/ viernes 18 de diciembre de 2020

Hojas de papel volando | Huele a mandarinas y tejocotes

Diciembre es el último mes del año. Y ya se presagia la novedad de una nueva etapa que comenzará en enero

Es el duodécimo mes del año. Tiene 31 días y su nombre proviene de la palabra latina december, que es ‘décimo mes’; esto en el calendario romano, que comenzaba en marzo, así que ‘decem’ significa "diez". No importa ya.

Es el último mes del año. Y ya se presagia la novedad de una nueva etapa que comenzará en enero, según el calendario es la medición del tiempo y que nos marca nuestro paso por la vida. Nuevo año, nuevas expectativas; nuevos propósitos... En todo caso es la ilusión de que todo cambie y de que todos podamos recuperar el tiempo doloroso y perdido que ha sido 2020.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Cada año es como los árboles frondosos que presiden nuestro zócalo oaxaqueño; a veces frondosos, soleados, a veces movidos por los vientos que sacuden frenéticos el alma y la conciencia de cada uno de nosotros por lo que aspiramos y por lo que cargamos en el morral de la conciencia.

De pronto caen las hojas y el árbol es pura vara, pero aún sigue majestuoso. Luego, el prodigio de la vida hace que poco a poco aparezcan pequeñas hojas de color verde suave y tierno; y así a lo largo de los días la arboleda recupera el follaje y una nueva etapa en su vida. Así es el año. Así diciembre.

Mientras transcurre se juntan los recuerdos, los logros, los encuentros queridos, los abrazos que se pudieron dar cuando hubo el tiempo, luego la pena y el dolor de este año; y el recato. Todavía se debe mantener el cuidado indispensable para salir airosos la mayoría. Pero nada; diciembre es también el recuerdo de días felices.

Son los días que en México se consagran a las festividades que comienzan –en el caso oaxaqueño, desde el 8 de diciembre con la celebración de la virgen de Juquila; en el país está el día de Guadalupe el 12 de diciembre, cuando se recupera el recuerdo de una fecha que marcó la vida del país en sus luchas y en su unidad como nación y como Estado: lo guadalupano como sello de distinción.

➡️La Berlinale se rinde ante al Covid: aplazan festival y será virtual

En adelante comienzan las posadas el 16 de diciembre; que son los días en los que todo alrededor se viste de colores, de alegría y en los que predominan los olores a nuestra propia infancia, los de las mandarinas, los tejocotes, los cacahuates, las guayabas, las naranjas, los dulces que son colación y que saben a diciembre, con su cascarita de naranja como premio o su cacahuate.

Diciembre es posadas, es ponche de guayaba con manzana y canela o tejocotes, es velitas encendidas de colores, son luces de bengala que brincan de un lado a otro como cocuyos, es gorritos de colores brillantes en la cabeza, es las letanías y es el mandato de que aquí “no quiero oro, ni quiero plata, yo lo que quiero es romper la piñata”.

Y eso: como a los siete pecados capitales que le dieron origen, se rompe la piñata al coro de “¡Dale dale duro, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino...!”. Y de pronto cae como lluvia los regalos que contiene la olla cubierta de estaño, papel de china y brillo: frutas y dulces, que es la promesa de la vida nueva: frutas y dulces para la vida que sigue rampante: es el 24 de diciembre.

El 25 aparecerá lo mejor: “el recalentado”. Los romeritos, el bacalao, el pollo rostizado, los frijolitos de la olla, el pan y la sal en la mesa y un buen vaso de agua fresca...

Diciembre ha sido inspiración para muchos escritores; ya en México como fue Ignacio Manuel Altamirano, quien escribió una de sus grandes obras llamada “Navidad en las montañas”. Es una novela que el guerrerense escribió en 1871.

➡️Mexicano Carlos López Estrada presenta Summertime, la otra cara de Los Ángeles

Y trata del encuentra de un capitán del ejército republicano al término de la Guerra de Reforma en el siglo XIX con un cura español, quien explica cómo ha llevado a la práctica el sueño de un pueblo hacia la utopía pero, sobre todo, trata de la solidaridad humana. Es una obra de reconciliación la de Altamirano.

“Señor, le diré a Vd. francamente y con mi rudeza militar y republicana, yo he detestado desde mi juventud a los frailes y a los clérigos; les he hecho la guerra; la estoy haciendo todavía en favor de la Reforma, porque he creído que eran una peste; pero si todos ellos fuesen como Vd., señor, ¿quién sería el insensato que se atreviese, no digo a esgrimir su espada contra ellos, pero ni aun a dejar de adorarlos? ¡Oh, señor! yo soy lo que el clero llama un hereje, un impío, un sansculote; pero yo aquí digo a Vd., en presencia de Dios, que respeto las verdaderas virtudes cristianas.... “

Diciembre es un mes prodigio para muchos. Es el mes de la recopilación y la confianza. Octavio Paz, José Emilio Pacheco, Carlos Fuentes, Elena Garro, Gustavo Sainz, José Joaquín Blanco... tantos más que se refieren de cerca o lejos a diciembre, como punto final y punto de partida.

Fuera, está la obra del escritor británico Charles Dickens, “Cuento de Navidad”, en el que relata las tribulaciones del viejo avaro y egoísta que se llama Ebenezer Scrooge y su conversión luego de ser visitado por una serie de fantasmas en Nochebuena.

Así Scrooge caerá en cuenta que hay cosas mucho más importantes que el dinero. Muestra los valores más emblemáticos que trae la Navidad y que lo material no lo es todo, también importa la calidez de la compañía de los seres queridos.

Dostoievsky, Tolstoi, Chejov no podía dejar de escribir sobre el mes de diciembre congelante del enorme imperio ruso y su idea de la Navidad, ya emotiva como nostálgica o triste: “Ana Karenina” es víctima de sus impulsos, pierde su matrimonio y a su hijo y se entrega a la soledad de ella misma y a su trágico fin.

➡️Teatros anuncian nuevo cierre indefinido

Ernst Theodor Amadeus Hoffman escribió el cuento “El Cascanueces y el Rey de los ratones” en el que Clara, una niña descubre un cascanueces entre los regalos bajo el árbol de Navidad. Ya en sueños vive diversas situaciones que harán que la niña sea feliz. Es la capacidad de soñar, y diciembre y la Navidad son los ejes centrales de esa aspiración.

Piotr Ilich Tchaikowsky compuso uno de los ballets más famosos en la historia de la música, así llamado, El Cascanueces, hilvana las distintas historias que le dan sentido al sueño de Clara, la lucha de los ratones, la lucha entre el bien y el mal y el triunfo de la generosidad y candor por encima de envidias y rencores...

J.R.R. Tolkien. Escribió “Cartas de Papé Noel” que no es sino una muy buena recopilación de textos donde el mismísimo J.R.R Tolkien encarnaba a Santa Claus. Estas cartas las escribía a sus hijos en épocas navideñas. En ellas relata todas las peripecias del señor rojo y sus distintas proezas de repartición de regalos así como todas las problemáticas que llegaba a tener al realizar su labor en el polo norte.

Otro relato alusivo a diciembre y Navidad, es el de Hans Christian Andersen, “La reina de las nieves”. Es la historia de un Troll que decide construir un espejo en el que sólo mostrarán como criaturas horribles a las personas que se miren en él. Pero algunos acontecimientos hacen que el espejo se rompa y se convierta en miles de granos que harán que aquellas personas que los aspiren, sus ojos se transformen en pedazos de cristal maléfico, haciendo que solo vean el lado horrible de su naturaleza... Brrrr...

En música, también hay una obra emblemática para el mes de diciembre es la “Sinfonía de los Juguetes” que se ha atribuido a Franz Joseph Hyden, aunque todavía hay el debate de si fue Leopold Mozart, o el hermano el hermano de Hyden, Michael. No importa. Ahí está una de las obras más alegres y dispuestas para la festividad navideña. Juegan los instrumentos musicales. Juegan los músicos. Se entregan a la emoción de los tiempos felices y el más feliz, acaso para todos, es el de la infancia.

Grandes pintores, músicos, poetas, narradores, periodistas... han relatado a diciembre y la Navidad. La de cada uno. El sueño único y universal.

➡️La maestría de una literatura de intriga, el legado de Le Carré

Este año será particular. Distinto. Pero no tanto. Acaso el abrazo cordial multitudinario. Acaso los apapachos entre la gente amada, la familia, la ascendencia y descendencia. El brindis con los mejores amigos a los que se les desea la felicidad que uno quiere para sí. Será un diciembre silencioso. Pero será diciembre y será Navidad, a pesar de todo...

Y será el momento en el que todo comenzará a descubrirse para acercarnos y tenernos juntos, aunque estemos lejos, que la distancia es un sueño y, dijera Calderón de la Barca: ‘Los sueños, sueños son’.

¡Feliz Navidad! – y nos vemos en enero para seguir la plática semanal y para leer nuestras Hojas de papel volando-.


Es el duodécimo mes del año. Tiene 31 días y su nombre proviene de la palabra latina december, que es ‘décimo mes’; esto en el calendario romano, que comenzaba en marzo, así que ‘decem’ significa "diez". No importa ya.

Es el último mes del año. Y ya se presagia la novedad de una nueva etapa que comenzará en enero, según el calendario es la medición del tiempo y que nos marca nuestro paso por la vida. Nuevo año, nuevas expectativas; nuevos propósitos... En todo caso es la ilusión de que todo cambie y de que todos podamos recuperar el tiempo doloroso y perdido que ha sido 2020.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Cada año es como los árboles frondosos que presiden nuestro zócalo oaxaqueño; a veces frondosos, soleados, a veces movidos por los vientos que sacuden frenéticos el alma y la conciencia de cada uno de nosotros por lo que aspiramos y por lo que cargamos en el morral de la conciencia.

De pronto caen las hojas y el árbol es pura vara, pero aún sigue majestuoso. Luego, el prodigio de la vida hace que poco a poco aparezcan pequeñas hojas de color verde suave y tierno; y así a lo largo de los días la arboleda recupera el follaje y una nueva etapa en su vida. Así es el año. Así diciembre.

Mientras transcurre se juntan los recuerdos, los logros, los encuentros queridos, los abrazos que se pudieron dar cuando hubo el tiempo, luego la pena y el dolor de este año; y el recato. Todavía se debe mantener el cuidado indispensable para salir airosos la mayoría. Pero nada; diciembre es también el recuerdo de días felices.

Son los días que en México se consagran a las festividades que comienzan –en el caso oaxaqueño, desde el 8 de diciembre con la celebración de la virgen de Juquila; en el país está el día de Guadalupe el 12 de diciembre, cuando se recupera el recuerdo de una fecha que marcó la vida del país en sus luchas y en su unidad como nación y como Estado: lo guadalupano como sello de distinción.

➡️La Berlinale se rinde ante al Covid: aplazan festival y será virtual

En adelante comienzan las posadas el 16 de diciembre; que son los días en los que todo alrededor se viste de colores, de alegría y en los que predominan los olores a nuestra propia infancia, los de las mandarinas, los tejocotes, los cacahuates, las guayabas, las naranjas, los dulces que son colación y que saben a diciembre, con su cascarita de naranja como premio o su cacahuate.

Diciembre es posadas, es ponche de guayaba con manzana y canela o tejocotes, es velitas encendidas de colores, son luces de bengala que brincan de un lado a otro como cocuyos, es gorritos de colores brillantes en la cabeza, es las letanías y es el mandato de que aquí “no quiero oro, ni quiero plata, yo lo que quiero es romper la piñata”.

Y eso: como a los siete pecados capitales que le dieron origen, se rompe la piñata al coro de “¡Dale dale duro, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino...!”. Y de pronto cae como lluvia los regalos que contiene la olla cubierta de estaño, papel de china y brillo: frutas y dulces, que es la promesa de la vida nueva: frutas y dulces para la vida que sigue rampante: es el 24 de diciembre.

El 25 aparecerá lo mejor: “el recalentado”. Los romeritos, el bacalao, el pollo rostizado, los frijolitos de la olla, el pan y la sal en la mesa y un buen vaso de agua fresca...

Diciembre ha sido inspiración para muchos escritores; ya en México como fue Ignacio Manuel Altamirano, quien escribió una de sus grandes obras llamada “Navidad en las montañas”. Es una novela que el guerrerense escribió en 1871.

➡️Mexicano Carlos López Estrada presenta Summertime, la otra cara de Los Ángeles

Y trata del encuentra de un capitán del ejército republicano al término de la Guerra de Reforma en el siglo XIX con un cura español, quien explica cómo ha llevado a la práctica el sueño de un pueblo hacia la utopía pero, sobre todo, trata de la solidaridad humana. Es una obra de reconciliación la de Altamirano.

“Señor, le diré a Vd. francamente y con mi rudeza militar y republicana, yo he detestado desde mi juventud a los frailes y a los clérigos; les he hecho la guerra; la estoy haciendo todavía en favor de la Reforma, porque he creído que eran una peste; pero si todos ellos fuesen como Vd., señor, ¿quién sería el insensato que se atreviese, no digo a esgrimir su espada contra ellos, pero ni aun a dejar de adorarlos? ¡Oh, señor! yo soy lo que el clero llama un hereje, un impío, un sansculote; pero yo aquí digo a Vd., en presencia de Dios, que respeto las verdaderas virtudes cristianas.... “

Diciembre es un mes prodigio para muchos. Es el mes de la recopilación y la confianza. Octavio Paz, José Emilio Pacheco, Carlos Fuentes, Elena Garro, Gustavo Sainz, José Joaquín Blanco... tantos más que se refieren de cerca o lejos a diciembre, como punto final y punto de partida.

Fuera, está la obra del escritor británico Charles Dickens, “Cuento de Navidad”, en el que relata las tribulaciones del viejo avaro y egoísta que se llama Ebenezer Scrooge y su conversión luego de ser visitado por una serie de fantasmas en Nochebuena.

Así Scrooge caerá en cuenta que hay cosas mucho más importantes que el dinero. Muestra los valores más emblemáticos que trae la Navidad y que lo material no lo es todo, también importa la calidez de la compañía de los seres queridos.

Dostoievsky, Tolstoi, Chejov no podía dejar de escribir sobre el mes de diciembre congelante del enorme imperio ruso y su idea de la Navidad, ya emotiva como nostálgica o triste: “Ana Karenina” es víctima de sus impulsos, pierde su matrimonio y a su hijo y se entrega a la soledad de ella misma y a su trágico fin.

➡️Teatros anuncian nuevo cierre indefinido

Ernst Theodor Amadeus Hoffman escribió el cuento “El Cascanueces y el Rey de los ratones” en el que Clara, una niña descubre un cascanueces entre los regalos bajo el árbol de Navidad. Ya en sueños vive diversas situaciones que harán que la niña sea feliz. Es la capacidad de soñar, y diciembre y la Navidad son los ejes centrales de esa aspiración.

Piotr Ilich Tchaikowsky compuso uno de los ballets más famosos en la historia de la música, así llamado, El Cascanueces, hilvana las distintas historias que le dan sentido al sueño de Clara, la lucha de los ratones, la lucha entre el bien y el mal y el triunfo de la generosidad y candor por encima de envidias y rencores...

J.R.R. Tolkien. Escribió “Cartas de Papé Noel” que no es sino una muy buena recopilación de textos donde el mismísimo J.R.R Tolkien encarnaba a Santa Claus. Estas cartas las escribía a sus hijos en épocas navideñas. En ellas relata todas las peripecias del señor rojo y sus distintas proezas de repartición de regalos así como todas las problemáticas que llegaba a tener al realizar su labor en el polo norte.

Otro relato alusivo a diciembre y Navidad, es el de Hans Christian Andersen, “La reina de las nieves”. Es la historia de un Troll que decide construir un espejo en el que sólo mostrarán como criaturas horribles a las personas que se miren en él. Pero algunos acontecimientos hacen que el espejo se rompa y se convierta en miles de granos que harán que aquellas personas que los aspiren, sus ojos se transformen en pedazos de cristal maléfico, haciendo que solo vean el lado horrible de su naturaleza... Brrrr...

En música, también hay una obra emblemática para el mes de diciembre es la “Sinfonía de los Juguetes” que se ha atribuido a Franz Joseph Hyden, aunque todavía hay el debate de si fue Leopold Mozart, o el hermano el hermano de Hyden, Michael. No importa. Ahí está una de las obras más alegres y dispuestas para la festividad navideña. Juegan los instrumentos musicales. Juegan los músicos. Se entregan a la emoción de los tiempos felices y el más feliz, acaso para todos, es el de la infancia.

Grandes pintores, músicos, poetas, narradores, periodistas... han relatado a diciembre y la Navidad. La de cada uno. El sueño único y universal.

➡️La maestría de una literatura de intriga, el legado de Le Carré

Este año será particular. Distinto. Pero no tanto. Acaso el abrazo cordial multitudinario. Acaso los apapachos entre la gente amada, la familia, la ascendencia y descendencia. El brindis con los mejores amigos a los que se les desea la felicidad que uno quiere para sí. Será un diciembre silencioso. Pero será diciembre y será Navidad, a pesar de todo...

Y será el momento en el que todo comenzará a descubrirse para acercarnos y tenernos juntos, aunque estemos lejos, que la distancia es un sueño y, dijera Calderón de la Barca: ‘Los sueños, sueños son’.

¡Feliz Navidad! – y nos vemos en enero para seguir la plática semanal y para leer nuestras Hojas de papel volando-.


CDMX

Sheinbaum anuncia nuevos cambios en su gabinete

La Secretaria de Turismo y la Secretaría del Trabajo son de los principales ajustes

Sociedad

México registra en las últimas horas 4 mil 983 nuevos casos por Covid-19

Las entidades que más casos positivos acumulan a día de hoy son: CDMX, Edomex, Nuevo León, Guanajuato y Jalisco

Política

Discutirán la Corte este lunes la objeción de conciencia

La objeción de conciencia se define como la negativa de una persona de cumplir con un mandato jurídico

Sociedad

#Data | A 4 años del 19/9, hay un avance del 44% en la reconstrucción

Mientras tanto otro 15% se encuentra en proceso y el 41% restante no ha iniciado

Gossip

"Ted Lasso" y "The Crown" arrasan en los Emmy

Ambas series se llevaron la mayor cantidad de premios esta noche en sus respectivas categorías, la ceremonia retoma su formato presencial

Sociedad

Normalistas niegan responsabilidad en accidente que provocó dos muertos en Guerrero

A través de un comunicado, los normalistas negaron responsabilidades y expresan solidaridad con los familiares y amigos

Sociedad

Dejan artefacto explosivo afuera de restaurante en Guanajuato: hay dos muertos y cuatro heridos

Artefacto explosivo deja en Salamanca cuatro heridos en restaurante bar, Fiscalía del estado asigna equipo especial para dar con los responsables

Política

Lo demás se verá en su momento: Sheinbaum con la sucesión presidencial de 2024

Asegura que le ilusiona terminar sus proyectos en la Ciudad de México

Futbol

Monterrey fue inteligente y venció a Tigres en el BBVA: El clásico es Rayado

Aunque hubo polémica, los dirigidos de Javier Aguirre tuvieron mayor contundencia y se quedaron con los tres puntos ante su acérrimo rival