/ jueves 16 de abril de 2020

Adiós a Rubem Fonseca, el genio de la novela negra

Rubem Fonseca falleció ayer a los 94 años, prolífico autor, llegó al gran público a través del personaje Mandrake que inspiró una serie de televisión

João también vio ese destello, feliz, antes de que la bomba explotara y lo matara". Lacónica, la penúltima frase del Cuento de amor de Rubem Fonseca, resuelve el dilema de un padre que odia a su hijo inválido. Así era su prosa: breve y cruel.

Sus editores en México lamentaron su muerte, ocurrida ayer en su residencia en Río de Janeiro, a menos de un mes de cumplir 95 años. Larga y prolífica fue su vida.

"Rubem Fonseca fue un milagro literario y un escritor que murió, literalmente, escribiendo", dijo en Twitter el director editorial de Cal y Arena, Rafael Pérez Gay, mientras Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica, recordó que el autor de Paseo nocturno fue "gran compañero, gran amigo, gran novelista; sus libros fueron prohibidos en Brasil, aquí los salvamos".

De acuerdo con familiares, el también autor de la novela El gran hombre sufrió un infarto durante una comida en su casa y llegó a ser trasladado a un hospital del barrio de Botafogo, en la zona sur de Río de Janeiro, pero llegó sin vida al local. Repentina como su prosa, fue su muerte.

Para el escritor mexicano Antonio Ortuño, Fonseca fue "el narrador que mejor leyó y escribió la América Latina real, la desigual, hiperviolenta, irónica, vital y caudalosa América Latina. Su prosa sigue siendo la más viva de nuestros países", escribió en Twitter.

Fonseca decía que "escribir es comenzar", así que fue un hombre que inició siempre, reconocido como uno de los autores latinoamericanos más influyentes del siglo XX.

Originario de la ciudad de Juiz de Fora, cumpliría 95 años el próximo 11 de mayo, su lenguaje directo y frecuentemente obsceno, cargado de erotismo, renovó la literatura brasileña, marcando a generaciones de escritores en toda América Latina.

Entre su extensa obra figuran libros como los cuentos de Lucia McCartney (1967) y Feliz año nuevo (1975, un relato minucioso del gran golpe de unos delincuentes, que fue prohibido por la dictadura en su país), además de las novelas El caso Morel (1973), Agosto (1990) y El gran arte (1983), de la cual Mario Vargas Llosa escribió: "Este es su gran arte: contarnos una historia absolutamente increíble y extravagante con una astucia maquiavélica tan eficaz que no sólo terminamos por creer en aquello que narra, sino que lo encontramos más que plausible".

Llegó al gran público con Mandrake, el abogado criminalista personaje central de los libros El Gran Arte y La biblia y la bengala, que inspiró la serie Mandrake de HBO protagonizada por el actor brasileño Marcos Palmeira.

Rubem Fonseca reconocía el uso de un lenguaje "obsceno" en su obra, prohibida hace unos meses como material de lectura escolar en una provincia brasileña.

Cuando recibió el Premio Machado de Assis (que lleva el nombre de uno de los pilares de la literatura brasileña, Joaquim Machado de Assis), manifestó en su discurso de aceptación: "Yo escribí 30 libros.

Todos llenos de palabras obscenas. Nosotros los escritores no podemos discriminar las palabras". A ese aprecio por el lenguaje se debe quizá, la contundencia de su obra.

João también vio ese destello, feliz, antes de que la bomba explotara y lo matara". Lacónica, la penúltima frase del Cuento de amor de Rubem Fonseca, resuelve el dilema de un padre que odia a su hijo inválido. Así era su prosa: breve y cruel.

Sus editores en México lamentaron su muerte, ocurrida ayer en su residencia en Río de Janeiro, a menos de un mes de cumplir 95 años. Larga y prolífica fue su vida.

"Rubem Fonseca fue un milagro literario y un escritor que murió, literalmente, escribiendo", dijo en Twitter el director editorial de Cal y Arena, Rafael Pérez Gay, mientras Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica, recordó que el autor de Paseo nocturno fue "gran compañero, gran amigo, gran novelista; sus libros fueron prohibidos en Brasil, aquí los salvamos".

De acuerdo con familiares, el también autor de la novela El gran hombre sufrió un infarto durante una comida en su casa y llegó a ser trasladado a un hospital del barrio de Botafogo, en la zona sur de Río de Janeiro, pero llegó sin vida al local. Repentina como su prosa, fue su muerte.

Para el escritor mexicano Antonio Ortuño, Fonseca fue "el narrador que mejor leyó y escribió la América Latina real, la desigual, hiperviolenta, irónica, vital y caudalosa América Latina. Su prosa sigue siendo la más viva de nuestros países", escribió en Twitter.

Fonseca decía que "escribir es comenzar", así que fue un hombre que inició siempre, reconocido como uno de los autores latinoamericanos más influyentes del siglo XX.

Originario de la ciudad de Juiz de Fora, cumpliría 95 años el próximo 11 de mayo, su lenguaje directo y frecuentemente obsceno, cargado de erotismo, renovó la literatura brasileña, marcando a generaciones de escritores en toda América Latina.

Entre su extensa obra figuran libros como los cuentos de Lucia McCartney (1967) y Feliz año nuevo (1975, un relato minucioso del gran golpe de unos delincuentes, que fue prohibido por la dictadura en su país), además de las novelas El caso Morel (1973), Agosto (1990) y El gran arte (1983), de la cual Mario Vargas Llosa escribió: "Este es su gran arte: contarnos una historia absolutamente increíble y extravagante con una astucia maquiavélica tan eficaz que no sólo terminamos por creer en aquello que narra, sino que lo encontramos más que plausible".

Llegó al gran público con Mandrake, el abogado criminalista personaje central de los libros El Gran Arte y La biblia y la bengala, que inspiró la serie Mandrake de HBO protagonizada por el actor brasileño Marcos Palmeira.

Rubem Fonseca reconocía el uso de un lenguaje "obsceno" en su obra, prohibida hace unos meses como material de lectura escolar en una provincia brasileña.

Cuando recibió el Premio Machado de Assis (que lleva el nombre de uno de los pilares de la literatura brasileña, Joaquim Machado de Assis), manifestó en su discurso de aceptación: "Yo escribí 30 libros.

Todos llenos de palabras obscenas. Nosotros los escritores no podemos discriminar las palabras". A ese aprecio por el lenguaje se debe quizá, la contundencia de su obra.

CDMX

CDMX, a medio punto del semáforo amarillo: Sheinbaum

La capital del país sigue "apoco menos de un punto del semáforo amarillo", aseguró Claudia Sheinbaum

Mundo

Raúl Castro ratifica su retiro como jefe del Partido Comunista de Cuba

Castro, de 89 años, dijo que tiene la satisfacción de retirarse y entregar el cargo a un grupo de dirigentes "llenos de pasión y espíritu antimperialista"

Mundo

Rusia prohíbe entrada a director del FBI y directora de inteligencia de EU

Rusia responde a EU con expulsión de 10 diplomáticos, sanciones y lista negra tras la decisión similar adoptada por la administración de Biden

Virales

Fotógrafo mexicano es premiado en el World Press Photo 2021

Iván Macías obtuvo el segundo lugar en la categoría “Retrato Individual”. Captada el 19 de mayo de 2020, en pleno inició de la pandemia

Celebridades

Muere actriz Helen McCrory, de Harry Potter

También particpó en la cinta Skyfall y en la serie Peaky Blinders, de la BBC

Aderezo

Los robots se meten hasta la cocina

El confinamiento ha sigo una oportunidad para que los aficionados a la cocina saquen a relucir sus dotes de chef, aunque claro, para ello muchos han contado con un instrumento que les facilita todo

Aderezo

El placer de la gastronomía no está en el delivery

Para algunos restauranteros en la entrega a domicilio no encuentras la experiencia de vivir de cerca el sabor, el aroma y la calidad de los productos, además de que en términos monetarios no les resulta redituable

Salud

Mi mamá y el sexo | Frida Sofía y el abuso sexual infantil

La historia de Frida Sofía es la de muchas niñas y niños en América Latina

Aderezo

Paulina Abascal: nuevos deseos que se hacen realidad

Para la chef especialista en repostería, la pandemia también representó un gran desafío