/ domingo 22 de septiembre de 2019

El poder de la manipulación

La teoría psicoanalítica catapultó a Sigmund Freud a la fama mundial y a la riqueza, pero sería su sobrino Edward Bernays

“La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento de importancia en la sociedad democrática. Quienes manipulan este mecanismo oculto de la sociedad constituyen el gobierno invisible que detenta el verdadero poder que rige el destino de nuestro país”. Esto dice sin tapujos Bernays en Propaganda.

Es una declaración de principios del llamado Padre de las relaciones públicas, invento de principios del Siglo XX que creó una sociedad de consumidores y la democracia de masas.

Related content

Para una época convulsa, consideraba este austriaco nacionalizado estadounidense, con riesgos de revoluciones como la rusa de 1917, la “propaganda es la solución y el órgano ejecutivo de un gobierno indivisible”, al orientar los gustos y deseos de las personas –desde la idea de tener un auto propio hasta la preferencia por un partido político o candidato-.

Related content

En Europa, su tío Freud le regaló una copia de su Introducción general al psicoanálisis. Lo leyó y pensó que era posible hacer dinero.

Al tomar como referencia la teoría psicoanalítica, según la cual las masas actúan movidas por fuerzas ocultas, irracionales que podían estallar de pronto de formas caóticas y destructivas, Bernays descubrió que una minoría podía influir en la mayoría para favorecer sus intereses. Y este poder lo usó para convertirse en uno de los hombres más influyentes en Estados Unidos, un poder a la sombra que fue cortejado por empresas y políticos.

Foto: Reuters

Así el poder, a través de la democracia, utiliza las teorías de Freud para controlar a las masas desde hace cien años, bajo la premisa de que “la información guía el comportamiento”.

Bernays convenció a las corporaciones de utilizar sus estrategias para maximizar sus ganancias con sus productos hechos en masa para satisfacer los deseos de los consumidores: una nueva idea política para controlar a las sociedades urbanas de crecimiento exponencial. Satisfacer los deseos egoístas de los individuos los hace más dóciles, teorizó Bernays: es el comienzo consumista del YO.

Related content

“La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento de importancia en la sociedad democrática. Quienes manipulan este mecanismo oculto de la sociedad constituyen el gobierno invisible que detenta el verdadero poder que rige el destino de nuestro país”. Esto dice sin tapujos Bernays en Propaganda.

Es una declaración de principios del llamado Padre de las relaciones públicas, invento de principios del Siglo XX que creó una sociedad de consumidores y la democracia de masas.

Related content

Para una época convulsa, consideraba este austriaco nacionalizado estadounidense, con riesgos de revoluciones como la rusa de 1917, la “propaganda es la solución y el órgano ejecutivo de un gobierno indivisible”, al orientar los gustos y deseos de las personas –desde la idea de tener un auto propio hasta la preferencia por un partido político o candidato-.

Related content

En Europa, su tío Freud le regaló una copia de su Introducción general al psicoanálisis. Lo leyó y pensó que era posible hacer dinero.

Al tomar como referencia la teoría psicoanalítica, según la cual las masas actúan movidas por fuerzas ocultas, irracionales que podían estallar de pronto de formas caóticas y destructivas, Bernays descubrió que una minoría podía influir en la mayoría para favorecer sus intereses. Y este poder lo usó para convertirse en uno de los hombres más influyentes en Estados Unidos, un poder a la sombra que fue cortejado por empresas y políticos.

Foto: Reuters

Así el poder, a través de la democracia, utiliza las teorías de Freud para controlar a las masas desde hace cien años, bajo la premisa de que “la información guía el comportamiento”.

Bernays convenció a las corporaciones de utilizar sus estrategias para maximizar sus ganancias con sus productos hechos en masa para satisfacer los deseos de los consumidores: una nueva idea política para controlar a las sociedades urbanas de crecimiento exponencial. Satisfacer los deseos egoístas de los individuos los hace más dóciles, teorizó Bernays: es el comienzo consumista del YO.

Related content

Sociedad

Que muerte de jesuitas no sea en vano, pide Ken Salazar a Virgen de Guadalupe

Ken Salazar acudió a la Basílica de Guadalupe para sumarse a elevar en oración los nombres de los sacerdotes jesuitas asesinados

Mundo

Petro plantea acabar con la "fracasada guerra antidrogas" en Colombia

Sin mencionar a Estados Unidos, Petro cuestionó las "cuatro décadas" de persecución antidrogas que ha alentado Washington

Mundo

Senado estadounidense aprueba plan de salud, climático y fiscal de Biden

Ley de Reducción de la Inflación slió adelante gracias a la disciplina de voto de los senadores demócratas

Mundo

Por brote de Covid, más de 80 mil turistas están varados en el "Hawái chino"

Para poder salir de la isla, los turistas deberán presentar cinco pruebas de covid-19 realizadas en un período de siete días

Sociedad

En plenas vacaciones, turistas en Acapulco pasean entre aguas negras

El drenaje sanitario de la zona de Caleta está colapsado; en la Costera, porteños y visitantes se quejan de fétidos olores

Sociedad

Continúa delicado el sacerdote baleado en Chilapa, Guerrero

Lleva dos cirugías y continúa sedado, reveló el obispo José de Jesús González

Mundo

Cuba, aún sin controlar el incendio en tanques petroleros de Matanzas

El presidente llegó el domingo al hotel Velasco, en el centro de Matanzas, donde madres, padres y otros familiares aguardan en el lobby noticias de sus seres queridos.

Sociedad

Que muerte de jesuitas no sea en vano, pide Ken Salazar ante Virgen de Guadalupe

Ken Salazar acudió a la Basílica de Guadalupe para sumarse a elevar en oración los nombres de los sacerdotes jesuitas asesinados

Sociedad

Primero el rescate y luego justicia, promete AMLO a familias de mineros en Coahuila

Fueron pocos los minutos en los que estuvo el Presidente con las familias de los 10 mineros atrapados en Sabinas, Coahuila