/ sábado 23 de octubre de 2021

La escritora María Dueñas recorre los escenarios de su novela Sira

La escritora española, que publicó a principios de año Sira, no sabe si habrá una tercera novela ambientada en Marruecos

TÁNGER. María Dueñas vuelve a Tánger, "la ciudad donde empezó todo" y seis meses después de publicar Sira, la continuación de El tiempo entre costuras, desconoce si habrá una tercera parte: "Le podemos decir adiós a Sira y no pasa nada", dice la autora más vendida en España en los últimos 10 años.

"Tiene que apetecerme mucho y encontrar algo que me seduzca", explica a los periodistas que la acompañan tras los pasos de su protagonista por las calles de Tánger, que es donde cierra su última novela, publicada 12 años después de la primera parte y que presentó en esta ciudad de Marruecos, en un acto organizado por el Instituto Cervantes y la editorial Planeta.

Son 10 millones de lectores en todo el mundo (y traducida a 35 lenguas) los que han seguido las aventuras de Sara Quiroga, esa modista protagonista de misiones clandestinas, con 11 ediciones de la segunda parte, Sira, que tuvo una tirada inicial de 500 mil ejemplares.

"Crecí oyendo hablar de este mundo", recordó ante más de un centenar de personas en el acto celebrado en el palacio de Moulay Hafid, uno de los escenarios de la serie basada en su novela y que protagonizaba Adriana Ugarte, donde conversón con Javier Rioyo, el director del Instituto Cervantes en Tánger.

La madre de María Dueñas (Puertollano, 1964), nació en Tetuán en 1940, entonces protectorado español, y en su familia siempre se recordaba esa ciudad y la metrópoli internacional que era Tánger en la época.

Cuando Dueñas, profesora universitaria, decidió ponerse a escribir lo único que tenía claro era que quería volver a esos escenarios y a esa época "tan presente en la memoria sentimental de mi familia y de otros muchos españoles que dejaron aquí un trocito de su corazón".

A María Dueñas le interesan las diferentes "capas" de la historia, pero confiesa que le fascinan más "los pequeños detalles que los grandes" y así, explica, tanto en El tiempo entre costuras como en Sira habla "del glamour y los churros".

Porque hay personajes en su novela como Eva Perón o la norteamericana Bárbara Hutton (1912-1979), considerada una de las pocas mujeres más ricas del mundo en el siglo XX, cuya residencia ha recorrido María Dueñas en Tánger.

Muchos escenarios de la novela en esta ciudad se han transformado pero otros como la residencia de esta millonaria, el palacio de Sidi Hosni, permanecen conservados y los ha visitado en este viaje la escritora, que comenzó su recorrido por el cementerio inglés de la ciudad, donde decidió continuar con las aventuras de Sira.

"La culpa de que escribiera Sira la tiene Tánger", confiesa la escritora, que siguió visitando la ciudad y siempre que la abandonaba pensaba que dejaba "muchas novelas por escribir", poniéndose el veto a sí misma "como si fuera un territorio ya quemado" tras El tiempo entre costuras.

Luego de su primera novela, su carrera literaria siguió otros derroteros y publicó Misión olvido, La templanza y Las hijas del capitán. Y con una quinta novela avanzada fue cuando se le cruzó Sira: fue en el último viaje "prepandemia" cuando decidió que iba a volver a estos escenarios y que lo haría de nuevo de la mano de Sira, porque no podía "traicionarla".

Y la sitúa en esta ocasión tras la Segunda Guerra Mundial en Palestina, donde asistirá al crecimiento desenfrenado de la tensión entre británicos, judíos y árabes y sufrirá una trágica desventura, el atentado contra el legendario hotel King David, lo que la obligará a reinventarse.

Tras Palestina, Sira pasara por Gran Bretaña, España y, finalmente por Tánger, donde acaba esta segunda novela, de 648 paginas en las que, del mundo de la moda y los patrones de El tiempo entre costuras, pasa a las ondas de la radio y el periodismo, siempre como coartada para sus operaciones y misiones clandestinas.

De esa quinta novela que María Dueñas tenía en preparación nacieron Jodidísimas, unos podcasts ya disponibles, dice la escritora, que también trabaja en unos guiones para Univision y Televisa sobre una historia de la actualidad entre España y Latinoamérica.

También su novela Las hijas del capitán está siendo adaptada a formato audiovisual, en fase de guión, y de Sira habrá también serie, a la espera de que su protagonista vuelva o no a llamar a su puerta.

TÁNGER. María Dueñas vuelve a Tánger, "la ciudad donde empezó todo" y seis meses después de publicar Sira, la continuación de El tiempo entre costuras, desconoce si habrá una tercera parte: "Le podemos decir adiós a Sira y no pasa nada", dice la autora más vendida en España en los últimos 10 años.

"Tiene que apetecerme mucho y encontrar algo que me seduzca", explica a los periodistas que la acompañan tras los pasos de su protagonista por las calles de Tánger, que es donde cierra su última novela, publicada 12 años después de la primera parte y que presentó en esta ciudad de Marruecos, en un acto organizado por el Instituto Cervantes y la editorial Planeta.

Son 10 millones de lectores en todo el mundo (y traducida a 35 lenguas) los que han seguido las aventuras de Sara Quiroga, esa modista protagonista de misiones clandestinas, con 11 ediciones de la segunda parte, Sira, que tuvo una tirada inicial de 500 mil ejemplares.

"Crecí oyendo hablar de este mundo", recordó ante más de un centenar de personas en el acto celebrado en el palacio de Moulay Hafid, uno de los escenarios de la serie basada en su novela y que protagonizaba Adriana Ugarte, donde conversón con Javier Rioyo, el director del Instituto Cervantes en Tánger.

La madre de María Dueñas (Puertollano, 1964), nació en Tetuán en 1940, entonces protectorado español, y en su familia siempre se recordaba esa ciudad y la metrópoli internacional que era Tánger en la época.

Cuando Dueñas, profesora universitaria, decidió ponerse a escribir lo único que tenía claro era que quería volver a esos escenarios y a esa época "tan presente en la memoria sentimental de mi familia y de otros muchos españoles que dejaron aquí un trocito de su corazón".

A María Dueñas le interesan las diferentes "capas" de la historia, pero confiesa que le fascinan más "los pequeños detalles que los grandes" y así, explica, tanto en El tiempo entre costuras como en Sira habla "del glamour y los churros".

Porque hay personajes en su novela como Eva Perón o la norteamericana Bárbara Hutton (1912-1979), considerada una de las pocas mujeres más ricas del mundo en el siglo XX, cuya residencia ha recorrido María Dueñas en Tánger.

Muchos escenarios de la novela en esta ciudad se han transformado pero otros como la residencia de esta millonaria, el palacio de Sidi Hosni, permanecen conservados y los ha visitado en este viaje la escritora, que comenzó su recorrido por el cementerio inglés de la ciudad, donde decidió continuar con las aventuras de Sira.

"La culpa de que escribiera Sira la tiene Tánger", confiesa la escritora, que siguió visitando la ciudad y siempre que la abandonaba pensaba que dejaba "muchas novelas por escribir", poniéndose el veto a sí misma "como si fuera un territorio ya quemado" tras El tiempo entre costuras.

Luego de su primera novela, su carrera literaria siguió otros derroteros y publicó Misión olvido, La templanza y Las hijas del capitán. Y con una quinta novela avanzada fue cuando se le cruzó Sira: fue en el último viaje "prepandemia" cuando decidió que iba a volver a estos escenarios y que lo haría de nuevo de la mano de Sira, porque no podía "traicionarla".

Y la sitúa en esta ocasión tras la Segunda Guerra Mundial en Palestina, donde asistirá al crecimiento desenfrenado de la tensión entre británicos, judíos y árabes y sufrirá una trágica desventura, el atentado contra el legendario hotel King David, lo que la obligará a reinventarse.

Tras Palestina, Sira pasara por Gran Bretaña, España y, finalmente por Tánger, donde acaba esta segunda novela, de 648 paginas en las que, del mundo de la moda y los patrones de El tiempo entre costuras, pasa a las ondas de la radio y el periodismo, siempre como coartada para sus operaciones y misiones clandestinas.

De esa quinta novela que María Dueñas tenía en preparación nacieron Jodidísimas, unos podcasts ya disponibles, dice la escritora, que también trabaja en unos guiones para Univision y Televisa sobre una historia de la actualidad entre España y Latinoamérica.

También su novela Las hijas del capitán está siendo adaptada a formato audiovisual, en fase de guión, y de Sira habrá también serie, a la espera de que su protagonista vuelva o no a llamar a su puerta.

CDMX

Nuevo impuesto de apps no se cobrará a usuarios

El gobierno local asegura que el cobro sólo aplicará hacia las apps pues la iniciativa del código fiscal se blindó para no trasladarlo a los consumidores

Mundo

Alemania impondrá la vacunación obligatoria

Berlín prohibirá entrar a eventos a no vacunados; EU endurece requisitos para ingreso de viajeros

Sociedad

Ya hay casos sospechosos de Ómicron en México; tardarán días en confirmar: Ssa

El director Ricardo Cortés Alcalá, encargado del despacho de la Dirección General de Epidemiología de la Ssa, dijo que hay posibles sospechosos pero que aún no hay nada en concreto

Mundo

Bajo Observación | Latinoamérica vivió noviembre en calma

Al momento sólo Chile y Perú muestran tendencias recientes de aumentos de casos

Gossip

Llega a su final La casa de papel

Los creadores y el elenco de la serie se despiden del proyecto que revolucionó la televisión española y marcó un parteaguas en sus vidas

Gossip

Recuerdan su pasado a través de la música

Maná presenta una nueva versión de su tema Mariposa traicionera al lado de Alejandro Fernández

Literatura

Los niños tienen su propia fiesta en la FIL

Un espacio independiente ofrece diversas actividades y más de cinco mil libros infantiles a la venta

Gossip

Pedro Coronel regresa a su casa, el Palacio de Bellas Artes

Este año se cumple el centenario del pintor y escultor, con la exposición Pedro Coronel. 100 años, una ruta infinita 

Gossip

Enrique Guzmán regresa a los escenarios

Este sábado el artista se presenta en el Salón la Maraka de la Ciudad de México, junto con Los Rebeldes del Rock