/ domingo 9 de abril de 2017

Falta de políticas públicas, golpe a derechos laborales: GIRE

La falta de políticas públicas de conciliación y corresponsabilidad significan un golpe a los derechos laborales de las mujeres porque, sin importar si reciben o no un pago, dedican más horas que los hombres al empleo no remunerado, este último incluye actividades domésticas -limpieza y preparación de alimentos- y de cuidado.

Así lo aseguró la organización Grupo de Información y Reproducción Elegida (GIRE) en el informe "Horas hábiles. Corresponsabilidad en la vida laboral y personal" presentado en su sitio web el 28 de marzo de 2017.

GIRE plantea que en México sólo se considera como trabajo a las actividades remuneradas, ignorando la necesidad de contar con tiempo suficiente para la vida privada, el descanso y el esparcimiento. La conciliación, explican, implica facilitar la realización del trabajo del hogar y el remunerado.

Se refiere a la relación entre el ámbito laboral, personal y el familiar, mismos que al separarse causan explotación laboral, desigualdades y violaciones a los derechos humanos. "Se genera un malestar personal, familiar y social que repercute negativamente en los dos ámbitos que se encuentran en conflicto", menciona el informe.

Mientras que las "políticas de corresponsabilidad" buscan reasignar responsabilidades en el hogar y la familia y enfatizan que la conciliación "compete también a las y los empleadores, al Estado y a la sociedad". Como ejemplo refieren a las licencias de paternidad otorgadas en otros países con el fin de integrar a los hombres en los trabajos de crianza.

Por ello, resaltan la necesidad de crear "políticas conciliatorias o de corresponsabilidad" para implementar medidas que apoyen de manera subsidiaria y faciliten a las personas a cumplir con sus diversas responsabilidades. TIEMPOS Y TRABAJOS

La presencia de mujeres en el mercado laboral ha reforzado una doble jornada para ellas. A nivel nacional 52.8 por ciento de las mujeres trabajan y reciben un salario por ello al igual que 47.2 por ciento de hombres. Sin embargo, ellas dedican 76.1 de su tiempo semanal y los hombres emplean 23.9 por ciento. En el informe se expone que, en 2012, las mujeres dedicaron 65.2 por ciento de su tiempo al trabajo no remunerado y 33.5 por ciento al remunerado. Mientras que los hombres dedicaron 76.2 por ciento a las labores con sueldo y 21.1 por ciento a las actividades sin paga.

La diferencia entre las horas laborales está determinada por la división sexual del trabajo, la cual se basa en estereotipos de género, de acuerdo al informe que retoma cifras del diagnóstico "Mujeres y hombres en México 2014" hecho por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). DATOS Y DESIGUALDAD

Las mujeres dedican 11.4 horas a la limpieza del hogar y los hombres solo 5. 6, desigualdad que se extiende al porcentaje de personas que invierten tiempo en ello. El 94.2 por ciento de las mujeres consultadas en las encuestas citadas en el informe dijeron hacer labores de limpieza frente a 65.2 por ciento de hombres.

La falta de políticas públicas de conciliación y corresponsabilidad significan un golpe a los derechos laborales de las mujeres porque, sin importar si reciben o no un pago, dedican más horas que los hombres al empleo no remunerado, este último incluye actividades domésticas -limpieza y preparación de alimentos- y de cuidado.

Así lo aseguró la organización Grupo de Información y Reproducción Elegida (GIRE) en el informe "Horas hábiles. Corresponsabilidad en la vida laboral y personal" presentado en su sitio web el 28 de marzo de 2017.

GIRE plantea que en México sólo se considera como trabajo a las actividades remuneradas, ignorando la necesidad de contar con tiempo suficiente para la vida privada, el descanso y el esparcimiento. La conciliación, explican, implica facilitar la realización del trabajo del hogar y el remunerado.

Se refiere a la relación entre el ámbito laboral, personal y el familiar, mismos que al separarse causan explotación laboral, desigualdades y violaciones a los derechos humanos. "Se genera un malestar personal, familiar y social que repercute negativamente en los dos ámbitos que se encuentran en conflicto", menciona el informe.

Mientras que las "políticas de corresponsabilidad" buscan reasignar responsabilidades en el hogar y la familia y enfatizan que la conciliación "compete también a las y los empleadores, al Estado y a la sociedad". Como ejemplo refieren a las licencias de paternidad otorgadas en otros países con el fin de integrar a los hombres en los trabajos de crianza.

Por ello, resaltan la necesidad de crear "políticas conciliatorias o de corresponsabilidad" para implementar medidas que apoyen de manera subsidiaria y faciliten a las personas a cumplir con sus diversas responsabilidades. TIEMPOS Y TRABAJOS

La presencia de mujeres en el mercado laboral ha reforzado una doble jornada para ellas. A nivel nacional 52.8 por ciento de las mujeres trabajan y reciben un salario por ello al igual que 47.2 por ciento de hombres. Sin embargo, ellas dedican 76.1 de su tiempo semanal y los hombres emplean 23.9 por ciento. En el informe se expone que, en 2012, las mujeres dedicaron 65.2 por ciento de su tiempo al trabajo no remunerado y 33.5 por ciento al remunerado. Mientras que los hombres dedicaron 76.2 por ciento a las labores con sueldo y 21.1 por ciento a las actividades sin paga.

La diferencia entre las horas laborales está determinada por la división sexual del trabajo, la cual se basa en estereotipos de género, de acuerdo al informe que retoma cifras del diagnóstico "Mujeres y hombres en México 2014" hecho por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). DATOS Y DESIGUALDAD

Las mujeres dedican 11.4 horas a la limpieza del hogar y los hombres solo 5. 6, desigualdad que se extiende al porcentaje de personas que invierten tiempo en ello. El 94.2 por ciento de las mujeres consultadas en las encuestas citadas en el informe dijeron hacer labores de limpieza frente a 65.2 por ciento de hombres.