/ jueves 12 de octubre de 2017

Diseño para todos

La Estación Indianilla se vistió de color y texturas en la cuarta edición de Caravana

La Estación Indianilla se vistió de color y texturas en la cuarta edición de Caravana Americana en la que diseñadores mexicanos mostraron sus creaciones tanto en textiles, moda, muebles y cerámica, entre otros, con los cual los visitantes se sintieron atraídos para llevar originalidad a sus hogares.

Fueron tres días de jornada de esta feria de diseño donde los expositores presentaron ante compradores nacionales e internacionales sus artículos que fueron exhibidos en este icónico espacio de la colonia Doctores que fue el adecuado para tener contacto con el público y explicarles las características de sus creaciones.

En un recorrido por las instalaciones de la feria que se realizó del 6 al 8 de octubre también se vio un despliegue de ingenio en ropa, zapatos y accesorios, sobre todo en joyería se notaron las posibilidades de dar vida a productos de uso cotidiano con diferente perspectiva tal como lo hacen Denni Correa y Olaria Gis.

Ellas, son hermanas y dueñas de Malte Taller concepto que transforma los artículos tradicionales de peltre en un utensilios contemporáneos como platos, tazas, teteras, etcétera y tienen distintos diseños, uno de ellos con filas de hormigas e iconografía mexicana “todo esto se puede lavar y poner al fuego”, comentaron.

Cabe mencionar que Deni estudió la técnica de esmaltado en metales en el INBA y Olaria, es diseñadora gráfica y actualmente no cuentan con un showroom, pero se les puede encontrar en internet como Maltetaller. Este tipo de expos ayudan a los diseñadores mexicanos a mostrarse en el país y ver la posibilidad de importar sus marcas al extranjero.

Por otro lado, Gina Barrios, directora del evento, y Diego Oceguera, embajador de Tequila Don Julio, entregaron por segunda ocasión el Premio Don Julio a la firma 1/8 Takamura, de Guillermo Vargas, por el vestido Timbuktú que resaltó por su manufactura étnica. Con lo anterior, el acontecimiento cumplió con su cometido de exaltar el talento mexicano.

La Estación Indianilla se vistió de color y texturas en la cuarta edición de Caravana Americana en la que diseñadores mexicanos mostraron sus creaciones tanto en textiles, moda, muebles y cerámica, entre otros, con los cual los visitantes se sintieron atraídos para llevar originalidad a sus hogares.

Fueron tres días de jornada de esta feria de diseño donde los expositores presentaron ante compradores nacionales e internacionales sus artículos que fueron exhibidos en este icónico espacio de la colonia Doctores que fue el adecuado para tener contacto con el público y explicarles las características de sus creaciones.

En un recorrido por las instalaciones de la feria que se realizó del 6 al 8 de octubre también se vio un despliegue de ingenio en ropa, zapatos y accesorios, sobre todo en joyería se notaron las posibilidades de dar vida a productos de uso cotidiano con diferente perspectiva tal como lo hacen Denni Correa y Olaria Gis.

Ellas, son hermanas y dueñas de Malte Taller concepto que transforma los artículos tradicionales de peltre en un utensilios contemporáneos como platos, tazas, teteras, etcétera y tienen distintos diseños, uno de ellos con filas de hormigas e iconografía mexicana “todo esto se puede lavar y poner al fuego”, comentaron.

Cabe mencionar que Deni estudió la técnica de esmaltado en metales en el INBA y Olaria, es diseñadora gráfica y actualmente no cuentan con un showroom, pero se les puede encontrar en internet como Maltetaller. Este tipo de expos ayudan a los diseñadores mexicanos a mostrarse en el país y ver la posibilidad de importar sus marcas al extranjero.

Por otro lado, Gina Barrios, directora del evento, y Diego Oceguera, embajador de Tequila Don Julio, entregaron por segunda ocasión el Premio Don Julio a la firma 1/8 Takamura, de Guillermo Vargas, por el vestido Timbuktú que resaltó por su manufactura étnica. Con lo anterior, el acontecimiento cumplió con su cometido de exaltar el talento mexicano.