/ viernes 12 de noviembre de 2021

Adelanto del libro "El último avatar de Quetzalcóatl"

Con autorización de Editorial Grijalbo publicamos un fragmento del libro

Frank Díaz es un investigador, sociólogo, antropólogo, historiador y lingüista que ha dedicado gran parte de su vida a conocer, comprender, interpretar y compartir las enseñanzas que ha descubierto durante décadas relacionadas al mundo mexica, azteca y a entender la manera de ver la vida y realidad de nuestros antepasados.

Estas enseñanzas se ven plasmadas en este libro, donde relata la vida y trascendencia de Ce Ácatl Topiltzin, último mesías de Quetzalcóatl previo a la conquista, y cuyo argumento e historia continúa.

➡️ Lee el fragmento de la novela "La llama inmortal" de Stephen Crane

Díaz cree que la conmemoración de los 500 años desde la caída de la Gran Tenochtitlán debe ser un repaso de lo ocurrido, para avanzar en la toltequidad contemplando el contexto actual, para así comprender y poder proyectarnos en un futuro, como él lo relata, como herederos del Anáhuac. Con autorización de Editorial Grijalbo publicamos un fragmento del libro.

6

EL ORÁCULO

Tomado de Ixtlilxochitl, Anales de Cuauhtitlán y Códice Vaticano A.

Kilastli y Papantsin sentían una honda pena, pues hacía tres años que no veían a su hija. Cierto día, Papantsin se puso en camino a Tula para saber de ella. Disfrazándose de labrador, fingió que había ido ala ciudad a vender vegetales y buscó el monasterio donde Shochitsin permanecía recluida. Dio muchas vueltas y se cansó de buscar, pues la ciudad era muy grande y él la desconocía. Finalmente, viendo un templo algo apartado, tuvo una corazonada, se acercó y le preguntó al guardia que lo custodiaba:

—¡Saludos! ¿Sabes si necesitan verduras en este templo? Están frescas y las vendo baratas. ¡Ten, pruébalas!

El guardia probó las frutas y las encontró sabrosas. Creyendo que se trataba de un hombre simple, avisó a las señoras que custodiaban el lugar. Se acercaron estas a mirar, probaron las frutas y le dijeron:

—¡Buen hombre, déjanos tu carga allá, en la cocina!

Al entrar al templo, Papantsin miró por todas partes, procurando hallar a su hija, y la vio en un jardín. Sintió una gran alegría y corrió a abrazarla, pero, al acercarse, notó que estaba embarazada. Al punto su alegría se convirtió en pena, pues creyó que la habían afrentado. Shochitsin intentó contarle lo ocurrido, pero él no quiso escucharla y se alejó de ella con tristeza.

De inmediato, fue Papantsin al palacio de Tekpan y solicitó audiencia; una vez en su presencia, le reprochó:

—¡Ah! Prometiste que la cuidarías y, ahora que la encuentro, está embarazada. ¿Cómo podré decirle esto a su madre? La pobre morirá de vergüenza.

Al escucharlo, Tekpan se indignó mucho y le aseguró:

—¡Yo no la he tocado, anciano! Si ella permitió que la deshonraran, merece la muerte. ¡Investiguemos este asunto!

Tekpan llamó a unos adivinos para esclarecer la verdad. Al llegara su presencia, los adivinos saludaron y extendieron un paño en el suelo. A continuación, lanzaron al aire sus semillas de maíz, mientras murmuraban las palabras mágicas:

Sesente, oonte, nones, pares…

Cayeron los maíces y dieron su respuesta. Los adivinos se asombraron, pues el oráculo les dijo de qué modo y con qué propósito había sido embarazada Shochitsin.

—¡Por favor! —pidieron a Tekpan—. Cuida a la mujer y a su hijo, pues no ha sido engendrado por varón, sino por la voluntad yel soplo de Nuestro Señor Serpiente Emplumada.1

A escuchar la respuesta, Tekpan sintió alivio y asombro, y agradeció a los dioses. Después, volviéndose a Papantsin, le aconsejó:

—No sientas vergüenza por lo ocurrido, pues es cosa divina, y ni tu hija, ni tú, ni yo hemos incurrido en afrenta.

A continuación, ordenó a las señoras del templo que permitieran que Papantsin, su esposa y los vecinos de Tepoztlán visitaran a Shochitsin cada vez que quisieran, siempre que no la sacaran del recinto ni dieran a conocer su estado. Luego, le regaló unas mantas y lo despidió.

Volvió Papantsin a su casa y consoló a su mujer. Y ambos se trasladaron a vivir a Tula para estar cerca de su hija.


1 Varias fuentes afirman que la concepción de Seakatl ocurrió del modo habitual, lo que indica que los anahuacas no confundían la historia con el mito. Anales de Cuauhtitlán: “Fue Mixcoatl a someter la zona de Huitznahuac y, encontrando en su camino a la joven Chimalman, se unió a ella, que quedó embarazada”. Historia de los Mexicanos: “Mixcoatl tomó como esposa a Chimalma, de la que tuvo hijos, entre los cuales había uno de nombre Quetzalcóatl”. Leyenda del Tepozteco: “El rey de los chichimecas se enamoró de Chimalma, la hija del señor de Tepoztlán. Le arrojó algunas flechas, pero ella lo ignoró. Entonces, la convirtió en cierva y la montó. Tuvieron un hijo: el Tepozteco”. Ixtlilxochitl:“Habiendo ascendido al poder Iztaccaltzin, se enamoró de Quetzalxochitzin, esposa o hija de un señor llamado Papantzin, descendiente de la casa real, con la cual tuvo a Topiltzin, quien llegó a gobernar el Estado” (Historia de la naciónchichimeca). Ixtlilxochitl: “Le pidió Mixcoatl a Papantsin si podía enviarle más azúcar con su hija. Pasados unos días, Papantsin envió a su hija a Tula con una criada. Cuando avisaron al rey, se alegró mucho y mandó que la metiesen con su regalo y distrajeran a la criada. El rey le dijo que estaba enamorado de ella y le rogó que cumpliera sus deseos, prometiéndole favores para sus padres. Vistoque no tenía más remedio, ella accedió” (Primera Relación).


7

LA PROCLAMACIÓN

Tomado de Ixtlilxochitl y Anales de Cuauhtitlán.

Tula, día 12 Caña del año 1 Caña, 19 de febrero del 947 después de Cristo.

Pero el embarazo de Shochitsin se conoció. Algunos vecinos maliciosos comentaron que, tal vez, Tekpan había forzado a la joven, o bien, ella se había entregado a él a cambio de favores para sus padres. Llegaron los rumores a oídos de Tekpan y, temiendo que se expandieran, se apresuró a anunciar su matrimonio con Shochitsin, a reconocer al niño como propio y a nombrarlo heredero del Estado de Tula. Para preparar la proclamación, llamó a dos jóvenes señores que eran sus amigos, llamados Kuawetsin, respetable servidor, y Mashtlatsin, honorable, y les dijo:

—Yo sé que el hijo de Shochitsin no es fruto del pecado, sino un regalo de los dioses a nuestro pueblo; por eso, he decidido legarle mi gobierno. Quiero que ustedes lo apadrinen y eduquen en las exigencias del Estado. Si me conceden este favor, les nombraré regentes de Tula. En caso de que yo falte, ustedes gobernarán hasta que mi hijo tenga la edad y la experiencia apropiadas; entonces, le entregarán el mando.

Esto pareció bien a los señores.

Cuando llegó el nuevo año, Tekpan invitó a todos los ministros y funcionarios de Tula, así como a los gobernadores de los Estados vecinos, a congregarse en su palacio para una gran ceremonia. Después de las ofrendas, los saludó:

—¡Hijos míos!, mi corazón desea que tengan paz. Hoy es un día feliz, pues he decidido desposar a la hermosa Shochitsin en la próxima fiesta del Sol. Y es doblemente feliz, pues decreto que ese niño sea mi hijo y heredero, ya que no pienso casarme con ninguna otra mujer.1 ¡Por favor, recíbanlo como a un hijo!

Kuawetsin y Mashtlatsin, tomando la palabra por el resto de los señores, le respondieron:

—¡Oh, amado señor! Ante ti nos postramos, pues te ha puesto Aquel por Quien Vivimos. ¡Por fin se hizo la luz y amaneció el día, pues nos has mostrado tu voluntad! Te felicitamos y te juramos reconocer al niño como único heredero de la estera y la silla, la autoridad y el gobierno de Tula. No te inquietes por él, deposítalo en nuestros brazos y nosotros le enseñaremos a llevar la carga del poder. Conesto, pagamos el servicio que nos has prestado como madre y padre.


1 El voto de no tener otra mujer es mencionado por Ixtlilxochitl. No hay que confundir a Tekpan con el Mishkoatl histórico, quien vivió dos milenios antes ,y tuvo dos esposas y seis hijos.

Frank Díaz es un investigador, sociólogo, antropólogo, historiador y lingüista que ha dedicado gran parte de su vida a conocer, comprender, interpretar y compartir las enseñanzas que ha descubierto durante décadas relacionadas al mundo mexica, azteca y a entender la manera de ver la vida y realidad de nuestros antepasados.

Estas enseñanzas se ven plasmadas en este libro, donde relata la vida y trascendencia de Ce Ácatl Topiltzin, último mesías de Quetzalcóatl previo a la conquista, y cuyo argumento e historia continúa.

➡️ Lee el fragmento de la novela "La llama inmortal" de Stephen Crane

Díaz cree que la conmemoración de los 500 años desde la caída de la Gran Tenochtitlán debe ser un repaso de lo ocurrido, para avanzar en la toltequidad contemplando el contexto actual, para así comprender y poder proyectarnos en un futuro, como él lo relata, como herederos del Anáhuac. Con autorización de Editorial Grijalbo publicamos un fragmento del libro.

6

EL ORÁCULO

Tomado de Ixtlilxochitl, Anales de Cuauhtitlán y Códice Vaticano A.

Kilastli y Papantsin sentían una honda pena, pues hacía tres años que no veían a su hija. Cierto día, Papantsin se puso en camino a Tula para saber de ella. Disfrazándose de labrador, fingió que había ido ala ciudad a vender vegetales y buscó el monasterio donde Shochitsin permanecía recluida. Dio muchas vueltas y se cansó de buscar, pues la ciudad era muy grande y él la desconocía. Finalmente, viendo un templo algo apartado, tuvo una corazonada, se acercó y le preguntó al guardia que lo custodiaba:

—¡Saludos! ¿Sabes si necesitan verduras en este templo? Están frescas y las vendo baratas. ¡Ten, pruébalas!

El guardia probó las frutas y las encontró sabrosas. Creyendo que se trataba de un hombre simple, avisó a las señoras que custodiaban el lugar. Se acercaron estas a mirar, probaron las frutas y le dijeron:

—¡Buen hombre, déjanos tu carga allá, en la cocina!

Al entrar al templo, Papantsin miró por todas partes, procurando hallar a su hija, y la vio en un jardín. Sintió una gran alegría y corrió a abrazarla, pero, al acercarse, notó que estaba embarazada. Al punto su alegría se convirtió en pena, pues creyó que la habían afrentado. Shochitsin intentó contarle lo ocurrido, pero él no quiso escucharla y se alejó de ella con tristeza.

De inmediato, fue Papantsin al palacio de Tekpan y solicitó audiencia; una vez en su presencia, le reprochó:

—¡Ah! Prometiste que la cuidarías y, ahora que la encuentro, está embarazada. ¿Cómo podré decirle esto a su madre? La pobre morirá de vergüenza.

Al escucharlo, Tekpan se indignó mucho y le aseguró:

—¡Yo no la he tocado, anciano! Si ella permitió que la deshonraran, merece la muerte. ¡Investiguemos este asunto!

Tekpan llamó a unos adivinos para esclarecer la verdad. Al llegara su presencia, los adivinos saludaron y extendieron un paño en el suelo. A continuación, lanzaron al aire sus semillas de maíz, mientras murmuraban las palabras mágicas:

Sesente, oonte, nones, pares…

Cayeron los maíces y dieron su respuesta. Los adivinos se asombraron, pues el oráculo les dijo de qué modo y con qué propósito había sido embarazada Shochitsin.

—¡Por favor! —pidieron a Tekpan—. Cuida a la mujer y a su hijo, pues no ha sido engendrado por varón, sino por la voluntad yel soplo de Nuestro Señor Serpiente Emplumada.1

A escuchar la respuesta, Tekpan sintió alivio y asombro, y agradeció a los dioses. Después, volviéndose a Papantsin, le aconsejó:

—No sientas vergüenza por lo ocurrido, pues es cosa divina, y ni tu hija, ni tú, ni yo hemos incurrido en afrenta.

A continuación, ordenó a las señoras del templo que permitieran que Papantsin, su esposa y los vecinos de Tepoztlán visitaran a Shochitsin cada vez que quisieran, siempre que no la sacaran del recinto ni dieran a conocer su estado. Luego, le regaló unas mantas y lo despidió.

Volvió Papantsin a su casa y consoló a su mujer. Y ambos se trasladaron a vivir a Tula para estar cerca de su hija.


1 Varias fuentes afirman que la concepción de Seakatl ocurrió del modo habitual, lo que indica que los anahuacas no confundían la historia con el mito. Anales de Cuauhtitlán: “Fue Mixcoatl a someter la zona de Huitznahuac y, encontrando en su camino a la joven Chimalman, se unió a ella, que quedó embarazada”. Historia de los Mexicanos: “Mixcoatl tomó como esposa a Chimalma, de la que tuvo hijos, entre los cuales había uno de nombre Quetzalcóatl”. Leyenda del Tepozteco: “El rey de los chichimecas se enamoró de Chimalma, la hija del señor de Tepoztlán. Le arrojó algunas flechas, pero ella lo ignoró. Entonces, la convirtió en cierva y la montó. Tuvieron un hijo: el Tepozteco”. Ixtlilxochitl:“Habiendo ascendido al poder Iztaccaltzin, se enamoró de Quetzalxochitzin, esposa o hija de un señor llamado Papantzin, descendiente de la casa real, con la cual tuvo a Topiltzin, quien llegó a gobernar el Estado” (Historia de la naciónchichimeca). Ixtlilxochitl: “Le pidió Mixcoatl a Papantsin si podía enviarle más azúcar con su hija. Pasados unos días, Papantsin envió a su hija a Tula con una criada. Cuando avisaron al rey, se alegró mucho y mandó que la metiesen con su regalo y distrajeran a la criada. El rey le dijo que estaba enamorado de ella y le rogó que cumpliera sus deseos, prometiéndole favores para sus padres. Vistoque no tenía más remedio, ella accedió” (Primera Relación).


7

LA PROCLAMACIÓN

Tomado de Ixtlilxochitl y Anales de Cuauhtitlán.

Tula, día 12 Caña del año 1 Caña, 19 de febrero del 947 después de Cristo.

Pero el embarazo de Shochitsin se conoció. Algunos vecinos maliciosos comentaron que, tal vez, Tekpan había forzado a la joven, o bien, ella se había entregado a él a cambio de favores para sus padres. Llegaron los rumores a oídos de Tekpan y, temiendo que se expandieran, se apresuró a anunciar su matrimonio con Shochitsin, a reconocer al niño como propio y a nombrarlo heredero del Estado de Tula. Para preparar la proclamación, llamó a dos jóvenes señores que eran sus amigos, llamados Kuawetsin, respetable servidor, y Mashtlatsin, honorable, y les dijo:

—Yo sé que el hijo de Shochitsin no es fruto del pecado, sino un regalo de los dioses a nuestro pueblo; por eso, he decidido legarle mi gobierno. Quiero que ustedes lo apadrinen y eduquen en las exigencias del Estado. Si me conceden este favor, les nombraré regentes de Tula. En caso de que yo falte, ustedes gobernarán hasta que mi hijo tenga la edad y la experiencia apropiadas; entonces, le entregarán el mando.

Esto pareció bien a los señores.

Cuando llegó el nuevo año, Tekpan invitó a todos los ministros y funcionarios de Tula, así como a los gobernadores de los Estados vecinos, a congregarse en su palacio para una gran ceremonia. Después de las ofrendas, los saludó:

—¡Hijos míos!, mi corazón desea que tengan paz. Hoy es un día feliz, pues he decidido desposar a la hermosa Shochitsin en la próxima fiesta del Sol. Y es doblemente feliz, pues decreto que ese niño sea mi hijo y heredero, ya que no pienso casarme con ninguna otra mujer.1 ¡Por favor, recíbanlo como a un hijo!

Kuawetsin y Mashtlatsin, tomando la palabra por el resto de los señores, le respondieron:

—¡Oh, amado señor! Ante ti nos postramos, pues te ha puesto Aquel por Quien Vivimos. ¡Por fin se hizo la luz y amaneció el día, pues nos has mostrado tu voluntad! Te felicitamos y te juramos reconocer al niño como único heredero de la estera y la silla, la autoridad y el gobierno de Tula. No te inquietes por él, deposítalo en nuestros brazos y nosotros le enseñaremos a llevar la carga del poder. Conesto, pagamos el servicio que nos has prestado como madre y padre.


1 El voto de no tener otra mujer es mencionado por Ixtlilxochitl. No hay que confundir a Tekpan con el Mishkoatl histórico, quien vivió dos milenios antes ,y tuvo dos esposas y seis hijos.

Mundo

Biden suaviza política hacia Cuba; aumenta vuelos y elimina límite a remesas

EU planea tomar una serie de medidas para revisar su política sobre Cuba, incluida el alivio sobre algunas restricciones de la era del presidente Donald Trump

Sociedad

Corte ordena reservar contratos de la compra de vacunas Covid

La Suprema Corte de Justicia de la Nación dijo que reservar la información es por seguridad nacional

Sociedad

Estados de México donde se han registrado casos de hepatitis infantil

La enfermedad provoca que el organismo ataque por equivocación células sanas en el hígado, y puede ser considerada como leve o grave si no es tratada de manera correcta

Sociedad

Incrementan 19 por ciento casos de Covid-19 tras festejos del Día de la Madre

La Secretaría de Salud informó que en la última semana los casos confirmados en todo el país fue de 6 mil 351 casos, en tanto, se sumaron 148 personas que fallecieron

Política

Estados Unidos confía en que México acuda a Cumbre de las Américas

Para el embajador Ken Salaza existen prioridades de que deben tratarse como la migración

Sociedad

Corte ordena reservar contratos de la compra de vacunas Covid

La Suprema Corte de Justicia de la Nación dijo que reservar la información es por seguridad nacional

Sociedad

México rebasa las 100 mil personas desaparecidas y no localizadas

El Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas indicó que del total de desaparecidos 75% son hombres y el restante 25% son mujeres

Mundo

Presentan borrador de la nueva Constitución de Chile

A partir del martes 17 de mayo, comenzarán a trabajar los 40 miembros de la Comisión de Armonización, y se prevé que esté lista para julio

Sociedad

Roban 4.6 millones de pesos a camionetas de Cometra en centro de Cancún

El asalto se realizo frente a un Chedraui Selecto, cuando los empleados de la empresa de traslado de valores se disponían a rellenar unos cajeros automáticos