/ sábado 5 de marzo de 2016

El oro, para altos mandos mexicas

L os guerreros que sobresalían en la batalla por su fiereza y valentía eran premiados por el huey tlatoani mexica con brazaletes y piezas de oro, que solamente podían portar en ceremonias rituales o políticas, informó el historiador Oscar Moisés Torres Montufar.

En su libro “Los señores del oro. Producción, circulación y consumo de oro entre los mexicas”, el autor da a conocer lo anterior como uno de los usos que tuvo ese metal, el cual era destinado a los altos gobernantes y que también era empleado para sellar alianzas y acuerdos políticos y diplomáticos.

Por eso, cuando llegaron los primeros españoles Moctezuma Xocoyotzin remitió una gran cantidad de regalos con y de oro al ejército español y sus aliados indígenas, según lo narrado por Bernal Díaz del Castillo.

El huey tlatoani mostraba su estatus cuando portaba una diadema de oro, símbolo de su nobleza y jerarquía, así como narigueras, orejeras, brazaletes y colgantes, todos ellos elaborados con este metal y con piedras y plumas preciosas.

[caption id="attachment_144037" align="aligncenter" width="615"] Sólo los más sobresalientes eran premiados con brazaletes y piezas del metal precioso.[/caption]

Óscar Moisés Torres, quien obtuvo el Premio INAH en fecha pasada por esta investigación en el rubro de tesis de Licenciatura en Historia y Etnohistoria, comentó que dichos objetos preciosos se distribuían básicamente a la élite gobernante que promovía el expansionismo mexica en Mesoamérica.

“La expansión militar potenció la capacidad de México-Tenochtitlan para adquirir este metal y piezas de y con oro, al igual que otras materias primas; obtuvo una posición hegemónica, ya que pasó a ser un centro de gravedad donde convergían tributos, mercancías, regalos, premios, botines de guerra o cualquier otro tipo de bienes auríferos”, detalló Moisés Torres.

Para la escritura de este volumen, el especialista se acercó a las fuentes históricas: crónicas de los conquistadores, frailes y funcionarios de la Corona, y los seis inventarios coloniales que consignan las piezas enviadas por los conquistadores a la metrópoli española, entre ellos la Matrícula de Tributos, el Códice Mendocino, el Códice  Azoyú y las relaciones geográficas del siglo XVI.

Sobre la forma en que los gobernantes obtenían el oro, el autor explicó que los centros de extracción se ubicaban en la sierra de los actuales estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Ahí los pobladores acudían a la ribera de los ríos y usaban una batea para agitar el agua y la arena, y de esa forma el oro, menos denso, flotaba. Una vez que estas poblaciones fueron conquistadas por México-Tenochtitlan, se les exigía que periódicamente suministraran materias primas, como telas de algodón, plumas preciosas y el oro (el cual podía ser en polvo, en cañutos de pluma o en barras).

Otro medio lo constituyó la red de pochtecas, quienes acudían a diferentes mercados para realizar el trueque de hachas de cobre por el metal precioso. Entre los mercados más importantes en los que se intercambiaban las piezas auríferas estaban los de Coixtlahuaca (Oaxaca) y Tepeaca (Puebla).

Una vez que el metal llegaba a la capital mexica, se distribuía en el mercado de Tlatelolco, donde había mercaderes especializados en el oro; sin embargo, una estricta regulación sobre el uso de objetos suntuarios impedía que cualquiera los pudiera adquirir.

[caption id="attachment_144035" align="aligncenter" width="615"] El mercado de Tlatelolco era un sitio de intercambio del metal precioso.[/caption]

Finalmente, en la capital mexica los orfebres que trabajaban el metal pudieron haber pertenecido al barrio de Yopico, donde posiblemente transmitían los saberes de su oficio de generación en generación y nadie más tenía derecho de fabricar objetos suntuarios de este material, salvo los artesanos del palacio que se albergaban en la   de las aves y elaboraban piezas que se utilizaban en las ceremonias rituales.

/arm

L os guerreros que sobresalían en la batalla por su fiereza y valentía eran premiados por el huey tlatoani mexica con brazaletes y piezas de oro, que solamente podían portar en ceremonias rituales o políticas, informó el historiador Oscar Moisés Torres Montufar.

En su libro “Los señores del oro. Producción, circulación y consumo de oro entre los mexicas”, el autor da a conocer lo anterior como uno de los usos que tuvo ese metal, el cual era destinado a los altos gobernantes y que también era empleado para sellar alianzas y acuerdos políticos y diplomáticos.

Por eso, cuando llegaron los primeros españoles Moctezuma Xocoyotzin remitió una gran cantidad de regalos con y de oro al ejército español y sus aliados indígenas, según lo narrado por Bernal Díaz del Castillo.

El huey tlatoani mostraba su estatus cuando portaba una diadema de oro, símbolo de su nobleza y jerarquía, así como narigueras, orejeras, brazaletes y colgantes, todos ellos elaborados con este metal y con piedras y plumas preciosas.

[caption id="attachment_144037" align="aligncenter" width="615"] Sólo los más sobresalientes eran premiados con brazaletes y piezas del metal precioso.[/caption]

Óscar Moisés Torres, quien obtuvo el Premio INAH en fecha pasada por esta investigación en el rubro de tesis de Licenciatura en Historia y Etnohistoria, comentó que dichos objetos preciosos se distribuían básicamente a la élite gobernante que promovía el expansionismo mexica en Mesoamérica.

“La expansión militar potenció la capacidad de México-Tenochtitlan para adquirir este metal y piezas de y con oro, al igual que otras materias primas; obtuvo una posición hegemónica, ya que pasó a ser un centro de gravedad donde convergían tributos, mercancías, regalos, premios, botines de guerra o cualquier otro tipo de bienes auríferos”, detalló Moisés Torres.

Para la escritura de este volumen, el especialista se acercó a las fuentes históricas: crónicas de los conquistadores, frailes y funcionarios de la Corona, y los seis inventarios coloniales que consignan las piezas enviadas por los conquistadores a la metrópoli española, entre ellos la Matrícula de Tributos, el Códice Mendocino, el Códice  Azoyú y las relaciones geográficas del siglo XVI.

Sobre la forma en que los gobernantes obtenían el oro, el autor explicó que los centros de extracción se ubicaban en la sierra de los actuales estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Ahí los pobladores acudían a la ribera de los ríos y usaban una batea para agitar el agua y la arena, y de esa forma el oro, menos denso, flotaba. Una vez que estas poblaciones fueron conquistadas por México-Tenochtitlan, se les exigía que periódicamente suministraran materias primas, como telas de algodón, plumas preciosas y el oro (el cual podía ser en polvo, en cañutos de pluma o en barras).

Otro medio lo constituyó la red de pochtecas, quienes acudían a diferentes mercados para realizar el trueque de hachas de cobre por el metal precioso. Entre los mercados más importantes en los que se intercambiaban las piezas auríferas estaban los de Coixtlahuaca (Oaxaca) y Tepeaca (Puebla).

Una vez que el metal llegaba a la capital mexica, se distribuía en el mercado de Tlatelolco, donde había mercaderes especializados en el oro; sin embargo, una estricta regulación sobre el uso de objetos suntuarios impedía que cualquiera los pudiera adquirir.

[caption id="attachment_144035" align="aligncenter" width="615"] El mercado de Tlatelolco era un sitio de intercambio del metal precioso.[/caption]

Finalmente, en la capital mexica los orfebres que trabajaban el metal pudieron haber pertenecido al barrio de Yopico, donde posiblemente transmitían los saberes de su oficio de generación en generación y nadie más tenía derecho de fabricar objetos suntuarios de este material, salvo los artesanos del palacio que se albergaban en la   de las aves y elaboraban piezas que se utilizaban en las ceremonias rituales.

/arm

Sociedad

Mueren dos migrantes mexicanos tras persecución en Texas

En el vehículo también viajaban otras tres personas que resultaron heridas

Sociedad

Por tercer día consecutivo, México supera cifra máxima de casos Covid

El país suma seis millones 34 mil 602 casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia en 2020

Finanzas

Aeromar no realizará paro total, aseguran pilotos aviadores y sobrecargos

La ASPA y la ASSA indicaron que ninguna decisión de ese tipo puede tomarse sin el consentimiento de las asambleas

Justicia

Sheinbaum no ha cometido actos anticipados de campaña: TEPJF

El PRI denunció ante el TEPJF que Sheinbaum cometió actos anticipados de campaña por su asistencia a eventos proselitistas durante el pasado proceso electoral

Sociedad

Mueren dos migrantes mexicanos tras persecución en Texas; INM ofrece ayuda

En el vehículo también viajaban otras tres personas que resultaron heridas

Moda

¿Te animas a comprar unas calcetas de cuatro mil pesos?

Los exagerados precios de la nueva colaboración Adidas x Gucci alcanzan hasta los 75 mil pesos mexicanos

Finanzas

Aeromar no realizará paro total, aseguran pilotos aviadores y sobrecargos

La ASPA y la ASSA indicaron que ninguna decisión de ese tipo puede tomarse sin el consentimiento de las asambleas

Finanzas

Control de gasolinazos deja pérdida de más de 10 mil mdp en mayo: SHCP

Esta iniciativa, que fue lanzada por la propia SHCP, consiste en aplicar un estímulo adicional al precio de la gasolina