imagotipo

Seres fantásticos invaden exconvento de San Francisco el Grande

  • Redacción El Sol de México
  • en Exposiciones

Una colección de 13 seres fantásticos, entre animales, niños y cosas, adornan el atrio del exconvento de San Francisco el Grande, como parte de la exposición “Perspectivas” con esculturas de Leonora Carrington, Vicente Rojo, Sergio Hernández, Alejandro Velasco y Alberto Castro Leñero.

La muestra tuvo tal éxito que se ha prolongado su presentación, pues estaba planeado que terminaría el pasado 28 de febrero.

La exposición reúne a un grupo de artistas plásticos que presentan sus propuestas escultóricas en la que conviven objetos y personas surgidos del ánimo de sus creadores e invitan al espectador a entrar en un ámbito que despierta su imaginación.

Entre las esculturas que se presentan están “The Palmist” y el “Camaleón” de Leonora Carrington, tres figuras de la colección “Alfabeto primitivo” del maestro Vicente Rojo y otras obras de Alberto Castro Leñero.

De acuerdo con presentación de la exposición, las obras presentadas se inscriben dentro de estilos artísticos, que van de las representaciones surrealistas de Leonora Carrington hasta la geomatrización de Vicente Rojo.

Las múltiples posibilidades que ofrece la escultura como propuesta plástica permite crear obras tridimensionales que ofrecen una experiencia estética singular para abordar el objeto de la representación.

Las esculturas están efectuadas en bronce, realizadas con la técnica de la cera perdida, y eso permite no solo admirar la multiplicidad de las propuestas plásticas de cada uno de los autores incluidos en la exhibición, sino que presentan una gama amplia de posibilidades que ofrece el material como medio de expresión.

Finalmente, el atrio del templo de San Francisco resultó el entorno idóneo para transitar entre animales, seres fantásticos y símbolos que conviven en un ambiente que combina características singulares, vestigios de construcciones y modernos edificios, todo ello enmarcado por la vegetación que se renueva constantemente, en un ir y venir de personas que transitan por este singular espacio.