/ sábado 8 de junio de 2024

Llegada de "Tláloc" a CDMX estuvo marcada por un diluvio y gran malestar social, ¿por qué?

La llegada de "Tláloc" a CDMX fue un día memorable para los capitalinos porque vino acompañada de un diluvio, no obstante, detrás hay una historia de despojo

Uno de los vestigios históricos más emblemáticos que hay en la Ciudad de México es el monolito de Tláloc, el cual se encuentra enfrente del Museo Nacional de Antropología. Lo llamativo de este monumento no sólo es su majestuosidad, pues detras de éste hay una gran historia, una en la que hubo mucha lluvia y descontento social.

El monolito se encontraba en San Miguel Coatlinchán, en el Estado de México. Dicho vestigio cuenta con una gran polémica sobre su identidad, pues no hay certezas si se trata del dios de la lluvia, Tláloc o de su esposa, Chalchiuhtlicue. Como antecedente hay que remontarse a 1889, cuando el icónico pintor mexicano José María Velasco realizó un cuadro del monolito, identificándolo como Chalchiuhtlicue.

No obstante, en 1903, Leopoldo Batres, arqueólogo, identificó al monolito como una representación de Tláloc. Por otro lado, los habitantes de San Miguel Coatlinchán, se referían al monumento como la Piedra de los Tecomates.

Traslado de Tláloc. Foto: Secretaría de Relaciones Exteriores.

¿Patrimonio Cultural de la Nación o deidad vigente?

El 16 de abril de 1964, el monolito de Coatlinchán fue trasladado al Museo Nacional de Antropología, impulsado por el gobierno del entonces presidente de la República, Adolfo López Mateos. La finalidad de llevar a la capital dicho monumento, obedecía a la misión del Gobierno de México por enaltecer a la cultura prehispánica con la intención de conformar y consolidar una historia oficial de la nación, una con un origen de grandeza.

Simultáneamente estaba en construcción el Museo Nacional de Antropología, por lo que el monolito se trasladó para "magnificar la espectacularidad del nuevo museo".


Construcción del Museo Nacional de Antroplogía en 1964. Foto: Museo Nacional de Antroplogía


El gobierno federal, desde una visión patrimonial, otorgaba al monolito un valor estético e histórico—cultural: una pieza prehispánica que representa a la deidad masculina de la lluvia, Tláloc y, mediante ella, la grandeza de un pasado extinto y en cierto modo idealizado, que sustentaba el proyecto político de un Estado nacionalistaExplica David Lorante y Fernández en la revista Ciencia UNAM

De acuerdo con David Lorante y Fernández, el profesor-investigador titular C de la Dirección de Etnología y Antropología Social del INAH, señala que en San Miguel Coatlinchán se trataba de la "encarnación física e inmediata de una divinidad, inscrita en el sistema cosmológico vigente".

Más que un tesoro de la historia digno de ser preservado, era una entidad “viva”, activa, dotada de subjetividad, conciencia, emociones, dadora de vida y necesitada de ser nutrida con ofrendas o con la “fuerza” transmitida en las fiestas; algo muy lejano, pues, a la noción museística de la estatua como -obra de arte o representación-. Explica David Lorante y Fernández en la revista Ciencia UNAM

El investigador del INAH argumenta que en este choque de interpretaciones, había una visión que contemplaba a Tláloc como un patrimonio nacional, "el dios de la arqueología y los códices", y otra donde los habitantes de San Miguel Coatlinchán la percibían como la diosa de las aguas.



Al final se interpuso el poder del Estado y el monolito fue trasladado a la Ciudad de México en una plataforma descomunal que contaba hasta con 200 llantas. Al momento de sacarlo de San Miguel Coatlinchán, los habitantes de la región exclamaban “no es Tláloc, no es Tláloc. ¡Es mujer!”.

El valor que el Estado le otorgaba pareció confirmar o intensificar el que le asignaban los propios habitantes. Como contraprestación por el “traslado”, el gobierno federal ofreció a la población obras públicas y de beneficio social —escuela, centro de salud, carretera y una réplica del monolito, que no llegaría sino hasta 2007Explica David Lorante y Fernández en la revista Ciencia UNAM

Finalmente, algunos vecinos de dicho poblado se organizaron para evitar la salida del monolito, donde incluso hubo un enfrentamiento con el ejército, luego de que éstos dañaran la plataforma en la que se trasladaba el monumento.

El documental "La Piedra Ausente", de las académicas Jesse Lerner y Sandra Rozental, narra a detalle la historia del traslado del monolito prehispánico del poblado de San Miguel Coatlinchán.



El diluvio que "trajo Tláloc" a CDMX

El 16 de abril de 1964, día memorable para los habitantes de la Ciudad de México, pues presenciaron la llegada del monolito de Tláloc, acompañado de una fuerte lluvia.


Traslado del monolito de Tláloc. Foto: AGN


Dicho monumento tomó su nuevo lugar sobre Paseo de la Reforma, enfrente del Museo Nacional de Antropología.


Uno de los vestigios históricos más emblemáticos que hay en la Ciudad de México es el monolito de Tláloc, el cual se encuentra enfrente del Museo Nacional de Antropología. Lo llamativo de este monumento no sólo es su majestuosidad, pues detras de éste hay una gran historia, una en la que hubo mucha lluvia y descontento social.

El monolito se encontraba en San Miguel Coatlinchán, en el Estado de México. Dicho vestigio cuenta con una gran polémica sobre su identidad, pues no hay certezas si se trata del dios de la lluvia, Tláloc o de su esposa, Chalchiuhtlicue. Como antecedente hay que remontarse a 1889, cuando el icónico pintor mexicano José María Velasco realizó un cuadro del monolito, identificándolo como Chalchiuhtlicue.

No obstante, en 1903, Leopoldo Batres, arqueólogo, identificó al monolito como una representación de Tláloc. Por otro lado, los habitantes de San Miguel Coatlinchán, se referían al monumento como la Piedra de los Tecomates.

Traslado de Tláloc. Foto: Secretaría de Relaciones Exteriores.

¿Patrimonio Cultural de la Nación o deidad vigente?

El 16 de abril de 1964, el monolito de Coatlinchán fue trasladado al Museo Nacional de Antropología, impulsado por el gobierno del entonces presidente de la República, Adolfo López Mateos. La finalidad de llevar a la capital dicho monumento, obedecía a la misión del Gobierno de México por enaltecer a la cultura prehispánica con la intención de conformar y consolidar una historia oficial de la nación, una con un origen de grandeza.

Simultáneamente estaba en construcción el Museo Nacional de Antropología, por lo que el monolito se trasladó para "magnificar la espectacularidad del nuevo museo".


Construcción del Museo Nacional de Antroplogía en 1964. Foto: Museo Nacional de Antroplogía


El gobierno federal, desde una visión patrimonial, otorgaba al monolito un valor estético e histórico—cultural: una pieza prehispánica que representa a la deidad masculina de la lluvia, Tláloc y, mediante ella, la grandeza de un pasado extinto y en cierto modo idealizado, que sustentaba el proyecto político de un Estado nacionalistaExplica David Lorante y Fernández en la revista Ciencia UNAM

De acuerdo con David Lorante y Fernández, el profesor-investigador titular C de la Dirección de Etnología y Antropología Social del INAH, señala que en San Miguel Coatlinchán se trataba de la "encarnación física e inmediata de una divinidad, inscrita en el sistema cosmológico vigente".

Más que un tesoro de la historia digno de ser preservado, era una entidad “viva”, activa, dotada de subjetividad, conciencia, emociones, dadora de vida y necesitada de ser nutrida con ofrendas o con la “fuerza” transmitida en las fiestas; algo muy lejano, pues, a la noción museística de la estatua como -obra de arte o representación-. Explica David Lorante y Fernández en la revista Ciencia UNAM

El investigador del INAH argumenta que en este choque de interpretaciones, había una visión que contemplaba a Tláloc como un patrimonio nacional, "el dios de la arqueología y los códices", y otra donde los habitantes de San Miguel Coatlinchán la percibían como la diosa de las aguas.



Al final se interpuso el poder del Estado y el monolito fue trasladado a la Ciudad de México en una plataforma descomunal que contaba hasta con 200 llantas. Al momento de sacarlo de San Miguel Coatlinchán, los habitantes de la región exclamaban “no es Tláloc, no es Tláloc. ¡Es mujer!”.

El valor que el Estado le otorgaba pareció confirmar o intensificar el que le asignaban los propios habitantes. Como contraprestación por el “traslado”, el gobierno federal ofreció a la población obras públicas y de beneficio social —escuela, centro de salud, carretera y una réplica del monolito, que no llegaría sino hasta 2007Explica David Lorante y Fernández en la revista Ciencia UNAM

Finalmente, algunos vecinos de dicho poblado se organizaron para evitar la salida del monolito, donde incluso hubo un enfrentamiento con el ejército, luego de que éstos dañaran la plataforma en la que se trasladaba el monumento.

El documental "La Piedra Ausente", de las académicas Jesse Lerner y Sandra Rozental, narra a detalle la historia del traslado del monolito prehispánico del poblado de San Miguel Coatlinchán.



El diluvio que "trajo Tláloc" a CDMX

El 16 de abril de 1964, día memorable para los habitantes de la Ciudad de México, pues presenciaron la llegada del monolito de Tláloc, acompañado de una fuerte lluvia.


Traslado del monolito de Tláloc. Foto: AGN


Dicho monumento tomó su nuevo lugar sobre Paseo de la Reforma, enfrente del Museo Nacional de Antropología.


Política

Preocupan a investigadores de la UNAM cambios al PJF

La reforma presentada ante el Congreso de la Unión plantea, en primera instancia, que ministros, magistrados y jueces sean electos por voto popular

CDMX

Incendio en departamento de la Benito Juárez deja una persona muerta

Vecinos de la zona y personal de una tienda de autoservicio fueron quienes alertaron a las autoridades del incidente

Metrópoli

Tren Suburbano aumenta tarifa: ¿cuáles son los nuevos precios?

Si aún no sabes de cuánto será el aumento, y eres usuario concurrente, aquí te decimos

Finanzas

Agencia de Aduanas de Nuevo Laredo, Tamaulipas, traerá más comercio: Sheinbaum

Esta visita forma parte de la gira de trabajo programada para este fin de semana, en la cual López Obrador y Sheinbaum preparan la transición de gobierno

Sociedad

SRE acuerda con Suiza el resguardo de propiedades mexicanas en Ecuador

El acuerdo ocurre en medio de la visita de la canciller mexicana a Suiza, quien se encuentra en la ciudad de Nidwalden, para participar en la Cumbre para la Paz

Mundo

Israel sufre su jornada más letal en Gaza desde enero: 8 soldados muertos en Rafah

Fue el día con más muertos entre las tropas israelíes en Gaza desde el pasado 22 de enero, cuando el derrumbe de dos edificios acabó con la vida de 21 soldados en la Franja