguen atacando marchas pacíficas