/ domingo 26 de febrero de 2017

Danza de los Matlachines, tradición arraigada

Por Alejandra de Ávila

ZACATECAS, Zac. (OEM-Informex).- Al ritmo del tambor y marcandoel son con cada “pisada”, resaltan entre la multitud lospenachos multicolores, y es ahí donde están los danzantes,bailando con fervor al pie del templo, como un ritual de fe yesperanza, ofrecido usualmente a la Virgen o al santo patrono dealgún municipio con un profundo sentido religioso; esa es la danzade los Ma-tlachines, el rito más representativo de Zacatecas.

La tradición, proviene de la cultura nómada, la historiacuenta que desde la época prehispánica, surgió la costumbre enque los pueblos bailaban en honor a sus dioses, se presume que lostlaxcaltecas cristianizados lo practicaban, aunque no se descartaque tal vez fue una mezcla de la cultura guachichil, pues sianalizamos la danza a detalle, es evidente que también es un actode guerra, que tiene que ver con indígenas, cazadores yrecolectores, por el uso del arco y la flecha, así como laejecución del tambor, que llama al combate.

En su libro “Al son de nuestra piel, historias de lasmáscaras del Estado de Zacatecas” de Martín LetechipíaAlvarado, el autor desglosa dos interesantes conceptos deMatlachín: El primero de ellos bajo la pluma de Juan J. Zaldívar,quien propone que la palabra proviene del vocablo Náhuatl“mala-cotzin” de malacochos, que significa girar o dar vueltascomo malacate, y la segunda teoría de la antropóloga Esser Brody,que dice que en Europa este término se deriva del árabemutawajjihin, “el que adopta una máscara” refiriendo a unbufón –lo que conocemos como el viejo de la danza-.

Bajo un contexto además festivo, se sabe que la actividaddancística, en la época antigua se bailaba en círculosconcéntricos girando, en donde participaban los adultos mayores“los viejos”, siendo representaciones multitudinarias.

En la actualidad, y pese a las transformaciones la danza de losMatlachines es un importante ritual que se efectúa en la entidad,en forma de petición o agradecimiento, con raíces indígenas, quesin duda son parte de nuestra identidad cultural.

Además la práctica se ha extendido a otros lugares comoAguascalientes, Coahuila y Monterrey, convirtiéndose en una de losmás importantes de la República, con variantes en algunos sitioscomo en Puebla por ejemplo, donde se le conoce como danza de losMatachines.

Foto: Cuartoscuro

EL PASO DE LA CRUZ

Es común acudir a un festejo religioso y ver a grupos dedanzantes exhibiendo su fe a través de este culto, en el cualpredomina el paso de la cruz, que consiste en que con el pie trazanuna cruz y la pisan varias veces.

Técnica que representa el desprecio que surge porque en laépoca antigua, había un resentimiento, durante muchos años seaceptó la religión católica pero detrás de los altarescatólicos estaban los ídolos, lo que provocó un sincretismocuando los españoles creían que el pueblo estaba totalmenteevangelizado.

Con los años, la coreografía se ha transformado, ahoraobservamos como los creyentes forman dos filas encabezadas por los“capitanes”, quienes comienzan las pisadas fuertes de dobleremate en cada pie y son seguidos por los demás participantes,bailando por horas y sin descanso.

Los conjuntos pueden ser de diez, o más bailarines, incluso yafigura la inclusión de las mujeres y los infantes, pues se haconvertido en una costumbre familiar que va de generación engeneración; tal es el caso de los Matlachines “De BrachoZacatecas” dirigidos por su fundador Juan Pérez Lumbreras, quienfundó el grupo desde 2006 y que a su vez, hereda la costumbre asus nietos que van desde los tres años de edad.

EL VIEJO DE LA DANZA

Una de las principales características de esta ceremonia, es laparticipación del famoso “viejo de la danza”, un personaje,que incluso a manera de comedia hace acto de presencia durante elbaile. Es tradición observarlo portando una máscara con rasgosespañoles, representando a policías y guardianes, esto significaque de manera oculta, en la época colonial, se hacía burla alconquistador, aunque no se afrontaba, se ridiculizaba.

Si bien es cierto, que hubo una imposición del culto adeterminadas figuras, santos y vírgenes, también es cierto que nofue un adoctrinamiento automático, pues los pueblos mesoamericanosen realidad tardaron en ser dominados espiritualmente.

Fray Toribio de Motolinía, decía que en las danzasprehispánicas los tlaxcaltecas se reunían en la plaza donde eranguiados por viejos que bailaban, por eso el conocido término“viejo de la danza”.

VARIACIONES EN CADA REGIÓN

Claro está que el baile se conoce en los 58 municipios delEstado, aunque no en todos se baila igual, pues las variaciones hantomado presencia; en el caso de Jerez, por ejemplo, los danzantesdel Barrio de San Pedro se comen al “viejo de la danza” y elmismo dice que representa a un español, de forma concéntrica ysimbólicamente le quitan su sangre y se lo llevan cargando.

Con el paso del tiempo también se le ha agregado el elementomestizo, lo interesante es que en cada región hay un acto que losdistingue; en Pinos se ofrece la danza de Los Broncos, en Jereztambién existe la de Los Carrizos que se ofrece el 25 de mayo, yla de La Pluma del Monarca en Juan Aldama, en la zona de loscañones la conocida danza de Los Tastuanes, todas con algo de lainfluencia Matlachín.

Aunque no se sabe con exactitud sobre cuántas danzas son enZacatecas, según el testimonio de Susana Palacios, titular de laUnidad de Culturas Populares, del Instituto Zacatecano de Cultura(IZC) “Ramón López Velarde”, señala que si en la entidad haymás de cinco mil comunidades, contemplando que sea una danza porcada una de ellas, se puede descifrar que existe mismo número dedanzas.

Foto: Cuartoscuro

VESTUARIO SIMBÓLICO

La indumentaria es fundamental para la ceremonia, se utiliza lanahuilla, hecha de carrizo y metal, con lentejuelas donde predominael color verde, blanco y rojo; los huaraches de tres piquetes concorreas y láminas (para que hagan más ruido); ataderas, huaje yflecha, y el penacho amplio de plumas en el que cuelga una trenzade cabello humano y que por el frente porta tiras de cuentas queocultan parte del rostro del danzante, una vestimenta colorida yartesanal que pesa alrededor de tres kilogramos.

Aunque la descripción es del traje tradicional, hay sitiosdonde varía, como en La luz Casa Blanca, ahí no usan penacho,usan paliacate y playera roja, los distingue las nahuillas, perosin adornos de lentejuelas, otro caso es el de Jerez lugar dondeutilizan chaparreras llenas de huesos.

LA MODERNIZACIÓN DEL RITUAL

La danza de Matlachines es el vestigio más antiguo y evidentede nuestras tradiciones nómadas y chichimecas, una costumbremilenaria que se ha modernizado, existen dos críticas dentro de lacultura popular, según explica el investigador MartínLetechipía; los tradicionalistas que dicen que si en la prácticano se usa huarache ya no vale, y el otro grupo flexible quemenciona que lo que importa es la intención de bailar, son partede nuestro patrimonio.

Las danzas son tradición y cambio, las que hoy vemos, no sonlas originales, todo evoluciona, lo importante es el sentido decolectividad, simbolismo, pertenencia, y la combinación de losagrado con lo profano.

Y pese a que hay transformación, se sigue bailando, no haycrisis de esta danza pues los creyentes de ella, la heredan porgeneraciones, incluso los grupos migrantes la difunden en otrospaíses. Se ejecuta para pagar mandas, para encontrar el perdón ypor festividad, es la más difundida, querida y reconocida pornuestro pueblo, pero sin duda, la más practicada.

Por Alejandra de Ávila

ZACATECAS, Zac. (OEM-Informex).- Al ritmo del tambor y marcandoel son con cada “pisada”, resaltan entre la multitud lospenachos multicolores, y es ahí donde están los danzantes,bailando con fervor al pie del templo, como un ritual de fe yesperanza, ofrecido usualmente a la Virgen o al santo patrono dealgún municipio con un profundo sentido religioso; esa es la danzade los Ma-tlachines, el rito más representativo de Zacatecas.

La tradición, proviene de la cultura nómada, la historiacuenta que desde la época prehispánica, surgió la costumbre enque los pueblos bailaban en honor a sus dioses, se presume que lostlaxcaltecas cristianizados lo practicaban, aunque no se descartaque tal vez fue una mezcla de la cultura guachichil, pues sianalizamos la danza a detalle, es evidente que también es un actode guerra, que tiene que ver con indígenas, cazadores yrecolectores, por el uso del arco y la flecha, así como laejecución del tambor, que llama al combate.

En su libro “Al son de nuestra piel, historias de lasmáscaras del Estado de Zacatecas” de Martín LetechipíaAlvarado, el autor desglosa dos interesantes conceptos deMatlachín: El primero de ellos bajo la pluma de Juan J. Zaldívar,quien propone que la palabra proviene del vocablo Náhuatl“mala-cotzin” de malacochos, que significa girar o dar vueltascomo malacate, y la segunda teoría de la antropóloga Esser Brody,que dice que en Europa este término se deriva del árabemutawajjihin, “el que adopta una máscara” refiriendo a unbufón –lo que conocemos como el viejo de la danza-.

Bajo un contexto además festivo, se sabe que la actividaddancística, en la época antigua se bailaba en círculosconcéntricos girando, en donde participaban los adultos mayores“los viejos”, siendo representaciones multitudinarias.

En la actualidad, y pese a las transformaciones la danza de losMatlachines es un importante ritual que se efectúa en la entidad,en forma de petición o agradecimiento, con raíces indígenas, quesin duda son parte de nuestra identidad cultural.

Además la práctica se ha extendido a otros lugares comoAguascalientes, Coahuila y Monterrey, convirtiéndose en una de losmás importantes de la República, con variantes en algunos sitioscomo en Puebla por ejemplo, donde se le conoce como danza de losMatachines.

Foto: Cuartoscuro

EL PASO DE LA CRUZ

Es común acudir a un festejo religioso y ver a grupos dedanzantes exhibiendo su fe a través de este culto, en el cualpredomina el paso de la cruz, que consiste en que con el pie trazanuna cruz y la pisan varias veces.

Técnica que representa el desprecio que surge porque en laépoca antigua, había un resentimiento, durante muchos años seaceptó la religión católica pero detrás de los altarescatólicos estaban los ídolos, lo que provocó un sincretismocuando los españoles creían que el pueblo estaba totalmenteevangelizado.

Con los años, la coreografía se ha transformado, ahoraobservamos como los creyentes forman dos filas encabezadas por los“capitanes”, quienes comienzan las pisadas fuertes de dobleremate en cada pie y son seguidos por los demás participantes,bailando por horas y sin descanso.

Los conjuntos pueden ser de diez, o más bailarines, incluso yafigura la inclusión de las mujeres y los infantes, pues se haconvertido en una costumbre familiar que va de generación engeneración; tal es el caso de los Matlachines “De BrachoZacatecas” dirigidos por su fundador Juan Pérez Lumbreras, quienfundó el grupo desde 2006 y que a su vez, hereda la costumbre asus nietos que van desde los tres años de edad.

EL VIEJO DE LA DANZA

Una de las principales características de esta ceremonia, es laparticipación del famoso “viejo de la danza”, un personaje,que incluso a manera de comedia hace acto de presencia durante elbaile. Es tradición observarlo portando una máscara con rasgosespañoles, representando a policías y guardianes, esto significaque de manera oculta, en la época colonial, se hacía burla alconquistador, aunque no se afrontaba, se ridiculizaba.

Si bien es cierto, que hubo una imposición del culto adeterminadas figuras, santos y vírgenes, también es cierto que nofue un adoctrinamiento automático, pues los pueblos mesoamericanosen realidad tardaron en ser dominados espiritualmente.

Fray Toribio de Motolinía, decía que en las danzasprehispánicas los tlaxcaltecas se reunían en la plaza donde eranguiados por viejos que bailaban, por eso el conocido término“viejo de la danza”.

VARIACIONES EN CADA REGIÓN

Claro está que el baile se conoce en los 58 municipios delEstado, aunque no en todos se baila igual, pues las variaciones hantomado presencia; en el caso de Jerez, por ejemplo, los danzantesdel Barrio de San Pedro se comen al “viejo de la danza” y elmismo dice que representa a un español, de forma concéntrica ysimbólicamente le quitan su sangre y se lo llevan cargando.

Con el paso del tiempo también se le ha agregado el elementomestizo, lo interesante es que en cada región hay un acto que losdistingue; en Pinos se ofrece la danza de Los Broncos, en Jereztambién existe la de Los Carrizos que se ofrece el 25 de mayo, yla de La Pluma del Monarca en Juan Aldama, en la zona de loscañones la conocida danza de Los Tastuanes, todas con algo de lainfluencia Matlachín.

Aunque no se sabe con exactitud sobre cuántas danzas son enZacatecas, según el testimonio de Susana Palacios, titular de laUnidad de Culturas Populares, del Instituto Zacatecano de Cultura(IZC) “Ramón López Velarde”, señala que si en la entidad haymás de cinco mil comunidades, contemplando que sea una danza porcada una de ellas, se puede descifrar que existe mismo número dedanzas.

Foto: Cuartoscuro

VESTUARIO SIMBÓLICO

La indumentaria es fundamental para la ceremonia, se utiliza lanahuilla, hecha de carrizo y metal, con lentejuelas donde predominael color verde, blanco y rojo; los huaraches de tres piquetes concorreas y láminas (para que hagan más ruido); ataderas, huaje yflecha, y el penacho amplio de plumas en el que cuelga una trenzade cabello humano y que por el frente porta tiras de cuentas queocultan parte del rostro del danzante, una vestimenta colorida yartesanal que pesa alrededor de tres kilogramos.

Aunque la descripción es del traje tradicional, hay sitiosdonde varía, como en La luz Casa Blanca, ahí no usan penacho,usan paliacate y playera roja, los distingue las nahuillas, perosin adornos de lentejuelas, otro caso es el de Jerez lugar dondeutilizan chaparreras llenas de huesos.

LA MODERNIZACIÓN DEL RITUAL

La danza de Matlachines es el vestigio más antiguo y evidentede nuestras tradiciones nómadas y chichimecas, una costumbremilenaria que se ha modernizado, existen dos críticas dentro de lacultura popular, según explica el investigador MartínLetechipía; los tradicionalistas que dicen que si en la prácticano se usa huarache ya no vale, y el otro grupo flexible quemenciona que lo que importa es la intención de bailar, son partede nuestro patrimonio.

Las danzas son tradición y cambio, las que hoy vemos, no sonlas originales, todo evoluciona, lo importante es el sentido decolectividad, simbolismo, pertenencia, y la combinación de losagrado con lo profano.

Y pese a que hay transformación, se sigue bailando, no haycrisis de esta danza pues los creyentes de ella, la heredan porgeneraciones, incluso los grupos migrantes la difunden en otrospaíses. Se ejecuta para pagar mandas, para encontrar el perdón ypor festividad, es la más difundida, querida y reconocida pornuestro pueblo, pero sin duda, la más practicada.

Finanzas

Farmacéuticas caen en bolsa por apoyo de EU para liberar patente de vacunas

En el Nasdaq, la mayor perdedora es Moderna, con un desplome de 8.94 por ciento, cotizando en 148.28 dólares por acción

Finanzas

Cofece investigará posibles prácticas monopólicas en la industria eléctrica

La Cofece informó que tendrá un periodo entre 30 y 120 días hábiles, que podrá ser ampliado hasta por cuatro veces, para emitir un dictamen

CDMX

Fingen mantenimiento a la Línea 12 del Metro

En las gestiones de Gaviño, Jiménez y Serranía se presentaron reportes imprecisos sobre las reparaciones

Justicia

ICC México señala que hay al menos 50 amparos contra Ley de Hidrocarburos

“En relación con los amparos, escuché que ya hay 50 pero vamos a ver más en los próximos días y seguro habrá muchos”: Claus von Wobeser

Política

En cinco años, PNT ha recibido 2 millones de solicitudes de información: Inai

El buscador más utilizado es el de sueldos, con 851 mil 367 consultas, seguida por el de directorio de servidores públicos, con 527 mil 204

Cultura

¿Qué eran los museos antes de ser museos? El Museo del Estanquillo

Conoce la historia de los recintos culturales en la CdMx con un recorrido en el podcast La Guía del Fin de Semana

Política

AMLO enviará nota diplomática a EU si se confirma financiamiento a Mexicanos contra la Corrupción

El presidente López Obrador consideró que si EU está financiando a esta organización, sería "una injerencia e intervencionismo"

Mundo

Pfizer se opone a liberación de patentes de vacuna Covid-19

A través de su presidente, Albert Bourla, la farmacéutica manifestó su rechazo a la propuesta apoyada por EU para suspender las patentes de las vacunas anticovid

CDMX

Sheinbaum asegura que hay comunicación con familiares de víctimas del colapso de la L12

La jefa de gobierno indicó que se visitará a familiares de víctimas para conocer cuáles son los apoyos que requieren y poder brindárselos