/ domingo 10 de febrero de 2019

Hojas de papel volando | Los Españoles del éxodo y del llanto: 1939

Ya se cumplen ochenta años de otra migración. Una que tocó tierras mexicanas por mar, desde Europa. Una precedida por una guerra entre gente del mismo país, de la misma raza, las mismas creencias pero distintas formas de entenderse

“Se derraman más lágrimas por las plegarias atendidas

que por aquellas que permanecen desatendidas”.

Teresa de Ávila


Las guerras son las que todo lo destruyen; arrasan vidas; recuerdos y futuros; causan dolores, quebrantos y muchas lágrimas... “Más lágrimas se han derramado por las plegarias atendidas, que por las no atendidas” escribió Teresa de Avila…


… Y sobre todo impulsan peregrinos en tierra ajena… La migración, otro pesar inexplicable que parece no terminar hoy mismo y que no terminará mientras exista el hombre sobre la tierra… Esto ya lo sabemos porque los mexicanos hemos sufrido guerras muchas y hemos sido peregrinos… Aunque tantas huellas se borraron con el tiempo, otras se han quedado atrás, petrificadas…


Ya se cumplen ochenta años de otra migración. Una que tocó tierras mexicanas por mar, desde Europa. Una precedida por una guerra entre gente del mismo país, de la misma raza, las mismas creencias pero distintas formas de entenderse como Nación y Estado.

En julio de 1936 comenzó la Guerra Civil Española. La confrontación entre los fieles a la II República y quienes la repudiaban y se entendían en monarquía. Una guerra terrible que mostró lo peor del ser humano y lo mejor y la grandeza de los ideales de muchos. Aquello duró poco menos de tres años ysus resultados se prolongaron hasta 1975 a la muerte del triunfador de aquella confronta y que derivó en una dictadura: Francisco Franco.


A lo largo de la discrepancia muchos españoles emigraron sobre todo a Francia, pero no fue sino unos meses antes de que concluyera la Guerra cuando la explosión migrante huyó de lo que podría ser un infierno por el solo hecho de pertenecer al bando perdedor. El éxodo estalló a finales de enero y principios de febrero de 1939 y llevó al Departamento francés de PirineosOrientales a algo así como 465 mil españoles de procedencia geográfica diversa, aunque predominaron en ese momento catalanes y aragoneses.


Francia recibió a la multitud de migrantes españoles aunque para el país era un problema de asistencia y con problemas de la derecha francesa: “Étres repoussants, malpropres, fuyards, déserteurs et desindésirables” (Repulsivos, inmundos, fugitivos, desertores e indeseables).

Apenas llegaron los migrantes, el gobierno francés ordenó las separaciones familiares. Mujeres y niños eran enviados al interior del país y los alojaban en refugios improvisados. Otros fueron enviados a los campos de arena. Un poco lo hacían con la intención de que los españoles y españolas regresaran a su país, lo que ocurrió en muchos casos de forma voluntaria, en otros casos mujeres, ancianos y niños eran puestos en trenes y conducidos a la frontera con España y ahí entregados a las autoridades de este país…


La cantaleta francesa era que a los que quisieran regresar a España seles apoyaría para hacerlo, o bien serían enviados a campos de concentración.Fue entonces cuando el gobierno francés quiso aprovechar la disposición de terceros países para recibir migrantes de España, como fue el caso de México, RepúblicaDominicana o Chile, aunque este último país se reservaba el derecho de hacer una selección de ellos… Para los españoles refugiados quedarse en Francia podría ser un suplicio.


El general Lázaro Cárdenas, presidente de México por entonces(1934-1940) ordenó abrir embajadas y consulados en Europa para brindar apoyo a refugiados españoles, así que para Francia era una solución y para México una posibilidad de recibir a una cauda importante de españoles de distintas formaciones, capacidades y disposiciones.


La repatriación estaba dispuesta y se alistaron los “buques de la esperanza” para llevar a la mayor parte de los refugiados: Flandre transportaría a 312, Sinaia a 1,600, Ipanema a 900, Mexique a 2,067 de los 182 mil refugiados que habían quedado en Francia, el resto regresó antes a España.


El 13 de junio de 1939 llegó a Veracruz el barco Sinaia, con 1,600 españoles; era el primer buque del exilio que llegaba a México en ese éxodo: El representante del presidente Cárdenas,Ignacio García Téllez les dio la bienvenida ahí y les dijo:


El gobierno y el pueblo de México os reciben como a exponentes de la causa imperecedera de las libertades del hombre. Vuestras madres, esposas e hijos encontrarán en nuestro suelo un regazo cariñoso y hospitalario”.

Previo a esta llegada masiva, el 7 de junio de 1937 habían llegado aMéxico 442 niños de la guerra española. Inmediato fueron trasladados a Morelia,Michoacán, en donde se fundó la EscuelaEspaña-México, y en donde tuvieron albergue y educación. Luego, en 1938 a instancias de don Daniel Cosío Villegas, don Alfonso Reyes y don Silvio Zavala se atrajo a un grupo importante de intelectuales, educadores y artistas españoles.Se creó por entonces La Casa de España enMéxico, que más tarde sería ElColegio de México


Llegaron aproximadamente 25 mil con apoyo de SERE (Servicios deEmigración de los Republicanos Españoles) y de la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE). Fueron recibidos con brazos abiertos y mucha disposición de la población nacional que les dio afecto y solidaridad y que siempre, desde entonces, los ha considerado en casa, porque ya es su casa. Muchos murieron aquí y sus hijos y nietos permanecen en la tierra que ahora es su tierra sin olvidar su propio origen.


Llegó a México un grupo importante de intelectuales que lo mismo nutrieron al país con su conocimiento y cultura como recibieron de éste la reciprocidad de una cultura milenaria existente, de un mundo en sí mismo culto e intelectual en donde ya florecía la gran literatura, la filología, la poesía, el periodismo, la plástica, la música: es decir, otro nuevo encuentro de dos mundos que se retro alimentaron y fortalecieron la vida cultural de México y década uno de ellos.


En aquella circunstancia, antes o después, llegaron Luis Buñuel, Rodolfo Halfter, Remedios Varo, Max Aub, Emilio Prados, Pedro Garfias, Luis Recaséns Siches, Eugenio Imaz, Alardo Prats, Agustí Bartra, Juan Rejano, León Felipe, Otto Mayer Sierra, Bernardo Giner de los Ríos, José Gaos, José Bergamín, Enrique Díez Canedo, Ramón Xirau, Agustín Millares Carlo y tantos más; doctores como Pedro Bosch Gimpera, ManuelMárquez, entomólogos como Ignacio y Cándido Bolivar…


Pero, sobre todo, según Clara Lida, estudiosa de la Migración Española en México: “Más del 98 por ciento de los que llegaron sabían leer y escribir; más del 5 por ciento estaba vinculado con la enseñanza; un 8 por ciento eran estudiantes; 7 por ciento profesionales. Llegó mucha gente vinculada con elámbito productivo: comercio, industria, manufactura, electricidad, comunicaciones, transportes; así como oficios varios.


“… Conformaban los cuadros: obreros, técnicos, profesionales, científicos y artísticos mejor capacitados de España. En este sentido, el exilio español que se insertó en México lo hizo en condicionas laborales favorables, y colaboró en el proceso de desarrollo modernizador del país, especialmente en los sectores mecánico, energético, manufacturero, industrial, científico y académico.”


Para todos ellos el exilio de hace ochenta años fue una salvación de su propia vida y un mundo nuevo de oportunidades en México. Hombres y mujeres, niños y niñas, viejos llegaron a este país y aunque su aspiración era la del regreso pronto, poco a poco se insertaron en la vida mexicana como parte de ella en tanto que para la dictadura franquista todos ellos quedaron olvidados.Muchos llegaron después, atraídos por México, su cordialidad y las oportunidades; la mayoría se quedaron a vivir aquí, hicieron familia y están entre nosotros, para siempre…


Eulalio Ferrer lo dijo así: “México, en definitiva, nos enseñaría que no habíamos perdido una patria, sino recuperado otra, la de la hermandad histórica. Desde el cruce simbólico de la X mexicana aprenderíamos su hermosa lección de paciencia y convivencia. La nostalgia convertida en un vuelo de ida y vuelta. Así hemos caminado a lo largo de estos años de exilio. Cicatrizadas las heridas, acrecentadas las esperanzas; la paz como signo, la gratitud como compromiso…

jhsantiago@prodigy.net.mx



“Se derraman más lágrimas por las plegarias atendidas

que por aquellas que permanecen desatendidas”.

Teresa de Ávila


Las guerras son las que todo lo destruyen; arrasan vidas; recuerdos y futuros; causan dolores, quebrantos y muchas lágrimas... “Más lágrimas se han derramado por las plegarias atendidas, que por las no atendidas” escribió Teresa de Avila…


… Y sobre todo impulsan peregrinos en tierra ajena… La migración, otro pesar inexplicable que parece no terminar hoy mismo y que no terminará mientras exista el hombre sobre la tierra… Esto ya lo sabemos porque los mexicanos hemos sufrido guerras muchas y hemos sido peregrinos… Aunque tantas huellas se borraron con el tiempo, otras se han quedado atrás, petrificadas…


Ya se cumplen ochenta años de otra migración. Una que tocó tierras mexicanas por mar, desde Europa. Una precedida por una guerra entre gente del mismo país, de la misma raza, las mismas creencias pero distintas formas de entenderse como Nación y Estado.

En julio de 1936 comenzó la Guerra Civil Española. La confrontación entre los fieles a la II República y quienes la repudiaban y se entendían en monarquía. Una guerra terrible que mostró lo peor del ser humano y lo mejor y la grandeza de los ideales de muchos. Aquello duró poco menos de tres años ysus resultados se prolongaron hasta 1975 a la muerte del triunfador de aquella confronta y que derivó en una dictadura: Francisco Franco.


A lo largo de la discrepancia muchos españoles emigraron sobre todo a Francia, pero no fue sino unos meses antes de que concluyera la Guerra cuando la explosión migrante huyó de lo que podría ser un infierno por el solo hecho de pertenecer al bando perdedor. El éxodo estalló a finales de enero y principios de febrero de 1939 y llevó al Departamento francés de PirineosOrientales a algo así como 465 mil españoles de procedencia geográfica diversa, aunque predominaron en ese momento catalanes y aragoneses.


Francia recibió a la multitud de migrantes españoles aunque para el país era un problema de asistencia y con problemas de la derecha francesa: “Étres repoussants, malpropres, fuyards, déserteurs et desindésirables” (Repulsivos, inmundos, fugitivos, desertores e indeseables).

Apenas llegaron los migrantes, el gobierno francés ordenó las separaciones familiares. Mujeres y niños eran enviados al interior del país y los alojaban en refugios improvisados. Otros fueron enviados a los campos de arena. Un poco lo hacían con la intención de que los españoles y españolas regresaran a su país, lo que ocurrió en muchos casos de forma voluntaria, en otros casos mujeres, ancianos y niños eran puestos en trenes y conducidos a la frontera con España y ahí entregados a las autoridades de este país…


La cantaleta francesa era que a los que quisieran regresar a España seles apoyaría para hacerlo, o bien serían enviados a campos de concentración.Fue entonces cuando el gobierno francés quiso aprovechar la disposición de terceros países para recibir migrantes de España, como fue el caso de México, RepúblicaDominicana o Chile, aunque este último país se reservaba el derecho de hacer una selección de ellos… Para los españoles refugiados quedarse en Francia podría ser un suplicio.


El general Lázaro Cárdenas, presidente de México por entonces(1934-1940) ordenó abrir embajadas y consulados en Europa para brindar apoyo a refugiados españoles, así que para Francia era una solución y para México una posibilidad de recibir a una cauda importante de españoles de distintas formaciones, capacidades y disposiciones.


La repatriación estaba dispuesta y se alistaron los “buques de la esperanza” para llevar a la mayor parte de los refugiados: Flandre transportaría a 312, Sinaia a 1,600, Ipanema a 900, Mexique a 2,067 de los 182 mil refugiados que habían quedado en Francia, el resto regresó antes a España.


El 13 de junio de 1939 llegó a Veracruz el barco Sinaia, con 1,600 españoles; era el primer buque del exilio que llegaba a México en ese éxodo: El representante del presidente Cárdenas,Ignacio García Téllez les dio la bienvenida ahí y les dijo:


El gobierno y el pueblo de México os reciben como a exponentes de la causa imperecedera de las libertades del hombre. Vuestras madres, esposas e hijos encontrarán en nuestro suelo un regazo cariñoso y hospitalario”.

Previo a esta llegada masiva, el 7 de junio de 1937 habían llegado aMéxico 442 niños de la guerra española. Inmediato fueron trasladados a Morelia,Michoacán, en donde se fundó la EscuelaEspaña-México, y en donde tuvieron albergue y educación. Luego, en 1938 a instancias de don Daniel Cosío Villegas, don Alfonso Reyes y don Silvio Zavala se atrajo a un grupo importante de intelectuales, educadores y artistas españoles.Se creó por entonces La Casa de España enMéxico, que más tarde sería ElColegio de México


Llegaron aproximadamente 25 mil con apoyo de SERE (Servicios deEmigración de los Republicanos Españoles) y de la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE). Fueron recibidos con brazos abiertos y mucha disposición de la población nacional que les dio afecto y solidaridad y que siempre, desde entonces, los ha considerado en casa, porque ya es su casa. Muchos murieron aquí y sus hijos y nietos permanecen en la tierra que ahora es su tierra sin olvidar su propio origen.


Llegó a México un grupo importante de intelectuales que lo mismo nutrieron al país con su conocimiento y cultura como recibieron de éste la reciprocidad de una cultura milenaria existente, de un mundo en sí mismo culto e intelectual en donde ya florecía la gran literatura, la filología, la poesía, el periodismo, la plástica, la música: es decir, otro nuevo encuentro de dos mundos que se retro alimentaron y fortalecieron la vida cultural de México y década uno de ellos.


En aquella circunstancia, antes o después, llegaron Luis Buñuel, Rodolfo Halfter, Remedios Varo, Max Aub, Emilio Prados, Pedro Garfias, Luis Recaséns Siches, Eugenio Imaz, Alardo Prats, Agustí Bartra, Juan Rejano, León Felipe, Otto Mayer Sierra, Bernardo Giner de los Ríos, José Gaos, José Bergamín, Enrique Díez Canedo, Ramón Xirau, Agustín Millares Carlo y tantos más; doctores como Pedro Bosch Gimpera, ManuelMárquez, entomólogos como Ignacio y Cándido Bolivar…


Pero, sobre todo, según Clara Lida, estudiosa de la Migración Española en México: “Más del 98 por ciento de los que llegaron sabían leer y escribir; más del 5 por ciento estaba vinculado con la enseñanza; un 8 por ciento eran estudiantes; 7 por ciento profesionales. Llegó mucha gente vinculada con elámbito productivo: comercio, industria, manufactura, electricidad, comunicaciones, transportes; así como oficios varios.


“… Conformaban los cuadros: obreros, técnicos, profesionales, científicos y artísticos mejor capacitados de España. En este sentido, el exilio español que se insertó en México lo hizo en condicionas laborales favorables, y colaboró en el proceso de desarrollo modernizador del país, especialmente en los sectores mecánico, energético, manufacturero, industrial, científico y académico.”


Para todos ellos el exilio de hace ochenta años fue una salvación de su propia vida y un mundo nuevo de oportunidades en México. Hombres y mujeres, niños y niñas, viejos llegaron a este país y aunque su aspiración era la del regreso pronto, poco a poco se insertaron en la vida mexicana como parte de ella en tanto que para la dictadura franquista todos ellos quedaron olvidados.Muchos llegaron después, atraídos por México, su cordialidad y las oportunidades; la mayoría se quedaron a vivir aquí, hicieron familia y están entre nosotros, para siempre…


Eulalio Ferrer lo dijo así: “México, en definitiva, nos enseñaría que no habíamos perdido una patria, sino recuperado otra, la de la hermandad histórica. Desde el cruce simbólico de la X mexicana aprenderíamos su hermosa lección de paciencia y convivencia. La nostalgia convertida en un vuelo de ida y vuelta. Así hemos caminado a lo largo de estos años de exilio. Cicatrizadas las heridas, acrecentadas las esperanzas; la paz como signo, la gratitud como compromiso…

jhsantiago@prodigy.net.mx



CDMX

Acusan ecocidio por nueva estación Felix Cuevas del Metrobús

Sedema afirma que sí repondrán los árboles, pero Obras informa que no se llevará a cabo el proyecto

Sociedad

Detienen 7 mil vacunas triple viral en Tlaxcala

La determinación se da luego de que la SSa federal informara que las dosis no son 100 por ciento efectivas contra la rubéola

CDMX

Oposición a obras sigue presente con Sheinbaum

Aunque la administración confió en que no existiría, al menos tres proyectos de movilidad fueron blanco de ella

Turismo

Tres artículos que motivan al explorador

Aquí te damos algunos tips para viajar

Turismo

Compañeros de viaje: Libros que llevan a la reflexión

Te compartimos tres publicaciones que pueden ser un buen acompañante en tus próximas vacaciones

Turismo

Experiencias en cajita o la tendencia de regalar viajes

Conoce la tendencia de regalar viajes y los beneficios que un obsequio así aporta a quien los recibe

Política

Intenta AMLO disuadir a fiscal estadounidense

El Presidente, que rechazó la posible ofensiva militar en suelo mexicano, calificó de buena la reunión que llevó a cabo con William Barr

Política

Deja el SAT Ríos Farjat para irse a la Corte

Sustituirá a Eduardo Medina Mora, quien renunció enoctubre pasado; de 122 senadores, votaron por ella 94

Finanzas

Petroleras exigen retomar licitaciones

Las empresas aseguran que hasta ahora cumplieron con sus compromisos de inversión y quieren más campos