/ jueves 28 de enero de 2016

Festival Focus! 2016 rinde homenaje al compositor Milton Babbitt

México.- Con un programa especial que incluye el estreno de una pieza inédita, el Festival Focus! 2016, que se realiza en The Juilliard School de Nueva York, rinde homenaje al compositor estadounidense Milton Babbitt, quien murió el 29 de enero de 2011.

La edición número 32 del encuentro que se realiza del 22 al 29 de enero en The Juilliard School bajo el título de "Milton Babbitt's World: A Centennial Celebration" está dedicado por completo al destacado compositor, de quien también se conmemora el primer centenario de su nacimiento.

De acuerdo con información difundida en la página oficial de The Juilliard School, la obra “Concierti” (1977), para violín y pequeña orquesta será interpretada por primera vez la obra por New Juilliard Ensemble, bajo la dirección de Joeal Sachs, amigo y compañero del compositor.

Resalta también la interpretación en piano de Mika Sasaki de “Tres Composiciones para Piano” (1947), y la entonación de Brian Conger en el clarinete para “Mis finales son mis comienzos” (1978), entre otros.

Milton Babbitt fue un destacado compositor y teórico conocido por proponer y dirigir el serialismo, una composición musical basada en arreglos no sólo en los doce tonos de la escala cromática, pero también en duración, timbre y registro.

Nació en Filadelfia, Pennsylvania, el 10 de mayo de 1916, pero reció en Jackson, Mississippi y cursó estudios en la Universidad de Pennsylvania donde planeaba especializarse en matemáticas, sin embargo, pronto cambió de idea y viajó a la Universidad de Nueva York, donde estudio música.

Debido a su formación en el clarinete, Babbitt tenía un ávido interés en el jazz y la comedia musical. Durante su juventud escribió un musical para Broadway basado en la leyenda de Ulises, aunque en aquella época nadie se interesó por producido.

Su amor por el jazz se hizo evidente con “All Set” (1957) pieza para un pequeño ensamble de jazz que entonaba un tenor saxofón, trompeta, trombón, doble bajo, batería, vibráfono y piano.

Más que un genio compositor, pues se decía que abordaba la música como si resolviese un problema matemático, Babbitt fue un importante teórico, de acuerdo con el obituario que el periódico “The Guardian” publicó después de su muerte en 2011.

El compositor escribió una serie de artículos sobre técnicas de composición del siglo XX que tuvieron un profundo efecto en el desarrollo de la docencia musical académica, especialmente en Estados Unidos.

Su más aclamado artículo fue escrito en 1958 para la revista “High Fidelity”, en el que habló sobre los cambios sociales del siglo XX, y de cómo los músicos crecientemente se aislaban del público, remarcando la necesidad de que las universidades apoyaran su trabajo, tanto como los matemáticos son apoyados institucionalmente.

Aunque su obra gira entorno a la ejecución de instrumentos y la voz, Babbitt también cultivó su interés por la síntesis del sonido electrónico, en parte porque permitió que su compleja música fuera realizada con mayor precisión.

Colaboró en la fundación del Columbia-Princeton Electronic Music Center en Nueva York, uno de los primeros centros de estudios de síntesis musical, del que después fungió como director en 1959.

Con el sintetizador Mark II, compuso una serie de obras pioneras que incluyen “Composición para sintetizador” (1961) y “Philomel para voz y cassette” (1964), una de las más reproducidas de Babbitt.

Si bien es recordado como un compositor de extraordinario talento que escribió música de remarcable dificultad, su remembranza también lo describe como una persona con la que todos disfrutaban conversar, por su enciclopédico conocimiento de muchas otras cosas que no eran música, entre ellas la cerveza, el béisbol y la estadística del deporte.

De acuerdo con la Enciclopedia Británica, en 1982 Milton Babbitt recibió el Premio Pullitzer en composición y se jactaba de la dificultad de su música, argumentando que el entendimiento avanzado de la música era como con las matemáticas, la filosofía y la física, requiere de un extensivo contexto y esfuerzo.

Milton Babbitt, quien en 1982 recibió una mención especial de la Fundación Pulitzer por una vida dedicada a la música, murió el 29 de enero de 2011 a los 94 años de edad, en Princeton, Nueva Jersey. ||Notimex||

/afa

México.- Con un programa especial que incluye el estreno de una pieza inédita, el Festival Focus! 2016, que se realiza en The Juilliard School de Nueva York, rinde homenaje al compositor estadounidense Milton Babbitt, quien murió el 29 de enero de 2011.

La edición número 32 del encuentro que se realiza del 22 al 29 de enero en The Juilliard School bajo el título de "Milton Babbitt's World: A Centennial Celebration" está dedicado por completo al destacado compositor, de quien también se conmemora el primer centenario de su nacimiento.

De acuerdo con información difundida en la página oficial de The Juilliard School, la obra “Concierti” (1977), para violín y pequeña orquesta será interpretada por primera vez la obra por New Juilliard Ensemble, bajo la dirección de Joeal Sachs, amigo y compañero del compositor.

Resalta también la interpretación en piano de Mika Sasaki de “Tres Composiciones para Piano” (1947), y la entonación de Brian Conger en el clarinete para “Mis finales son mis comienzos” (1978), entre otros.

Milton Babbitt fue un destacado compositor y teórico conocido por proponer y dirigir el serialismo, una composición musical basada en arreglos no sólo en los doce tonos de la escala cromática, pero también en duración, timbre y registro.

Nació en Filadelfia, Pennsylvania, el 10 de mayo de 1916, pero reció en Jackson, Mississippi y cursó estudios en la Universidad de Pennsylvania donde planeaba especializarse en matemáticas, sin embargo, pronto cambió de idea y viajó a la Universidad de Nueva York, donde estudio música.

Debido a su formación en el clarinete, Babbitt tenía un ávido interés en el jazz y la comedia musical. Durante su juventud escribió un musical para Broadway basado en la leyenda de Ulises, aunque en aquella época nadie se interesó por producido.

Su amor por el jazz se hizo evidente con “All Set” (1957) pieza para un pequeño ensamble de jazz que entonaba un tenor saxofón, trompeta, trombón, doble bajo, batería, vibráfono y piano.

Más que un genio compositor, pues se decía que abordaba la música como si resolviese un problema matemático, Babbitt fue un importante teórico, de acuerdo con el obituario que el periódico “The Guardian” publicó después de su muerte en 2011.

El compositor escribió una serie de artículos sobre técnicas de composición del siglo XX que tuvieron un profundo efecto en el desarrollo de la docencia musical académica, especialmente en Estados Unidos.

Su más aclamado artículo fue escrito en 1958 para la revista “High Fidelity”, en el que habló sobre los cambios sociales del siglo XX, y de cómo los músicos crecientemente se aislaban del público, remarcando la necesidad de que las universidades apoyaran su trabajo, tanto como los matemáticos son apoyados institucionalmente.

Aunque su obra gira entorno a la ejecución de instrumentos y la voz, Babbitt también cultivó su interés por la síntesis del sonido electrónico, en parte porque permitió que su compleja música fuera realizada con mayor precisión.

Colaboró en la fundación del Columbia-Princeton Electronic Music Center en Nueva York, uno de los primeros centros de estudios de síntesis musical, del que después fungió como director en 1959.

Con el sintetizador Mark II, compuso una serie de obras pioneras que incluyen “Composición para sintetizador” (1961) y “Philomel para voz y cassette” (1964), una de las más reproducidas de Babbitt.

Si bien es recordado como un compositor de extraordinario talento que escribió música de remarcable dificultad, su remembranza también lo describe como una persona con la que todos disfrutaban conversar, por su enciclopédico conocimiento de muchas otras cosas que no eran música, entre ellas la cerveza, el béisbol y la estadística del deporte.

De acuerdo con la Enciclopedia Británica, en 1982 Milton Babbitt recibió el Premio Pullitzer en composición y se jactaba de la dificultad de su música, argumentando que el entendimiento avanzado de la música era como con las matemáticas, la filosofía y la física, requiere de un extensivo contexto y esfuerzo.

Milton Babbitt, quien en 1982 recibió una mención especial de la Fundación Pulitzer por una vida dedicada a la música, murió el 29 de enero de 2011 a los 94 años de edad, en Princeton, Nueva Jersey. ||Notimex||

/afa

Política

Fundan Frente Cívico Nacional; van contra Morena en 2024

La agrupación, formada por legisladores, académicos e integrantes de la sociedad civil, busca una candidatura común de la oposición para la elección presidencial

República

Muere delincuente y detienen a otros 4 tras enfrentamiento en Altar, Sonora

Sin embargo, durante la contienda, uno de los soldados de la Sedena perdió la vida a consecuencia de sus lesiones

Mundo

Corte de Texas valida ley antiaborto de 1925

Biden dice a gobernadores demócratas que la batalla por los derecho en EU “todavía no ha terminado”

Mundo

Rusia asegura que controla la región de Lugansk en Ucrania

El Ministerio de Defensa ruso informó este domingo que controla la región de Lugansk, tras cercar a las tropas ucranianas que defendían la ciudad de Lisichansk

Teatro

Fallece el director teatral Peter Brook a los 97 años

Peter Brook, nacido en Londres, fue de los principales actores en una revolución que buscaba una nueva conexión entre el público y la interpretación

Gossip

“Una artista nunca se va”: compañeros de Susana Dosamantes lamentan su muerte 

Actores como Jacqueline Andere resaltan su carretera artística y la manera de impulsar a sus hijos

Gossip

Ganadores de La Academia 20 Años cumplirán su sueño de grabar disco

El crítico Arturo López Gavito confirma que además del premio en efectivo, tendrán un contrato

Gossip

Jo Jo Jorge Falcón dará nuevo show en apoya a la Casa del Actor

En el marco de su gira del adiós, Jo Jo Jorge Falcón forma parte del elenco de 14 comediantes que actuarán este miércoles 6 en el Centro Cultural Teatro 1

CDMX

Micros de 30 años aún quieren dar la batalla ante su desaparición en CDMX

Algunos microbuseros rechazan cambiar de unidad porque dicen que las suyas todavía valen