/ jueves 14 de junio de 2018

La oceanógrafa Sylvia Earle obtiene el Premio Princesa de Asturias

El jurado concedió el premio a Earle, de 82 años, por su dedicación, durante más de seis décadas

Oviedo (España), 13 jun (EFE).- La oceanógrafa estadounidense Sylvia Earle, conocida como "La dama de las profundidades", obtuvo hoy el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2018 por su trabajo durante más de seis décadas a favor de la conservación de los océanos, uno de los desafíos medioambientales de nuestro tiempo.

El jurado concedió el premio a Earle, de 82 años, "por su dedicación, durante más de seis décadas, a la exploración e investigación de los océanos, el conocimiento de los fondos marinos y la conservación integral de los mares".

El acta destaca además que su labor ha sido fundamental para la toma de conciencia de la importancia de los océanos como una riqueza común, "en grave riesgo por la acumulación de plásticos y vertidos contaminantes, que amenazan la salud humana y la biodiversidad en todo el planeta".

Earle, una de las grandes exploradoras marinas del siglo XX, fue considerada 'Heroína del planeta" por la revista Time en 1998 y 'Leyenda Viva' por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Científicos y ONG ecologistas especializadas en conservación de océanos celebraron la concesión de premio a Earle, de la que ensalzaron su labor por la defensa del medio marino y su capacidad para comunicar la ciencia.

Los expertos consultados por Efe destacaron además que la oceanógrafa estadounidense es la primera mujer reconocida internacionalmente por su trabajo en el campo de la oceanografía, no solo por su nivel científico, sino por su capacidad de comunicación.

Así lo señaló el asesor científico de la Fundación Oceanogràfic de Valencia (este de España) Juan Antonio Romero, quien ha trabajado con Earle en varias ocasiones y la acompañará en una expedición a Papua Guinea el próximo septiembre.

Desde Greenpeace definieron a la galardonada como "una mujer, una investigadora y una oceanógrafa pionera" en un campo de investigación "tan valioso como es el de la conservación de los océanos".

Este premio es un reconocimiento a todos aquellos que protegen los océanos, sobre todo ahora, en plena "crisis oceánica", cuando el 90 % de las poblaciones de peces están sobreexplotadas en el Mediterráneo y el 40 % en el Atlántico.

Mientras que para el WWF, galardonar a Earle "es reconocer la urgencia de los océanos". "Es una leyenda de la conservación de los mares, en un momento en el que los mares son vertederos de plásticos y todo el mundo se plantea el futuro de ellos", agregó la organización.

Un aplauso unánime para la labor de una pionera como es Sylvia A. Earle, nacida en 1935 en Gibbstown (Nueva Jersey), un pequeño pueblo sin acceso al mar.

Su pasión por el mar se despertó a los trece años tras el traslado de su familia a Florida e hizo su primera inmersión submarina con 17 años, un amor que se ha mantenido a lo largo de toda su carrera y que sigue intacto a sus 82 años.

Tras iniciarse en un mundo de hombres, Earle se puso en 1970 al frente del proyecto Tektite, el primer equipo de mujeres que vivió bajo el mar en las aguas de las islas Vírgenes durante dos semanas.

En 1990 fue designada científica jefe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, cargo que desempeñó dos años.

En la actualidad es exploradora residente de la National Geographic Society (NGS) y preside The Sylvia Earle Alliance (SEAlliance)/Mission Blue, que puso en marcha en 2008.

Además ha colaborado en el estudio de los daños causados por derrames de petróleo como los producidos tras la primera Guerra del Golfo en 1991 o los provocados por los buques Exxon Valdez y Mega Bord o la plataforma Deepwater Horizon.

Y ha participado en numerosas producciones televisivas, entre las que destaca el documental "Mission Blue", en el que se repasa su trayectoria, que ganó en 2015 un Premio Emmy.

El próximo mes de octubre se celebrará en Oviedo (norte de España) la gala de entrega de los premios, dotados en cada categoría con la reproducción de una escultura diseñada por Joan Miró, 50.000 euros (58.800 dólares), un diploma y una insignia acreditativa.

Earle recogerá el de Concordia, que en ediciones anteriores recayó en la Unión Europea, los héroes de Fukushima, Manos Unidas, Unicef, Aldeas Infantiles, la ciudad de Berlín, Adolfo Suárez, Hussein de Jordania o Stephen Hawking.

Oviedo (España), 13 jun (EFE).- La oceanógrafa estadounidense Sylvia Earle, conocida como "La dama de las profundidades", obtuvo hoy el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2018 por su trabajo durante más de seis décadas a favor de la conservación de los océanos, uno de los desafíos medioambientales de nuestro tiempo.

El jurado concedió el premio a Earle, de 82 años, "por su dedicación, durante más de seis décadas, a la exploración e investigación de los océanos, el conocimiento de los fondos marinos y la conservación integral de los mares".

El acta destaca además que su labor ha sido fundamental para la toma de conciencia de la importancia de los océanos como una riqueza común, "en grave riesgo por la acumulación de plásticos y vertidos contaminantes, que amenazan la salud humana y la biodiversidad en todo el planeta".

Earle, una de las grandes exploradoras marinas del siglo XX, fue considerada 'Heroína del planeta" por la revista Time en 1998 y 'Leyenda Viva' por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Científicos y ONG ecologistas especializadas en conservación de océanos celebraron la concesión de premio a Earle, de la que ensalzaron su labor por la defensa del medio marino y su capacidad para comunicar la ciencia.

Los expertos consultados por Efe destacaron además que la oceanógrafa estadounidense es la primera mujer reconocida internacionalmente por su trabajo en el campo de la oceanografía, no solo por su nivel científico, sino por su capacidad de comunicación.

Así lo señaló el asesor científico de la Fundación Oceanogràfic de Valencia (este de España) Juan Antonio Romero, quien ha trabajado con Earle en varias ocasiones y la acompañará en una expedición a Papua Guinea el próximo septiembre.

Desde Greenpeace definieron a la galardonada como "una mujer, una investigadora y una oceanógrafa pionera" en un campo de investigación "tan valioso como es el de la conservación de los océanos".

Este premio es un reconocimiento a todos aquellos que protegen los océanos, sobre todo ahora, en plena "crisis oceánica", cuando el 90 % de las poblaciones de peces están sobreexplotadas en el Mediterráneo y el 40 % en el Atlántico.

Mientras que para el WWF, galardonar a Earle "es reconocer la urgencia de los océanos". "Es una leyenda de la conservación de los mares, en un momento en el que los mares son vertederos de plásticos y todo el mundo se plantea el futuro de ellos", agregó la organización.

Un aplauso unánime para la labor de una pionera como es Sylvia A. Earle, nacida en 1935 en Gibbstown (Nueva Jersey), un pequeño pueblo sin acceso al mar.

Su pasión por el mar se despertó a los trece años tras el traslado de su familia a Florida e hizo su primera inmersión submarina con 17 años, un amor que se ha mantenido a lo largo de toda su carrera y que sigue intacto a sus 82 años.

Tras iniciarse en un mundo de hombres, Earle se puso en 1970 al frente del proyecto Tektite, el primer equipo de mujeres que vivió bajo el mar en las aguas de las islas Vírgenes durante dos semanas.

En 1990 fue designada científica jefe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, cargo que desempeñó dos años.

En la actualidad es exploradora residente de la National Geographic Society (NGS) y preside The Sylvia Earle Alliance (SEAlliance)/Mission Blue, que puso en marcha en 2008.

Además ha colaborado en el estudio de los daños causados por derrames de petróleo como los producidos tras la primera Guerra del Golfo en 1991 o los provocados por los buques Exxon Valdez y Mega Bord o la plataforma Deepwater Horizon.

Y ha participado en numerosas producciones televisivas, entre las que destaca el documental "Mission Blue", en el que se repasa su trayectoria, que ganó en 2015 un Premio Emmy.

El próximo mes de octubre se celebrará en Oviedo (norte de España) la gala de entrega de los premios, dotados en cada categoría con la reproducción de una escultura diseñada por Joan Miró, 50.000 euros (58.800 dólares), un diploma y una insignia acreditativa.

Earle recogerá el de Concordia, que en ediciones anteriores recayó en la Unión Europea, los héroes de Fukushima, Manos Unidas, Unicef, Aldeas Infantiles, la ciudad de Berlín, Adolfo Suárez, Hussein de Jordania o Stephen Hawking.

Finanzas

Ocultan nombres de cabilderos para el T-Mec contratos por el gobierno de Peña Nieto

Más de 100 llamadas, envíos de mails y reuniones reportaron los despachos contratados por México

Finanzas

La violencia no ha tocado fondo: BofA

La institución financiera advierte que desde la caída en los precios del petróleo hay un repunte en los índices de inseguridad

Sociedad

CNTE busca reinstalar a profesores cesados

Señalan que el gobierno federal debe solucionar todas las consecuencias que trajo consigo la reforma de 2013

Finanzas

La violencia no ha tocado fondo: BofA

La institución financiera advierte que desde la caída en los precios del petróleo hay un repunte en los índices de inseguridad

CDMX

Suspensión de obras cuesta 3 mil empleos en la CDMX

La Coparmex local considera que en la construcción, este problema es más crítico

Finanzas

Ocultan nombres de cabilderos para el T-Mec contratos por el gobierno de Peña Nieto

Más de 100 llamadas, envíos de mails y reuniones reportaron los despachos contratados por México

Sociedad

#Data | A pesar de la contingencia México ha reducido su contaminación

México es una historia de éxito a nivel global en cuanto a reducción de la contaminación del aire

Sociedad

CNTE busca reinstalar a profesores cesados

Señalan que el gobierno federal debe solucionar todas las consecuencias que trajo consigo la reforma de 2013

Justicia

En México no hay regulación del espionaje: especialistas

En vigilancia gubernamental, el país ocupó el primer lugar en este tipo de casos por el uso ilegal del programa Pegasus