/ sábado 27 de julio de 2019

Manuel Ballesteros fusiona la danza con baile popular

El actor  Manuel Ballesteros festejará 15 años de este monólogo con una nueva producción que presentará en el Teatro Esperanza Iris

Con una producción renovada que incluye nuevos vestuarios, visuales y musicalización en vivo, Manuel Ballesteros festejará 15 años de NORTEarte, su primer show unipersonal con una actuación especial en Teatro de la Ciudad - Esperanza Iris este sábado a las 19 horas.

En NORTEArte, Manuel Ballesteros interpreta a El Meño, un cantante grupero “que está norteado por el éxito, los excesos y la fama”, donde las canciones son interpretadas a través del cuerpo. “Es un espectáculo multidisciplinario, donde a lo largo de 70 minutos ves algo como un detrás de cámaras de tu artista favorito, en este caso es El Meño”.

El actor y bailarín rememora que este proyecto surgió por la necesidad de “hacer un espectáculo que fusione la cultura del baile popular del norte, específicamente de Sonora, para llevar la danza contemporánea a esta gente que no ha tenido acceso a ella”, dice.

Sin embargo, el artista admite que desde hace tiempo este espectáculo dejó de ser local y se convirtió en algo que rompió fronteras. Para ejemplo está la presentación que tuvo cerca del año 2005 en Shangai, en un momento histórico donde China comenzaba a abrirse culturalmente a occidente.

“Dentro de la obra hay un momento donde El meño baja del escenario y emula que la gente no me deja pasar, que las señoras me tocan, como sucede generalmente con los famosos. Pues las chinitas yo creo que entraron en la convención de que yo era un personaje muy famoso en México, que cuando me bajé me tuve que subir porque has de cuenta que estaban frente a Luis Miguel…”, recuerda con risas.

Parte del éxito de este proyecto en México y el mundo tiene que ver con la honestidad, asume el actor. “No hay ninguna pretensión en él, yo tenía intensión en principio de ir con la gente de Sonora, jamás me imaginé que iba a recorrer gran parte de México”, asegura.

Además de NORTEArte, en la carrera de Manuel Ballesteros destacan otros siete unipersonales que ha desarrollado en estos quince años, “pero este es mi bandera, porque se sigue presentando aquí y en china, literalmente”, dice. Y admite que ha sido un espectáculo que le ha permitido generar empatía con el público y llevar la cultura mexicana a diversos horizontes.

Con una producción renovada que incluye nuevos vestuarios, visuales y musicalización en vivo, Manuel Ballesteros festejará 15 años de NORTEarte, su primer show unipersonal con una actuación especial en Teatro de la Ciudad - Esperanza Iris este sábado a las 19 horas.

En NORTEArte, Manuel Ballesteros interpreta a El Meño, un cantante grupero “que está norteado por el éxito, los excesos y la fama”, donde las canciones son interpretadas a través del cuerpo. “Es un espectáculo multidisciplinario, donde a lo largo de 70 minutos ves algo como un detrás de cámaras de tu artista favorito, en este caso es El Meño”.

El actor y bailarín rememora que este proyecto surgió por la necesidad de “hacer un espectáculo que fusione la cultura del baile popular del norte, específicamente de Sonora, para llevar la danza contemporánea a esta gente que no ha tenido acceso a ella”, dice.

Sin embargo, el artista admite que desde hace tiempo este espectáculo dejó de ser local y se convirtió en algo que rompió fronteras. Para ejemplo está la presentación que tuvo cerca del año 2005 en Shangai, en un momento histórico donde China comenzaba a abrirse culturalmente a occidente.

“Dentro de la obra hay un momento donde El meño baja del escenario y emula que la gente no me deja pasar, que las señoras me tocan, como sucede generalmente con los famosos. Pues las chinitas yo creo que entraron en la convención de que yo era un personaje muy famoso en México, que cuando me bajé me tuve que subir porque has de cuenta que estaban frente a Luis Miguel…”, recuerda con risas.

Parte del éxito de este proyecto en México y el mundo tiene que ver con la honestidad, asume el actor. “No hay ninguna pretensión en él, yo tenía intensión en principio de ir con la gente de Sonora, jamás me imaginé que iba a recorrer gran parte de México”, asegura.

Además de NORTEArte, en la carrera de Manuel Ballesteros destacan otros siete unipersonales que ha desarrollado en estos quince años, “pero este es mi bandera, porque se sigue presentando aquí y en china, literalmente”, dice. Y admite que ha sido un espectáculo que le ha permitido generar empatía con el público y llevar la cultura mexicana a diversos horizontes.

Mundo

Congreso de Perú rechaza proyecto para destituir al presidente Vizcarra

Vizcarra está acusado de instar a dos asesoras a mentir en una investigación sobre los contratos de un cantante, según unos audios filtrados hace unos días

Sociedad

Fraccionamiento en Coyoacán sigue bajo el agua tras lluvias

Las imágenes que circulan en redes sociales son impactantes; la calle de Cerro de la Escondida es de las más afectadas

Política

AMLO se reúne con empresarios Carlos Slim y Miguel Rincón

El mandatario aseguró que escucha a los empresarios exitosos pues, dijo, "no todo el que tiene es malvado"

Sociedad

Fideicomiso Fuerza México ejerció 75% de fondos para reconstruir

Los recursos fueron donados por organismos empresariales, embajadas y particulares

CDMX

A 35 años del sismo, hospital en Tlatelolco sigue dañado

El hospital Gonzalo Castañeda, afectado en el sismo del 85, sigue en espera de su nueva sede y para 2021 no está presupuestada

Cultura

Hojas de papel volando | ...Y es un regocijo vivir en paz

Por hangas o por mangas, desde niños se nos inculca vivir en paz. Estar bien. No meterse con otros para que no se metan con uno

Sociedad

Sólo Dios puede combatir un sismo: El Niño Terremoto

Francisco Flores, el Niño Terremoto, cuenta lo difícil que fue ver la CdMx tras el sismo de hace tres años

Sociedad

Iglesias todavía esperan restauración tras sismos del 19S

El patrimonio histórico y cultural está entre lo más dañado y con más atrasos en su reconstrucción

CDMX

A 3 años del 19S, reconstrucción va a cuenta gotas

Después de tres años, damnificados se desesperan ante burocracia que atrasa las obras