/ martes 11 de abril de 2017

Los museos de la CDXM, una opción para estas vacaciones

Colecciones que dan cuenta de la riqueza cultural de los pueblos que habitaron nuestro país y el mundo, se exhiben en la red de museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), algunos de los cuales presentan en estos días, diversas exposiciones sobre símbolos de la identidad mexicana y otras que se relacionan con la Semana Santa. Dichos espacios permanecerán abiertos en su horario habitual para el disfrute del público nacional y extranjero, en el marco del Operativo vacacional de Semana Santa 2017, que se aplica en el país del 7 al 23 de abril.

El Museo Nacional de Antropología (Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec) ofrece la exposición temporal “El Escudo Nacional. Flora, fauna y biodiversidad”, compuesta por 340 objetos entre piezas arqueológicas, banderas militares, esculturas, pinturas alegóricas, publicaciones y numismática, con las cuales se busca dar una relectura a la iconografía del águila sobre un nopal, devorando una serpiente.

Asimismo, en la Sala A1 de Exposiciones Temporales se presenta la muestra Caminos de luz. Universos huicholes, la cual exhibe la obra maestra Delmara’akame (guía espiritual) José Benítez Sánchez, en la que plasma la compleja cosmogonía de su pueblo. La muestra ha sido visitada por más de 300 mil personas.

El Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec (Primera Sección del Bosque de Chapultepec) ofrece la muestra Los 100 días que hicieron al México moderno. El debate por la Constitución 1916-1917, conformada por casi 250 piezas históricas y artísticas, pertenecientes a las colecciones del INAH y el INBA, así como de la Cámara de Diputados y acervos particulares. Con esta muestra el recinto se suma a los festejos del centenario de la Carta Magna.

Como parte de esta misma conmemoración, en la Sala Siglo XX se presenta la exposición temporal Moneda e historia. A cien años de la Constitución de 1917, integrada por 185 monedas y billetes de la colección del Banco de México; aborda el impacto de la Constitución de 1917 en la circulación monetaria del país.

El Museo del Templo Mayor (Seminario 8, Centro Histórico) brinda a los visitantes la oportunidad de conocer los vestigios mexicas encontrados durante las excavaciones realizadas en el lugar entre 1978 y 1982. El recinto cuenta con ocho salas permanentes: Antecedentes arqueológicos, Ritual y sacrificio, Tributo y comercio, Huitzilopochtli, Tláloc, Flora y fauna, Agricultura y Arqueología Histórica.

El Museo Nacional de las Intervenciones (20 de Agosto, esquina General Anaya, San Diego Churubusco) posee una gran cantidad de litografías, banderas, armas, mobiliario y accesorios civiles y militares que ilustran las guerras de intervención a México de los siglos XIX y XX, y que dialogan con el arte sacro de los siglos XVII y XVIII.

En esta temporada, el recinto presenta el Altar de Dolores, tradición que llegó a México en el siglo XVI con el arribo de los primeros evangelizadores durante la Conquista, y que evoca el sufrimiento que padeció la Virgen María por la muerte de su hijo. Para esta ocasión se tomó como base de la ofrenda los elementos descritos en las memorias del poeta y periodista, Guillermo Prieto.

Colecciones que dan cuenta de la riqueza cultural de los pueblos que habitaron nuestro país y el mundo, se exhiben en la red de museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), algunos de los cuales presentan en estos días, diversas exposiciones sobre símbolos de la identidad mexicana y otras que se relacionan con la Semana Santa. Dichos espacios permanecerán abiertos en su horario habitual para el disfrute del público nacional y extranjero, en el marco del Operativo vacacional de Semana Santa 2017, que se aplica en el país del 7 al 23 de abril.

El Museo Nacional de Antropología (Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec) ofrece la exposición temporal “El Escudo Nacional. Flora, fauna y biodiversidad”, compuesta por 340 objetos entre piezas arqueológicas, banderas militares, esculturas, pinturas alegóricas, publicaciones y numismática, con las cuales se busca dar una relectura a la iconografía del águila sobre un nopal, devorando una serpiente.

Asimismo, en la Sala A1 de Exposiciones Temporales se presenta la muestra Caminos de luz. Universos huicholes, la cual exhibe la obra maestra Delmara’akame (guía espiritual) José Benítez Sánchez, en la que plasma la compleja cosmogonía de su pueblo. La muestra ha sido visitada por más de 300 mil personas.

El Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec (Primera Sección del Bosque de Chapultepec) ofrece la muestra Los 100 días que hicieron al México moderno. El debate por la Constitución 1916-1917, conformada por casi 250 piezas históricas y artísticas, pertenecientes a las colecciones del INAH y el INBA, así como de la Cámara de Diputados y acervos particulares. Con esta muestra el recinto se suma a los festejos del centenario de la Carta Magna.

Como parte de esta misma conmemoración, en la Sala Siglo XX se presenta la exposición temporal Moneda e historia. A cien años de la Constitución de 1917, integrada por 185 monedas y billetes de la colección del Banco de México; aborda el impacto de la Constitución de 1917 en la circulación monetaria del país.

El Museo del Templo Mayor (Seminario 8, Centro Histórico) brinda a los visitantes la oportunidad de conocer los vestigios mexicas encontrados durante las excavaciones realizadas en el lugar entre 1978 y 1982. El recinto cuenta con ocho salas permanentes: Antecedentes arqueológicos, Ritual y sacrificio, Tributo y comercio, Huitzilopochtli, Tláloc, Flora y fauna, Agricultura y Arqueología Histórica.

El Museo Nacional de las Intervenciones (20 de Agosto, esquina General Anaya, San Diego Churubusco) posee una gran cantidad de litografías, banderas, armas, mobiliario y accesorios civiles y militares que ilustran las guerras de intervención a México de los siglos XIX y XX, y que dialogan con el arte sacro de los siglos XVII y XVIII.

En esta temporada, el recinto presenta el Altar de Dolores, tradición que llegó a México en el siglo XVI con el arribo de los primeros evangelizadores durante la Conquista, y que evoca el sufrimiento que padeció la Virgen María por la muerte de su hijo. Para esta ocasión se tomó como base de la ofrenda los elementos descritos en las memorias del poeta y periodista, Guillermo Prieto.