/ sábado 6 de mayo de 2017

Literatura: “La pasarela de mi vida”

¡Para atrás ni para tomar vuelo! es la frase preferida y de batalla de la tapatía Jacqueline Bracamontes, quien ha sorteado retos entre princesas y reinas de belleza, de la pasarela, el modelaje, la televisión -como actriz y conductora- y ahora también con su libro “La pasarela de mi vida” (Editorial Grijalbo, 254 páginas), con prólogos de Martha Debayle y Eugenio Derbez.

Jacky Bracamontes, como se le conoce y como a ella le gusta la nombren, es una convencida de que “infancia es destino”, tanto que desde que tiene uso de razón rememora estar fascinada a los cuatro años con el mundo de las princesas de Disney, de ese universo de magia, ilusiones y fantasía, donde Blancanieves era su heroína “absoluta”. LOS PILARES

A lo largo de La pasarela de mi vida, que incluye fotografías de su álbum personal, Bracamontes proporciona para sus lectores algunos tips, entre ellos de moda: “Para una boda jamás te vistas de blanco, a menos de que seas la novia, ante la duda de cómo arreglarte para un evento, más vale que sobre y no que falte, es decir, mejor exagerar a ir mal vestida; reinvéntate y juega con la ropa que tiene en tu clóset, atrévete a experimentar combinaciones, y si te escotas arriba, no te escotes abajo y viceversa”.  Y de cómo puede uno reinventarse, detalla: “Un cambio de look siempre es un buen paso, o cambiar de dieta, o probar algo nuevo. Tal vez una terapia sea buena idea. Hay de muchas escuelas, la cuestión es elegir la que más vaya con tu personalidad. Para mí, la mejor manera de reinventarme es crear nuevos sueños: todo el tiempo soñar en el futuro. Si es un sueño, entonces lo convierto en meta, lo pienso, hago planes, los ejecuto y doy paso a mi siguiente sueño”.

“Siempre he creído -dice la exreina de belleza- que las relaciones personales no terminan, evolucionan y las personas se cruzan en tu camino por alguna razón, porque algo debes aprender. Debido a eso la sinceridad, poner las cartas abiertas sobre la mesa, va para mí en primer término”.

De sus confesiones, Bracamontes se sincera: “Pese a los años de exposición en los medios, sigo siendo una mujer más bien introvertida. No busco la conversación con desconocidos, prefiero aislarme, escuchar música, ver series en el iPad o leer un libro. Cuando me daban un guión de una telenovela y nos disponíamos a hacer la lectura de cada escena, en especial de las románticas, sentía una pena tremenda solo de mirar a los ojos al actor que interpretaba a quien tendría que confesarle los sentimientos del personaje en quien estaba a punto de convertirme”.L

¡Para atrás ni para tomar vuelo! es la frase preferida y de batalla de la tapatía Jacqueline Bracamontes, quien ha sorteado retos entre princesas y reinas de belleza, de la pasarela, el modelaje, la televisión -como actriz y conductora- y ahora también con su libro “La pasarela de mi vida” (Editorial Grijalbo, 254 páginas), con prólogos de Martha Debayle y Eugenio Derbez.

Jacky Bracamontes, como se le conoce y como a ella le gusta la nombren, es una convencida de que “infancia es destino”, tanto que desde que tiene uso de razón rememora estar fascinada a los cuatro años con el mundo de las princesas de Disney, de ese universo de magia, ilusiones y fantasía, donde Blancanieves era su heroína “absoluta”. LOS PILARES

A lo largo de La pasarela de mi vida, que incluye fotografías de su álbum personal, Bracamontes proporciona para sus lectores algunos tips, entre ellos de moda: “Para una boda jamás te vistas de blanco, a menos de que seas la novia, ante la duda de cómo arreglarte para un evento, más vale que sobre y no que falte, es decir, mejor exagerar a ir mal vestida; reinvéntate y juega con la ropa que tiene en tu clóset, atrévete a experimentar combinaciones, y si te escotas arriba, no te escotes abajo y viceversa”.  Y de cómo puede uno reinventarse, detalla: “Un cambio de look siempre es un buen paso, o cambiar de dieta, o probar algo nuevo. Tal vez una terapia sea buena idea. Hay de muchas escuelas, la cuestión es elegir la que más vaya con tu personalidad. Para mí, la mejor manera de reinventarme es crear nuevos sueños: todo el tiempo soñar en el futuro. Si es un sueño, entonces lo convierto en meta, lo pienso, hago planes, los ejecuto y doy paso a mi siguiente sueño”.

“Siempre he creído -dice la exreina de belleza- que las relaciones personales no terminan, evolucionan y las personas se cruzan en tu camino por alguna razón, porque algo debes aprender. Debido a eso la sinceridad, poner las cartas abiertas sobre la mesa, va para mí en primer término”.

De sus confesiones, Bracamontes se sincera: “Pese a los años de exposición en los medios, sigo siendo una mujer más bien introvertida. No busco la conversación con desconocidos, prefiero aislarme, escuchar música, ver series en el iPad o leer un libro. Cuando me daban un guión de una telenovela y nos disponíamos a hacer la lectura de cada escena, en especial de las románticas, sentía una pena tremenda solo de mirar a los ojos al actor que interpretaba a quien tendría que confesarle los sentimientos del personaje en quien estaba a punto de convertirme”.L