/ martes 19 de abril de 2016

“El año terrible” narra la depresión en jóvenes

L a literatura juvenil en México tiene autoras tan interesantes como Tamar Cohen. Su primera novela juvenil, “El año terrible” narra un periodo difícil en la vida de Dana, una joven mujer mexicana con situaciones complicadas en su familia, sus compañeros, el despertar a la sexualidad y lo que en un principio se diagnosticó como depresión, pero es algo más, resulta ser la transición de la infancia a la juventud.

¿Cuánto hay de ficción y cuánto de realidad en “El año terrible”? Muchas lectoras y lectores se lo preguntarán al leer el libro. La voz narrativa de Dana incluye a tantas mujeres como se sientan identificadas con la noche oscura de la protagonista. Leer a Tamar Cohen es leernos, reconocernos o reconocer a quien transita este periodo en los inicios de milenio siglo, es decir, “El año terrible” es tan reciente como para ser leído por un lado, como el original y talentoso trabajo de una escritora y, por el otro, como la emergencia de una enfermedad profundamente estigmatizada, a la que es necesario atender como un padecimiento con base fisiológica, es decir, como cualquier otro padecimiento.

¿Hay una evolución en Dana? Sí la hay. Cohen elige narrar en primera persona, lo cual me parece un acierto porque los lectores avanzan con Dana a lo largo de esta breve, pero reveladora, novela del mundo juvenil. Las referencias narrativas identifican espacios conocidos, situaciones también conocidas. Es una obra cercana que puede funcionar como orientación sobre las relaciones interpersonales, problemas familiares, el primer amor, la primera relación sexual, la depresión como una enfermedad con base fisiológica y sus posibles medios terapéuticos para conseguir recuperar el equilibrio entre presiones de todo tipo al que están sometidas las jóvenes mexicanas.

Dana toca fondo. Una tarde piensa que dio todo lo que tenía para dar, ya no tiene energía más que para escribir una nota póstuma para sus padres, Rubén y Yoshi (sus hermanos), toma varias dosis de Rivotril y así deslizarse en un sueño sin retorno. A Dana la salva del intento de suicidio su papá, mas ella piensa en los días posteriores que el estigma de ser una “Suicida”, será también, una marca indeleble en su vida. “El año terrible” tiene muchos aciertos, entre ellos señalar la enfermedad mental como una condición médica requerida de atención y no solo pretender curarla con el “¡Échale ganas!” La depresión y la epilepsia, por mencionar los diagnósticos de Dana, acercan a los lectores hasta una posición realista ante un problema más común y grave de lo que desearíamos aceptar. Medicación y terapia más un sistema emocional solidario —familiar y de amistades— configuran la posibilidad de una rehabilitación, si no definitiva y total, sí funcional.

“El año terrible” es el producto de una escritora sensibilizada por una experiencia médica parecida; como todas las autoras, su trabajo denota una percepción de la que carecemos quienes no vivimos con este don magnificado por su propia transición por el túnel oscuro de la depresión, un diagnóstico complementario e inesperado como el de la epilepsia, el itinerario obligado de psicólogos, psiquiatras y terapeutas. La novela echa por tierra el silencio prescrito por inducción cultural a todo lo que suene a locura. Hay que leer “El año terrible” para diferenciar cuánto hay de normalidad o de patología en la melancolía al dejar la infancia.

Reconocida por el Premio Gran Angular 2015 de Fundación SM México y la editorial SM, “El año terrible” está coeditado por el Departamento de Publicaciones de Conaculta.

L a literatura juvenil en México tiene autoras tan interesantes como Tamar Cohen. Su primera novela juvenil, “El año terrible” narra un periodo difícil en la vida de Dana, una joven mujer mexicana con situaciones complicadas en su familia, sus compañeros, el despertar a la sexualidad y lo que en un principio se diagnosticó como depresión, pero es algo más, resulta ser la transición de la infancia a la juventud.

¿Cuánto hay de ficción y cuánto de realidad en “El año terrible”? Muchas lectoras y lectores se lo preguntarán al leer el libro. La voz narrativa de Dana incluye a tantas mujeres como se sientan identificadas con la noche oscura de la protagonista. Leer a Tamar Cohen es leernos, reconocernos o reconocer a quien transita este periodo en los inicios de milenio siglo, es decir, “El año terrible” es tan reciente como para ser leído por un lado, como el original y talentoso trabajo de una escritora y, por el otro, como la emergencia de una enfermedad profundamente estigmatizada, a la que es necesario atender como un padecimiento con base fisiológica, es decir, como cualquier otro padecimiento.

¿Hay una evolución en Dana? Sí la hay. Cohen elige narrar en primera persona, lo cual me parece un acierto porque los lectores avanzan con Dana a lo largo de esta breve, pero reveladora, novela del mundo juvenil. Las referencias narrativas identifican espacios conocidos, situaciones también conocidas. Es una obra cercana que puede funcionar como orientación sobre las relaciones interpersonales, problemas familiares, el primer amor, la primera relación sexual, la depresión como una enfermedad con base fisiológica y sus posibles medios terapéuticos para conseguir recuperar el equilibrio entre presiones de todo tipo al que están sometidas las jóvenes mexicanas.

Dana toca fondo. Una tarde piensa que dio todo lo que tenía para dar, ya no tiene energía más que para escribir una nota póstuma para sus padres, Rubén y Yoshi (sus hermanos), toma varias dosis de Rivotril y así deslizarse en un sueño sin retorno. A Dana la salva del intento de suicidio su papá, mas ella piensa en los días posteriores que el estigma de ser una “Suicida”, será también, una marca indeleble en su vida. “El año terrible” tiene muchos aciertos, entre ellos señalar la enfermedad mental como una condición médica requerida de atención y no solo pretender curarla con el “¡Échale ganas!” La depresión y la epilepsia, por mencionar los diagnósticos de Dana, acercan a los lectores hasta una posición realista ante un problema más común y grave de lo que desearíamos aceptar. Medicación y terapia más un sistema emocional solidario —familiar y de amistades— configuran la posibilidad de una rehabilitación, si no definitiva y total, sí funcional.

“El año terrible” es el producto de una escritora sensibilizada por una experiencia médica parecida; como todas las autoras, su trabajo denota una percepción de la que carecemos quienes no vivimos con este don magnificado por su propia transición por el túnel oscuro de la depresión, un diagnóstico complementario e inesperado como el de la epilepsia, el itinerario obligado de psicólogos, psiquiatras y terapeutas. La novela echa por tierra el silencio prescrito por inducción cultural a todo lo que suene a locura. Hay que leer “El año terrible” para diferenciar cuánto hay de normalidad o de patología en la melancolía al dejar la infancia.

Reconocida por el Premio Gran Angular 2015 de Fundación SM México y la editorial SM, “El año terrible” está coeditado por el Departamento de Publicaciones de Conaculta.

Sociedad

Balacera en centro de vacunación Covid-19 en Puebla deja 4 heridos

Momentos de terror se vivieron en el centro de salud "Francisco I. Madero" donde se vacunaban a niños y personas rezagadas contra el coronavirus

Política

Alito propone ley para acceder a armas: "que los criminales sepan que la gente se defenderá"

El líder del tricolor mencionó que ante el panorama de inseguridad que estamos viviendo en el país, es obligación presentar esta propuesta pues la gente está indefensa

Justicia

Dan 27 años de prisión a El Lunes, líder de la Unión Tepito

A Oscar Andrés N se le comprobó que asesinó a una mujer en un puesto de comida en la colonia Morelos, en la alcaldía Cuauhtémoc

Sociedad

Asegura gobernador de Sonora que sí hay protección a madres buscadoras

En el caso de Cecilia Flores, representante de las Madres Buscadoras de Sonora, ya intercedió la Guardia Nacional, informó el gobernador Rubén Rocha Moya

Doble Vía

¿Cuántos litros de agua se necesitan para producir una cerveza?

Con la escasez de agua en NL los políticos han vuelto la mirada a una de las industrias que más consume agua: la industria cervecera

Doble Vía

¿Qué es ser pansexual? La orientación sexual de Camila, la hija de Raúl Araiza

Este fin de semana, se celebró la marcha del Día del Orgullo LGBT+ en la CDMX, y la joven aprovechó el momento para contar algo personal

Política

Alito propone ley para acceder a armas: "que los criminales sepan que la gente se defenderá"

El líder del tricolor mencionó que ante el panorama de inseguridad que estamos viviendo en el país, es obligación presentar esta propuesta pues la gente está indefensa

Ciencia

Cometa descubierto en 2017 pasará por la Tierra en julio, ¿se verá en México?

Este es uno de los cometas más antiguos que los científicos han descubierto hasta ahora

Realeza

La reina Isabel II reaparece en Escocia estrenando look

La monarca viajó en compañía de su hijo menor, el príncipe Eduardo, duque de Wessex y su esposa, Sofía para recibir las llaves de la ciudad