/ sábado 29 de octubre de 2016

La flor de Cempasúchil y las ofrendas

POR JUAN NIETO RIVERA

La celebración del Día de los Muertos se celebra los días 1 y 2 de noviembre; tradición que representa honrar a los difuntos; se acude a los panteones para llevar flor de cempasúchil, rosas y gardenias, se limpian las tumbas, algunos usan la loza mortuoria de mesa, ponen un lindo mantel para dar sus ofrendas a sus seres queridos que ya hicieron el “viaje sin retorno”. Hay quienes llevan mariachis o norteños, ese día no se llora y se comparte la comida como “antes”, cuando “ellos” vivían, se pasa un buen rato, recordando anécdotas y cantando canciones que les gustaban, claro, acompañados de un buen tequila o cerveza que le gustaba al difunto.

En los hogares se ponen las ofrendas con calaveritas de azúcar o chocolate, calabaza, platillos tradicionales y la foto del difunto, que solo se fue físicamente, pero que esos días vienen a visitar a sus seres queridos. Se abren las puertas de esa dimensión, con el “permiso divino”, para que convivan con sus seres queridos y prueben la esencia de los alimentos dulces y de un buen tequila, todo esto se prepara con mucho respeto y amor.

El extranjero ve con asombro cómo el mexicano se ríe de la muerte, las caricaturas de Posada son únicas en el mundo, sin olvidar que éstas nacieron en la época de Porfirio Díaz y fue precisamente Posada quien creó la famosa Catrina, caricatura que representaba la época victoriana, vestida con la elegancia de aquel tiempo; existen profundas raíces de la tradición de este festejo y nos hace recordar nuestra identidad, usos y costumbres. En el pueblo de Mixquic es muy celebrada esta tradición, que atrae turismo nacional y extranjero, el altar a la muerte tiene su significado, incluso es reconocido por la Unesco, como patrimonio cultural.

Esta tradición se remonta a la época prehispánica, pues nuestros antepasados al morir iniciaban el viaje hacia el Mictlán -el reino de los muertos-, al que los españoles lo tradujeron como el infierno. Nuestros antepasados tenían otro concepto sobre la muerte, distinta a la que trajeron los españoles; con la religión católica decían que el infierno era el castigo y el cielo era la gloria y si el moribundo dejaba todas las riquezas y propiedades “entraría” más rápido a la gloria, esta fue la condición del clero.

Si los antepasados morían en el agua, eran mandados al Tlalolcan, o sea, el paraíso de Tláloc; los que morían en combate y las mujeres que morían en el parto iban al Ameyucan, Paraíso del Sol, donde el dios Huitzilopochtli, dios de la guerra, los “recibía con honores”; el Mictlán era el lugar de los que morían en forma natural; los niños recién nacidos, si morían llegaban al Chichihuancuanco, donde se encontraba un árbol de cuyas ramas goteaba leche para que se alimentaran.

¡Qué bellas creencias tenían nuestros antepasados! ¿No lo cree usted, estimado lector? Al llegar los españoles, todas estas costumbres, ofrendas y cultos se terminaron y entonces la iglesia católica hace una celebración a los Muertos los días 1 y 2 de Noviembre, para celebrar la memoria de todos los santos y la fiesta de los fieles difuntos.

Hermosa tradición de nuestra identidad, es la tradición propia de México y está siendo olvidada, nadie sabe la real esencia y misterio que tiene, la influencia norteamericana no podrá superar el misticismo y amor que el pueblo tiene por sus parientes que ya partieron. El altar se arregla con flores de cempasúchil, veladoras, la foto del difunto, papel picado, ricos platillos y un buen tequila para agradarlo.

Así celebra nuestro pueblo a sus difuntos, esta es nuestra identidad nacional y no podrá ser superada por el siniestro Halloween, estos días son celebrados con mucho respeto, ese día convivimos con “ellos”, cantamos canciones, algunos rezan por su buen descanso en el “más allá”.

Recordamos una canción popular que dice: “Viene ‘La Muerte’ luciendo mil llamativos colores, en qué quedamos pelona, me llevas o no me llevas”. Este es el modo en que celebra el mexicano. ¡Salud! – ¡perdón!, Solo es una canción popular ¿no cree usted, estimado lector?

Celebremos con respeto esos días y meditemos que algún día vamos a estar con “ellos”, y a ¡seguir la fiesta!

Estimado lector, el espacio se nos terminó, como siempre, El Sol de México y su servidor agradecemos su preferencia, mil gracias y Dios los bendiga.

Correo: lasabiduriadelbuho12@gmail.com

POR JUAN NIETO RIVERA

La celebración del Día de los Muertos se celebra los días 1 y 2 de noviembre; tradición que representa honrar a los difuntos; se acude a los panteones para llevar flor de cempasúchil, rosas y gardenias, se limpian las tumbas, algunos usan la loza mortuoria de mesa, ponen un lindo mantel para dar sus ofrendas a sus seres queridos que ya hicieron el “viaje sin retorno”. Hay quienes llevan mariachis o norteños, ese día no se llora y se comparte la comida como “antes”, cuando “ellos” vivían, se pasa un buen rato, recordando anécdotas y cantando canciones que les gustaban, claro, acompañados de un buen tequila o cerveza que le gustaba al difunto.

En los hogares se ponen las ofrendas con calaveritas de azúcar o chocolate, calabaza, platillos tradicionales y la foto del difunto, que solo se fue físicamente, pero que esos días vienen a visitar a sus seres queridos. Se abren las puertas de esa dimensión, con el “permiso divino”, para que convivan con sus seres queridos y prueben la esencia de los alimentos dulces y de un buen tequila, todo esto se prepara con mucho respeto y amor.

El extranjero ve con asombro cómo el mexicano se ríe de la muerte, las caricaturas de Posada son únicas en el mundo, sin olvidar que éstas nacieron en la época de Porfirio Díaz y fue precisamente Posada quien creó la famosa Catrina, caricatura que representaba la época victoriana, vestida con la elegancia de aquel tiempo; existen profundas raíces de la tradición de este festejo y nos hace recordar nuestra identidad, usos y costumbres. En el pueblo de Mixquic es muy celebrada esta tradición, que atrae turismo nacional y extranjero, el altar a la muerte tiene su significado, incluso es reconocido por la Unesco, como patrimonio cultural.

Esta tradición se remonta a la época prehispánica, pues nuestros antepasados al morir iniciaban el viaje hacia el Mictlán -el reino de los muertos-, al que los españoles lo tradujeron como el infierno. Nuestros antepasados tenían otro concepto sobre la muerte, distinta a la que trajeron los españoles; con la religión católica decían que el infierno era el castigo y el cielo era la gloria y si el moribundo dejaba todas las riquezas y propiedades “entraría” más rápido a la gloria, esta fue la condición del clero.

Si los antepasados morían en el agua, eran mandados al Tlalolcan, o sea, el paraíso de Tláloc; los que morían en combate y las mujeres que morían en el parto iban al Ameyucan, Paraíso del Sol, donde el dios Huitzilopochtli, dios de la guerra, los “recibía con honores”; el Mictlán era el lugar de los que morían en forma natural; los niños recién nacidos, si morían llegaban al Chichihuancuanco, donde se encontraba un árbol de cuyas ramas goteaba leche para que se alimentaran.

¡Qué bellas creencias tenían nuestros antepasados! ¿No lo cree usted, estimado lector? Al llegar los españoles, todas estas costumbres, ofrendas y cultos se terminaron y entonces la iglesia católica hace una celebración a los Muertos los días 1 y 2 de Noviembre, para celebrar la memoria de todos los santos y la fiesta de los fieles difuntos.

Hermosa tradición de nuestra identidad, es la tradición propia de México y está siendo olvidada, nadie sabe la real esencia y misterio que tiene, la influencia norteamericana no podrá superar el misticismo y amor que el pueblo tiene por sus parientes que ya partieron. El altar se arregla con flores de cempasúchil, veladoras, la foto del difunto, papel picado, ricos platillos y un buen tequila para agradarlo.

Así celebra nuestro pueblo a sus difuntos, esta es nuestra identidad nacional y no podrá ser superada por el siniestro Halloween, estos días son celebrados con mucho respeto, ese día convivimos con “ellos”, cantamos canciones, algunos rezan por su buen descanso en el “más allá”.

Recordamos una canción popular que dice: “Viene ‘La Muerte’ luciendo mil llamativos colores, en qué quedamos pelona, me llevas o no me llevas”. Este es el modo en que celebra el mexicano. ¡Salud! – ¡perdón!, Solo es una canción popular ¿no cree usted, estimado lector?

Celebremos con respeto esos días y meditemos que algún día vamos a estar con “ellos”, y a ¡seguir la fiesta!

Estimado lector, el espacio se nos terminó, como siempre, El Sol de México y su servidor agradecemos su preferencia, mil gracias y Dios los bendiga.

Correo: lasabiduriadelbuho12@gmail.com

Sociedad

Empresa inhabilitada en México hará cárcel en Guatemala

Itecsa, subsidiaria de Grupo Tradeco, está a un paso de quedarse con la licitación que asciende a casi 88 millones de dólares

Política

Me tocó cargar con el odio de Cuitláhuac: Del Río Virgen

El funcionario del Senado afirma que su encarcelamiento fue para afectar a Ricardo Monreal y Dante Delgado

Finanzas

Profeco eleva el gasto para verificaciones a negocios

En 2021 erogó 6.7 mdp en combustibles para llevar a cabo las verificaciones a negocios

Sociedad

Identifican a 22 mexicanos entre los migrantes fallecidos dentro de un tráiler en Texas

El canciller Marcelo Ebrard informó que 22 de los migrantes que perdieron la vida asfixiados al interior de un tráiler en Texas eran de nacionalidad mexicana

Finanzas

Moody's confirma que Rusia incumplió con el pago de su deuda soberana

El lunes Bloomberg publicó que Rusia incumplió con el pago de su deuda soberana por primera vez desde la Revolución rusa

Mundo

Zelenski pide reconocer a Rusia como Estado terrorista tras ataque a centro comercial

El ataque ruso en un centro comercial en Kremenchuk es uno de los ataques terroristas más desafiantes en la historia europea, sostuvo Zelenski

Mundo

Centro comercial fue afectado por explosión de municiones occidentales destruidas: Rusia

El portavoz del ejército ruso sostuvo que el centro comercial de Kremenchuk no fue atacado con misiles por Moscú, sino que se incendió tras destruir un depósito de armas occidentales

Mundo

Mueren ocho civiles en bombardeo ruso contra Lisichansk

Serhii Haidai, responsable militar de Ucrania en la región de Lugansk, sostuvo que los ocho civiles se abastecían de agua cuando cayó sobre ellos el bombardeo