/ viernes 26 de agosto de 2016

Falleció Sonia Rykiel, ícono de la liberación femenina

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).– La mujer moderna está de duelo. Sonia Rykiel, un auténtico ícono de la liberación femenina, ayer en París a los 86 años, víctima del Parkinson. La célebre pelirroja, también conocida como la “reina del tejido”, había convertido la libertad y la sensualidad en las claves de un estilo chic, libre e insolente, inscrito en el movimiento de emancipación del cuerpo de la mujer.

Figura clave de Saint-Germain-des-Prés, donde estableció su principal boutique, la inventora de la “démode” (la no-moda) había nacido en París en 1930, en el seno de una familia de intelectuales de la burguesía de origen ruso y rumano y llegó al diseño por casualidad: cuando, ya casada con Sam Rykiel, decidió crear sus propia ropa, convencida de que todo lo que existía para las mujeres embarazadas era feo y de mal gusto.

Al mismo tiempo Rykiel comenzó a diseñar sweaters al cuerpo que vendía en la boutique de su marido, en el Distrito XVI de la capital. El éxito fue fulminante, sobre todo después que la célebre revista de modas "Elle" la lanzó a la fama: en la portada del semanario aparecía la cantante François Hardy vestido con un jersey a rayas, que se transformó en una vestimenta fetiche en esa época y se convirtió en el signo distintivo de sus creaciones.

Seis años más tarde, en pleno periodo de rebelión juvenil de Mayo del 68 y poco tiempo después de su divorcio, Sonia abrió su primer negocio en el Barrio Latino y, gracias a su moda impertinente, terminó por convertirse en uno de los íconos de la liberación femenina.

Desde entonces, Rykiel privilegió el tejido “por la sensualidad” que aporta a la piel de la mujer y al tacto del hombre, el terciopelo y el encaje. Imaginativa y desprejuiciada, lanzó las costuras al revés, abolió los ruedos e impuso la ausencia de forros. También erigió el negro en color mítico de la femineidad y la seducción, y caracterizó sus célebres “pulls” (jerséis) con rayas multicolores. Motivos o palabras en strass iluminan sus prendas al cuerpo, que dibujan una silueta fluida y souple (flexible).

Pero esa mujer hiperactiva, considerada durante décadas como la más intelectual de los diseñadores franceses, no solo fue atrapada por el virus de la moda. Curiosa, culta y refinada, esa seductora “que adoraba mentir”, esa hedonista que amaba el chocolate, el vino y los cigarros, también se consagró a la escritura.

Como muchos de sus amigos escritores, Sonia Rykiel publicó decenas de libros. El último fue “No se olviden que actúo” (2012), donde relató en detalle los estragos de la enfermedad de Parkinson, que padeció durante años.

Cuando ya no pudo trabajar, Sonia Rykiel pasó los comandos de su mini imperio  (que incluye perfumes, accesorios y varias líneas de prêt-à-porter -listo para llevar-)  a su hija Nathalie, actual directora artística y presidenta de la marca.

En noviembre de 2013, rodeada por su familia, había sido condecorada por el presidente francés François Hollande con las insignias de Gran Oficial de la Orden Nacional del Mérito.

“Sonia inventó no solo un estilo de moda, sino también una actitud, una forma de vivir y de ser. Fue capaz de ofrecer a las mujeres una desconocida libertad”, comentó ayer el jefe del Estado al conocer la noticia de su deceso.

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).– La mujer moderna está de duelo. Sonia Rykiel, un auténtico ícono de la liberación femenina, ayer en París a los 86 años, víctima del Parkinson. La célebre pelirroja, también conocida como la “reina del tejido”, había convertido la libertad y la sensualidad en las claves de un estilo chic, libre e insolente, inscrito en el movimiento de emancipación del cuerpo de la mujer.

Figura clave de Saint-Germain-des-Prés, donde estableció su principal boutique, la inventora de la “démode” (la no-moda) había nacido en París en 1930, en el seno de una familia de intelectuales de la burguesía de origen ruso y rumano y llegó al diseño por casualidad: cuando, ya casada con Sam Rykiel, decidió crear sus propia ropa, convencida de que todo lo que existía para las mujeres embarazadas era feo y de mal gusto.

Al mismo tiempo Rykiel comenzó a diseñar sweaters al cuerpo que vendía en la boutique de su marido, en el Distrito XVI de la capital. El éxito fue fulminante, sobre todo después que la célebre revista de modas "Elle" la lanzó a la fama: en la portada del semanario aparecía la cantante François Hardy vestido con un jersey a rayas, que se transformó en una vestimenta fetiche en esa época y se convirtió en el signo distintivo de sus creaciones.

Seis años más tarde, en pleno periodo de rebelión juvenil de Mayo del 68 y poco tiempo después de su divorcio, Sonia abrió su primer negocio en el Barrio Latino y, gracias a su moda impertinente, terminó por convertirse en uno de los íconos de la liberación femenina.

Desde entonces, Rykiel privilegió el tejido “por la sensualidad” que aporta a la piel de la mujer y al tacto del hombre, el terciopelo y el encaje. Imaginativa y desprejuiciada, lanzó las costuras al revés, abolió los ruedos e impuso la ausencia de forros. También erigió el negro en color mítico de la femineidad y la seducción, y caracterizó sus célebres “pulls” (jerséis) con rayas multicolores. Motivos o palabras en strass iluminan sus prendas al cuerpo, que dibujan una silueta fluida y souple (flexible).

Pero esa mujer hiperactiva, considerada durante décadas como la más intelectual de los diseñadores franceses, no solo fue atrapada por el virus de la moda. Curiosa, culta y refinada, esa seductora “que adoraba mentir”, esa hedonista que amaba el chocolate, el vino y los cigarros, también se consagró a la escritura.

Como muchos de sus amigos escritores, Sonia Rykiel publicó decenas de libros. El último fue “No se olviden que actúo” (2012), donde relató en detalle los estragos de la enfermedad de Parkinson, que padeció durante años.

Cuando ya no pudo trabajar, Sonia Rykiel pasó los comandos de su mini imperio  (que incluye perfumes, accesorios y varias líneas de prêt-à-porter -listo para llevar-)  a su hija Nathalie, actual directora artística y presidenta de la marca.

En noviembre de 2013, rodeada por su familia, había sido condecorada por el presidente francés François Hollande con las insignias de Gran Oficial de la Orden Nacional del Mérito.

“Sonia inventó no solo un estilo de moda, sino también una actitud, una forma de vivir y de ser. Fue capaz de ofrecer a las mujeres una desconocida libertad”, comentó ayer el jefe del Estado al conocer la noticia de su deceso.

Política

Morena inicia operación para tomar Coahuila

En el municipio Francisco I. Madero dará a conocer la ruta para elegir candidato a la gubernatura del estado

Sociedad

"Abrazos ya no alcanzan para vivir con balazos": el mensaje de jesuitas a AMLO

Durante la misa, la comunidad jesuita pidió "al señor presidente de la República revise su proyecto de seguridad pública porque no vamos bien y esto es clamor popular"

Política

Adán Augusto López niega estar en campaña: “Aún falta, no son tiempos”

Adán Augusto López, una de las corcholatas de Morena a la candidatura a la Presidencia

Mundo

La izquierda gana terreno por victoria de Petro

La "marea rosa" en la región se posiciona con el paso de Colombia a la izquierda, que ahora apunta hacia Brasil

Gossip

Ni la lluvia detuvo a Johnny Caz en su coronación en la Marcha del Orgullo 2022 

Aunque no ofrecería show, el integrante de Grupo Firme no desaprovechó la oportunidad de deleitar a sus fans con algunos temas como Ya supérame

Sociedad

Colectivos de buscadoras sin garantía de mecanismo de protección

El objetivo que tienen los integrantes de los colectivos es claro y no abandonarán su tarea para dar con sus seres queridos

Política

Morena inicia operación para tomar Coahuila

En el municipio Francisco I. Madero dará a conocer la ruta para elegir candidato a la gubernatura del estado

Mundo

Ante anulación del aborto, EU teme actividad extremista

Activistas marchan por segundo día contra la anulación a la protección de la interrupción del embarazo

Política

Adán Augusto López niega estar en campaña: “Aún falta, no son tiempos”

Adán Augusto López, una de las corcholatas de Morena a la candidatura a la Presidencia