/ miércoles 7 de noviembre de 2018

El pintor Gauguin creó sus mejores obras en una isla desierta

El Museo Van Gogh presenta una compilación del trabajo del pintor y su paso por Martinica

Paul Gauguin (1848-1903) es un artista francés muy conocido, en especial por sus paisajes de la exótica Tahití donde pasó sus últimos años. Sin embargo, casi nada se sabe de su primera experiencia en una isla casi virgen, Martinica, donde estuvo en 1887 acompañado de su joven amigo Charles Laval (1861-1894) y que dejó profunda huella en su forma de pintar.

El Museo van Gogh dedica una exposición a las obras que ambos crearon durante los cuatro meses que pasaron en esta isla francesa en el Caribe, a donde llegaron buscando “una vida más simple y sencilla”. Hicieron muchos bocetos y dibujos a lápiz, acuarela y pastel que les sirvieron como base para los 20 óleos con paisajes y gente local con que regresaron a París, en los que priman los colores cálidos.

Ver esta publicación en Instagram

Paul Gauguin, Self-Portrait, 1889, oil on wood, 79 x 51 cm, National Gallery of Art, Washington. @my_favorite_work_of_art Paul Gauguin, 1848-1903, was a French painter, printmaker, and sculptor who sought to achieve a “primitive” expression of spiritual and emotional states in his work. The artist, whose work has been categorized as Post-Impressionist, Synthetist, and Symbolist, is particularly well known for his creative relationship with Vincent van Gogh as well as for his self-imposed exile in Tahiti, French Polynesia. He influenced many avant-garde developments in the early 20th century. His legacy rests partly in his dramatic decision to reject the materialism of contemporary culture in favour of a more spiritual, unfettered lifestyle. Self–portraiture constituted a significant element of Gauguin's production, particularly in 1888 and 1889. Gauguin's interest was prompted in part by Vincent van Gogh's 1888 portrait series which he knew from his correspondence with Van Gogh and his brother Theo. Gauguin's only known statements about his self–portraiture concern a work similar to the National Gallery’s Self–Portrait. Gauguin refers to "the face of an outlaw . . . with an inner nobility and gentleness," a face that is "symbol of the contemporary impressionist painter" and "a portrait of all wretched victims of society." This Self–Portrait, painted on a cupboard door from the dining room of an inn in Le Pouldu, is one of Gauguin's most important and radical paintings. His haloed head and disembodied right hand, a snake inserted between the fingers, float on amorphous zones of yellow and red. Elements of caricature add an ironic and aggressively ambivalent touch to this painting. #paulgauguin #gauguin #arthistory #historyofart

Una publicación compartida por Jurgen Vermaire 📷 🎨 🏛 (@lets_talk_about_art) el

Los hermanos Van Gogh, Vincent y Theo, conocieron a Gauguin después de esta aventura. Impresionados por lo innovador de su trabajo, le compraron la pieza más importante de su colección Los árboles de mango, Martinica por 400 francos. Ahí inició su amistad y también una relación de trabajo, puesto que Theo se convertiría en su marchante.

Recorrer la muestra es una oportunidad única para hurgar en la génesis de un artista. Le explico: Aunque Paul Gauguin nació y creció en Francia, hubo un lapso, de los cuatro a los siete años, en que vivió en Perú. Esta cultura latinoamericana quedó enraizada en su visión del mundo. Poco antes de su aventura en Martinica había tomado la decisión de convertir su hobby, pintar, en una actividad de tiempo completo. Previamente había trabajado como agente de bolsa en París y después como vendedor de carpas en Copenhague para mantener a su esposa y sus cinco hijos, a quienes abandonó en su afán por convertirse en pintor.

Viajó a Panamá junto con Laval, pero aunque consiguieron un trabajo que los ayudaba a mantenerse, no encontraron los paisajes que habían soñado. Por eso recalaron en Martinica, el paraíso para sus expectativas. Salieron de ahí enfermos y sin un centavo, pero con un acervo de imágenes y un estilo pictórico innovador que les abriría las puertas del ambiente artístico parisino.

Las hojas de sus tres cuadernos de dibujos acabaron en distintas colecciones alrededor del mundo, lo mismo que sus óleos. Muchos nunca han sido mostrados al público, lo que colabora para hacer de esta una exposición única.

Paul Gauguin (1848-1903) es un artista francés muy conocido, en especial por sus paisajes de la exótica Tahití donde pasó sus últimos años. Sin embargo, casi nada se sabe de su primera experiencia en una isla casi virgen, Martinica, donde estuvo en 1887 acompañado de su joven amigo Charles Laval (1861-1894) y que dejó profunda huella en su forma de pintar.

El Museo van Gogh dedica una exposición a las obras que ambos crearon durante los cuatro meses que pasaron en esta isla francesa en el Caribe, a donde llegaron buscando “una vida más simple y sencilla”. Hicieron muchos bocetos y dibujos a lápiz, acuarela y pastel que les sirvieron como base para los 20 óleos con paisajes y gente local con que regresaron a París, en los que priman los colores cálidos.

Ver esta publicación en Instagram

Paul Gauguin, Self-Portrait, 1889, oil on wood, 79 x 51 cm, National Gallery of Art, Washington. @my_favorite_work_of_art Paul Gauguin, 1848-1903, was a French painter, printmaker, and sculptor who sought to achieve a “primitive” expression of spiritual and emotional states in his work. The artist, whose work has been categorized as Post-Impressionist, Synthetist, and Symbolist, is particularly well known for his creative relationship with Vincent van Gogh as well as for his self-imposed exile in Tahiti, French Polynesia. He influenced many avant-garde developments in the early 20th century. His legacy rests partly in his dramatic decision to reject the materialism of contemporary culture in favour of a more spiritual, unfettered lifestyle. Self–portraiture constituted a significant element of Gauguin's production, particularly in 1888 and 1889. Gauguin's interest was prompted in part by Vincent van Gogh's 1888 portrait series which he knew from his correspondence with Van Gogh and his brother Theo. Gauguin's only known statements about his self–portraiture concern a work similar to the National Gallery’s Self–Portrait. Gauguin refers to "the face of an outlaw . . . with an inner nobility and gentleness," a face that is "symbol of the contemporary impressionist painter" and "a portrait of all wretched victims of society." This Self–Portrait, painted on a cupboard door from the dining room of an inn in Le Pouldu, is one of Gauguin's most important and radical paintings. His haloed head and disembodied right hand, a snake inserted between the fingers, float on amorphous zones of yellow and red. Elements of caricature add an ironic and aggressively ambivalent touch to this painting. #paulgauguin #gauguin #arthistory #historyofart

Una publicación compartida por Jurgen Vermaire 📷 🎨 🏛 (@lets_talk_about_art) el

Los hermanos Van Gogh, Vincent y Theo, conocieron a Gauguin después de esta aventura. Impresionados por lo innovador de su trabajo, le compraron la pieza más importante de su colección Los árboles de mango, Martinica por 400 francos. Ahí inició su amistad y también una relación de trabajo, puesto que Theo se convertiría en su marchante.

Recorrer la muestra es una oportunidad única para hurgar en la génesis de un artista. Le explico: Aunque Paul Gauguin nació y creció en Francia, hubo un lapso, de los cuatro a los siete años, en que vivió en Perú. Esta cultura latinoamericana quedó enraizada en su visión del mundo. Poco antes de su aventura en Martinica había tomado la decisión de convertir su hobby, pintar, en una actividad de tiempo completo. Previamente había trabajado como agente de bolsa en París y después como vendedor de carpas en Copenhague para mantener a su esposa y sus cinco hijos, a quienes abandonó en su afán por convertirse en pintor.

Viajó a Panamá junto con Laval, pero aunque consiguieron un trabajo que los ayudaba a mantenerse, no encontraron los paisajes que habían soñado. Por eso recalaron en Martinica, el paraíso para sus expectativas. Salieron de ahí enfermos y sin un centavo, pero con un acervo de imágenes y un estilo pictórico innovador que les abriría las puertas del ambiente artístico parisino.

Las hojas de sus tres cuadernos de dibujos acabaron en distintas colecciones alrededor del mundo, lo mismo que sus óleos. Muchos nunca han sido mostrados al público, lo que colabora para hacer de esta una exposición única.

Finanzas

Odyssey Marine demandará a México; acusa bloqueo a minería submarina

La empresa estadounidense notificó su intención de reclamar al gobierno mexicano una indemnización de tres mil 540 millones de dólares

Finanzas

Casa Pedro Domecq lanza plan para seducir a millennials

La empresa inició un plan de renovación que incluye reposicionar sus marcas y ampliar su portafolio

CDMX

Identifican puntos rojos del ambulantaje en tres alcaldías

Iztapalapa, VC y Cuauhtémoc saben que parte vital son los comerciantes por lo que buscan su ordenamiento

Política

Nada me va detener y nada me va a espantar: Yeidckol Polevnsky

La presidenta nacional de Morena es directa al responder y no oculta su fastidio al hablar de lo que queda del PRD o del PAN, ni su gran admiración por Andrés Manuel López Obrador

Finanzas

#Data | Esto nos costó la aventura del PES

Con ese dinero se podrían haber financiado programas, obras y sueldos de funcionarios

Sociedad

Repunta delincuencia en Pueblos Mágicos de Puebla

Los municipios denominados con este programa son más violentos e inseguros que el año pasado

Mundo

Theresa May, sin avanzar, ni retroceder

Planean destituir a la primera ministra británica en un plazo de 10 días

Gossip

Ana Serradilla se estrena hoy en Doña Flor y sus dos maridos

La actriz enfrenta el reto de interpretar a una mujer que vuelve locos a los hombres en la nueva telenovela de Las estrellas

Gossip

Los Aritic Monkeys inundan el Foro Sol con su rock

Tras seis años de ausencia, la banda inglesa regresó a la Ciudad de México para presentar en el Foro Sol un concierto inolvidable