/ viernes 24 de abril de 2020

Medicina y Arte | Platos de salmonela y cólera

La placa de petri fue la herramienta que facilitó la observación prolongada de las bacterias

Corría el año de 1877 cuando Julius Richard Petri (1852-1921) trabajaba con Robert Koch (1843-1910) en el proyecto científico que desmontaría muchos mitos en relación con la enfermedad más romántica de ese siglo: la tuberculosis.

Ambos científicos indagaban, cómo poder estudiar a nivel microscópico el comportamiento de las pequeñas células que producían la enfermedad. Si bien es cierto que el microscopio abrió el camino para la observación de estas pequeñas unidades y partículas, también es cierto que era necesario poder contenerlas en un ambiente propicio. tanto de humedad como de temperatura y luz, para poder analizar su comportamiento. Fue así como Petri inventó un contenedor redondo de cristal con una tapa, preparado con un medio de cultivo, es decir, algún medio ya sea líquido o gelatinoso que permitiera al microorganismo seguir latente. Fue así como la placa de petri, como se le nombró, fue la herramienta que facilitó la observación prolongada de las bacterias y con ello comprender bajo qué circunstancias se reproducían o bien desaparecías.

Tal Danino, un joven científico contemporáneo, fascinado por la ambivalencia simbólica de la bacteria, es decir, percibir a la bacteria como algo potencialmente nocivo, pero al mismo tiempo fundamental para la defensa del cuerpo, desarrolló un proyecto que pudiera mostrar esta contradicción a un nivel más lúdico y didáctico, fue entonces cuando invitó a Vik Muñiz a colaborar con el laboratorio del MIT. Pero ¿por qué Vik Muñiz?, creemos que la respuesta está en el interés que el artista tiene en el uso de materiales orgánicos. Muñiz se reconoce mundialmente por sus retratos y paisajes realizados con café, azúcar, miel, etc. logrando con ello una obra que invita a acercarse lo más que se pueda al lienzo, el efecto contrario del impresionismo. La mirada a la obra de Muñiz es próxima, como cuando vemos por una lupa, por un lente de microscopio.

Fue entonces que comenzaron su trabajo del cual se derivaron varios proyectos, siendo uno de ellos Petri. Petri, tiene varias curiosas singularidades: 1.- no es una obra de muro obligatoriamente, 2.- no es única, existen muchos petris, 3.- es relativamente accesible (500 dólares 6 petris) y 4.- es mucho más interesante si la vivimos y la usamos, que si solo la observamos.

Petri consiste en presentar de manera aumentada las bacterias de la salmonela y el cólera, enfermedades que se adquieren mayormente por la inadecuada manipulación de alimentos perecederos, tales como huevo, productos cárnicos, lácteos o en el caso mexicano, las salsas. Al observar los procesos de cómo se van reproduciendo las colonias de bacterias, las placas de Petri adquieren colores y texturas fascinantes y estos son los motivos en los que se inspiraron para imprimir su obra. Lo interesante de ella no solo es la mirada microscópica, sino que al volverla macro se descubre como orgánica y hermosa y es por ello por lo que, siguiendo la idea de la placa de petri, optaron por reproducirla miles de veces en platos de mesa redondos. Así el comensal comerá la bacteria, aunque es muy probable que no se vaya a enfermar.


Te recomendamos el podcast⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Corría el año de 1877 cuando Julius Richard Petri (1852-1921) trabajaba con Robert Koch (1843-1910) en el proyecto científico que desmontaría muchos mitos en relación con la enfermedad más romántica de ese siglo: la tuberculosis.

Ambos científicos indagaban, cómo poder estudiar a nivel microscópico el comportamiento de las pequeñas células que producían la enfermedad. Si bien es cierto que el microscopio abrió el camino para la observación de estas pequeñas unidades y partículas, también es cierto que era necesario poder contenerlas en un ambiente propicio. tanto de humedad como de temperatura y luz, para poder analizar su comportamiento. Fue así como Petri inventó un contenedor redondo de cristal con una tapa, preparado con un medio de cultivo, es decir, algún medio ya sea líquido o gelatinoso que permitiera al microorganismo seguir latente. Fue así como la placa de petri, como se le nombró, fue la herramienta que facilitó la observación prolongada de las bacterias y con ello comprender bajo qué circunstancias se reproducían o bien desaparecías.

Tal Danino, un joven científico contemporáneo, fascinado por la ambivalencia simbólica de la bacteria, es decir, percibir a la bacteria como algo potencialmente nocivo, pero al mismo tiempo fundamental para la defensa del cuerpo, desarrolló un proyecto que pudiera mostrar esta contradicción a un nivel más lúdico y didáctico, fue entonces cuando invitó a Vik Muñiz a colaborar con el laboratorio del MIT. Pero ¿por qué Vik Muñiz?, creemos que la respuesta está en el interés que el artista tiene en el uso de materiales orgánicos. Muñiz se reconoce mundialmente por sus retratos y paisajes realizados con café, azúcar, miel, etc. logrando con ello una obra que invita a acercarse lo más que se pueda al lienzo, el efecto contrario del impresionismo. La mirada a la obra de Muñiz es próxima, como cuando vemos por una lupa, por un lente de microscopio.

Fue entonces que comenzaron su trabajo del cual se derivaron varios proyectos, siendo uno de ellos Petri. Petri, tiene varias curiosas singularidades: 1.- no es una obra de muro obligatoriamente, 2.- no es única, existen muchos petris, 3.- es relativamente accesible (500 dólares 6 petris) y 4.- es mucho más interesante si la vivimos y la usamos, que si solo la observamos.

Petri consiste en presentar de manera aumentada las bacterias de la salmonela y el cólera, enfermedades que se adquieren mayormente por la inadecuada manipulación de alimentos perecederos, tales como huevo, productos cárnicos, lácteos o en el caso mexicano, las salsas. Al observar los procesos de cómo se van reproduciendo las colonias de bacterias, las placas de Petri adquieren colores y texturas fascinantes y estos son los motivos en los que se inspiraron para imprimir su obra. Lo interesante de ella no solo es la mirada microscópica, sino que al volverla macro se descubre como orgánica y hermosa y es por ello por lo que, siguiendo la idea de la placa de petri, optaron por reproducirla miles de veces en platos de mesa redondos. Así el comensal comerá la bacteria, aunque es muy probable que no se vaya a enfermar.


Te recomendamos el podcast⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Sociedad

En nuevo semáforo Covid, el cubrebocas es obligatorio

En las últimas 24 horas se detectaron 16 mil nuevos casos de Covid, mientras que ya van 237 mil 954 fallecimientos en el país

CDMX

Propone Sheinbaum que SSC tome control de reclusorios

La jefa de Gobierno envió una iniciativa de reforma a diversas normas para conseguirlo

CDMX

Es hora de invertirle al problema del agua en Azcapotzalco: Margarita Saldaña

Anunció que planteará la reactivación de estancias infantiles, que fueron suspendidas con el objetivo de tener un total de 10

Gossip

Raúl Sandoval graba dueto con Bronco

El cantante cumple promesa a su amigo Jerry Demara, compositor de La vida es como una baraja, quien falleció de Covid el año pasado

CDMX

Propone Sheinbaum que SSC tome control de reclusorios

La jefa de Gobierno envió una iniciativa de reforma a diversas normas para conseguirlo

CDMX

Es hora de invertirle al problema del agua en Azcapotzalco: Margarita Saldaña

Anunció que planteará la reactivación de estancias infantiles, que fueron suspendidas con el objetivo de tener un total de 10

Gossip

Benny Ibarra y Laureano Brizuela lanzan Todo va a estar OK

Ibarra y Brizuela presentan un himno a la fe y el amor en tiempos de crisis, y hablan sobre la situación que atraviesa la humanidad. 

Gossip

Desapariciones en Brasil inspiran serie

HBO Max estrena la serie Los ausentes, la cual aborda el tema de las desapariciones en Brasil

Gossip

Regina Carregham, una mexicana en Broadway

Con cinco años viviendo en Nueva York, se descubre no sólo como actriz, sino como escritora de obras teatrales