/ domingo 11 de junio de 2017

Lydia Cacho recibe Premio Iberoamericano de Igualdad Cortes de Cádiz

El ejercicio periodístico de la mexicana Lydia Cacho Ribeiro, quien expone la corrupción, los pactos de poder y la desigualdad de género, ha trascendido las fronteras y sus textos, así como su activismo, fueron reconocidos por el ayuntamiento de Cádiz, España, que le otorgó el pasado 6 de junio el V Premio Iberoamericano de Igualdad Cortes de Cádiz.

El jurado, integrado por intelectuales, miembros del Estado español y periodistas de Andalucía, consideró en diciembre pasado que la mexicana representaba los más altos valores sociales y por esa razón la eligió para reconocer su trayectoria como periodista, feminista y activista que defiende los Derechos Humanos de las mujeres.

Al anunciar la entrega del reconocimiento, el ayuntamiento de Cádiz y Comisión de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial –patrocinadores del premio– señalaron la valentía, integridad y honorabilidad de esta pionera en la investigación de delitos cibernéticos contra la infancia, los derechos de las víctimas y la defensa del debido proceso en México.

Poco antes de recibir el premio, la también columnista de Cimacnoticias hizo énfasis en la violencia contra la prensa mexicana con ejemplos recientes como el asesinato de Javier Valdez Cárdenas, en Sinaloa el 15 de mayo, y el de Miroslava Breach Velducea, en Chihuahua el 23 de marzo, pero también de los abusos de poder que se propagan por México y el viejo continente.

“Tenemos problemas muy similares y algo que nos afecta a los dos espacios (México-España), la lucha contra la delincuencia organizada y el yugo al que nos someten políticos y empresarios. Entiendo que hay un nexo de unión entre delincuentes y políticos de todo el mundo. Esto es un problema global”, dijo la periodista a un medio local previo a la ceremonia.

Más tarde, en la celebración organizado ayer por el ayuntamiento, gobernado por el partido Podemos, afirmó que ante la opresión “la salida es la igualdad entre hombres y mujeres” y por eso destacó que se necesitan más políticas mujeres y hacer frente a los grandes mafiosos del mundo entero.

Con frases como “las libertades no están en venta ni en este ni en ningún otro país” y “retomemos el poder porque podemos”, la periodista recibió el Premio en una ceremonia donde compartió espacio con los galardonados en las categorías ciencias sociales, relatos, creación artística contemporánea, investigación científica, joven emprendedor y cirugía.a autora de 12 libros traducidos a nueve idiomas, entre ellos Esclavas del Poder y Los Demonios del Edén, donde reveló una red de corrupción y de pornografía infantil, se ha jugado la vida por su labor periodística, pero ello no le impide participar en conferencias y talleres para promover los Derechos Humanos.

Cacho también es Embajadora de buena voluntad contra la esclavitud humana para la Agencia contra las drogas y el delito de las Naciones Unidas y ha sido reconocida, desde 2012, por el Estado español por su trabajo pionero en la investigación de la pornografía infantil a nivel mundial y no solo en su país.

El galardón, que se otorgó para recordar la promulgación de la Constitución de Cádiz, la primera en Iberoamericana, fue entregado por el alcalde, José González Santos, y la concejala delegada de la Mujer, Ana María Camelo Grajeda, en el recinto de la Casa de Iberoamérica.

El ejercicio periodístico de la mexicana Lydia Cacho Ribeiro, quien expone la corrupción, los pactos de poder y la desigualdad de género, ha trascendido las fronteras y sus textos, así como su activismo, fueron reconocidos por el ayuntamiento de Cádiz, España, que le otorgó el pasado 6 de junio el V Premio Iberoamericano de Igualdad Cortes de Cádiz.

El jurado, integrado por intelectuales, miembros del Estado español y periodistas de Andalucía, consideró en diciembre pasado que la mexicana representaba los más altos valores sociales y por esa razón la eligió para reconocer su trayectoria como periodista, feminista y activista que defiende los Derechos Humanos de las mujeres.

Al anunciar la entrega del reconocimiento, el ayuntamiento de Cádiz y Comisión de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial –patrocinadores del premio– señalaron la valentía, integridad y honorabilidad de esta pionera en la investigación de delitos cibernéticos contra la infancia, los derechos de las víctimas y la defensa del debido proceso en México.

Poco antes de recibir el premio, la también columnista de Cimacnoticias hizo énfasis en la violencia contra la prensa mexicana con ejemplos recientes como el asesinato de Javier Valdez Cárdenas, en Sinaloa el 15 de mayo, y el de Miroslava Breach Velducea, en Chihuahua el 23 de marzo, pero también de los abusos de poder que se propagan por México y el viejo continente.

“Tenemos problemas muy similares y algo que nos afecta a los dos espacios (México-España), la lucha contra la delincuencia organizada y el yugo al que nos someten políticos y empresarios. Entiendo que hay un nexo de unión entre delincuentes y políticos de todo el mundo. Esto es un problema global”, dijo la periodista a un medio local previo a la ceremonia.

Más tarde, en la celebración organizado ayer por el ayuntamiento, gobernado por el partido Podemos, afirmó que ante la opresión “la salida es la igualdad entre hombres y mujeres” y por eso destacó que se necesitan más políticas mujeres y hacer frente a los grandes mafiosos del mundo entero.

Con frases como “las libertades no están en venta ni en este ni en ningún otro país” y “retomemos el poder porque podemos”, la periodista recibió el Premio en una ceremonia donde compartió espacio con los galardonados en las categorías ciencias sociales, relatos, creación artística contemporánea, investigación científica, joven emprendedor y cirugía.a autora de 12 libros traducidos a nueve idiomas, entre ellos Esclavas del Poder y Los Demonios del Edén, donde reveló una red de corrupción y de pornografía infantil, se ha jugado la vida por su labor periodística, pero ello no le impide participar en conferencias y talleres para promover los Derechos Humanos.

Cacho también es Embajadora de buena voluntad contra la esclavitud humana para la Agencia contra las drogas y el delito de las Naciones Unidas y ha sido reconocida, desde 2012, por el Estado español por su trabajo pionero en la investigación de la pornografía infantil a nivel mundial y no solo en su país.

El galardón, que se otorgó para recordar la promulgación de la Constitución de Cádiz, la primera en Iberoamericana, fue entregado por el alcalde, José González Santos, y la concejala delegada de la Mujer, Ana María Camelo Grajeda, en el recinto de la Casa de Iberoamérica.