/ jueves 21 de noviembre de 2019

Mole de caderas, una deliciosa tradición

También conocido como huaxmole, es un platillo muy esperado por los poblanos año con año

Si bien es cierto Puebla de Zaragoza es mundialmente famosa por su talavera, que se deja ver en cada rincón de la ciudad, al remitirnos a ella en el ámbito gastronómico nuestro cerebro manda señales de excesiva salivación al recordar sabores como el de su famoso mole, sus tan cotizados chiles en nogada, sus cemitas y sus camotes. Pero ¿habías escuchado hablar de su mole de caderas?

Se trata de un caldo de carne de chivo tradicional de este estado, preparado con chile costeño y guaje, que se sirve en octubre, noviembre y hasta mediados de diciembre, y es un platillo que, sin duda, se debe comer por lo menos una vez en la vida.

La historia de este manjar se remonta a más de 350 años atrás y su origen son las matanzas de chivos que eran para el consumo de los peones en las haciendas de los españoles, quienes trajeron a nuestro país a este animal. Prácticamente era una comida para gente pobre, ya que usaban todas las menudencias; a Puebla llegaban de la costa de Oaxaca y Guerrero los huesos pelones con los que se hacía este caldillo. Después se convirtió en una fiesta que hasta la fecha se celebra en octubre, noviembre y hasta mediados de diciembre, meses en los que los chivos están listos para ser consumidos

.

Foto: Brenda Vega / La chef Liz Galicia acompañada de Nerismael, jefe de cocina y Marilú, jefa de producción.

Se trata de todo un festín porque para ellos el chivo es un producto muy preciado que solo se come cada año ya que pasa por un proceso de crianza y preparación. A la fecha esta práctica se lleva a cabo solo en Puebla. Antes, los animales se mataban cortando la yugular, pero ahora se les da un tiro con la finalidad de que no sufran. Previo a todo esto se realiza una misa y aunque no lo creas, tratan a cada chivo con mucho respeto y cuidado y le piden permiso antes de quitarle la vida a través de alabanzas y bailes.

Para probar un exquisito y original mole de caderas, El Mural de los Poblanos se pinta solo; no dejes de probar esta delicia dónde al final chuparás hasta los huesos.

Foto: Brenda Vega / Patio central del restaurante Mural de los Poblanos.

Dónde comer: El Mural de los Poblanos
Dirección: Avenida 16 de Septiembre, Puebla de Zaragoza

Mail: aderezo@oem.com.mx

Consulta aquí nuestra versión impresa ⬇

Si bien es cierto Puebla de Zaragoza es mundialmente famosa por su talavera, que se deja ver en cada rincón de la ciudad, al remitirnos a ella en el ámbito gastronómico nuestro cerebro manda señales de excesiva salivación al recordar sabores como el de su famoso mole, sus tan cotizados chiles en nogada, sus cemitas y sus camotes. Pero ¿habías escuchado hablar de su mole de caderas?

Se trata de un caldo de carne de chivo tradicional de este estado, preparado con chile costeño y guaje, que se sirve en octubre, noviembre y hasta mediados de diciembre, y es un platillo que, sin duda, se debe comer por lo menos una vez en la vida.

La historia de este manjar se remonta a más de 350 años atrás y su origen son las matanzas de chivos que eran para el consumo de los peones en las haciendas de los españoles, quienes trajeron a nuestro país a este animal. Prácticamente era una comida para gente pobre, ya que usaban todas las menudencias; a Puebla llegaban de la costa de Oaxaca y Guerrero los huesos pelones con los que se hacía este caldillo. Después se convirtió en una fiesta que hasta la fecha se celebra en octubre, noviembre y hasta mediados de diciembre, meses en los que los chivos están listos para ser consumidos

.

Foto: Brenda Vega / La chef Liz Galicia acompañada de Nerismael, jefe de cocina y Marilú, jefa de producción.

Se trata de todo un festín porque para ellos el chivo es un producto muy preciado que solo se come cada año ya que pasa por un proceso de crianza y preparación. A la fecha esta práctica se lleva a cabo solo en Puebla. Antes, los animales se mataban cortando la yugular, pero ahora se les da un tiro con la finalidad de que no sufran. Previo a todo esto se realiza una misa y aunque no lo creas, tratan a cada chivo con mucho respeto y cuidado y le piden permiso antes de quitarle la vida a través de alabanzas y bailes.

Para probar un exquisito y original mole de caderas, El Mural de los Poblanos se pinta solo; no dejes de probar esta delicia dónde al final chuparás hasta los huesos.

Foto: Brenda Vega / Patio central del restaurante Mural de los Poblanos.

Dónde comer: El Mural de los Poblanos
Dirección: Avenida 16 de Septiembre, Puebla de Zaragoza

Mail: aderezo@oem.com.mx

Consulta aquí nuestra versión impresa ⬇

Finanzas

Hackers atacan sitio de la Condusef y amenazan a Banxico

Durante varios minutos, el portal mostró una imagen atribuida al grupo de hackers Anonymous

CDMX

Pese a nuevas restricciones, aglomeraciones continúan en el Centro Histórico

Desde temprana hora, personas acudieron a las calles de Corregidora, Isabel la Católica y Pino Suárez para surtirse

Sociedad

Reportan brote de Covid-19 en tres penales de NL

Hasta el momento, se tiene registrados 42 contagios dentro del personal administrativo

Mundo

Bolsonaro se somete a nuevo test por sospecha de coronavirus

El Presidente de Brasil informó que se hizo una una radiografía del pulmón "y está limpio"

Sociedad

Emiten declaratoria de emergencia para 157 municipios de Oaxaca

Con esta declaratoria, el gobierno de la entidad podrá acceder a los recursos del Fonden

Finanzas

Hackers atacan sitio de la Condusef, amenazan a Banxico

Durante varios minutos, el portal mostró una imagen atribuida al grupo de hackers Anonymous

Sociedad

Reportan brote de Covid-19 en tres penales de NL

Hasta el momento, se tiene registrados 42 contagios dentro del personal administrativo

Turismo

¿Hambre? Así serán los buffets del all inclusive en la nueva normalidad

Se minimizará el autoservicio y se preservará la sana distancia entre otros detalles que aquí te contamos

CDMX

Pese a nuevas restricciones, aglomeraciones continúan en el Centro Histórico

Desde temprana hora, personas acudieron a las calles de Corregidora, Isabel la Católica y Pino Suárez para surtirse