/ domingo 12 de febrero de 2017

No disminuyen muertes por cáncer de mama en Edomex

POR CIMACNOTICIAS Los esfuerzos por parte del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) para prevenir el cáncer de mama (CaMa) no han logrado disminuir la cantidad de muertes causadas por esta enfermedad: las últimas cifras de la Secretaría de Salud (SS) federal indican que en 2014, 712 mexiquenses fallecieron por CaMa.

Esta es la cantidad más alta de muertes por CaMa en todo el país, y se traduce en una tasa de mortalidad de 15 por cada 100 mil mujeres de 25 años y más.

La encargada del Programa de Cáncer de la Mujer del ISEM, Guadalupe Miramón Pérez, dijo en entrevista con Cimacnoticias que en los últimos años se han incrementado los casos de CaMa en el Estado de México (Edomex), registrándose en promedio 250 al año, a pesar de las acciones preventivas que ha ejecutado el Instituto.

“Es un padecimiento que va en aumento, un comportamiento que se tiene a nivel nacional y el Estado de México no es la excepción, es mayor sobre todo en mujeres a partir de 40 años”, advirtió la doctora.

En 2015 se diagnosticaron 299 nuevos casos de CaMa en la entidad, mientras en 2016 fueron 250, informó la especialista.

Ante este contexto, en 2012 se abrió en Toluca la primera Unidad de Especialidad Médica en la Detección y Diagnóstico del Cáncer de Mama (Uneme-Dedicam), para fortalecer la detección de CaMa en la entidad, pues antes era muy difícil que las mujeres fueran atendidas en unidades hospitalarias debido al bajo número de mastógrafos y los gastos que les implicaba transportarse, dijo la doctora Guadalupe Miramón.

Posteriormente el proyecto se efectuó en la Cuautitlán Izcalli y Huixquilucan. Estas unidades ofrecen servicios a mujeres que no cuentan con seguridad social, o bien, solo cuentan con Seguro Popular.

Las mexiquenses que son detectadas con CaMa dentro de estas unidades, son referidas al Centro Oncológico del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM), al Centro Oncológico Internacional (COI), al Hospital General de México y al Hospital Juárez, estos últimos ubicados en la Ciudad de México.

En ellos las mujeres logran acceder de manera gratuita a la cirugía en caso de necesitarla, así como atención psicológica para asimilar el proceso que están viviendo. Sin embargo, aún el Seguro Popular no contempla dentro del tratamiento de CaMa la reconstrucción mamaria, agregó Miramón.

En el caso del equipo tecnológico, el Edomex cuenta con 44 mastógrafos en instituciones públicas de salud, informa el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), a pesar de ser una cantidad muy limitada, es la tercera entidad de la República con mayor número de equipo. COBERTURA DE CAMA EN EL SECTOR RURAL

La doctora Miramón recordó que el Edomex cuenta con una de las poblaciones más grandes del país, por lo que es un reto brindar el acceso a servicios de salud y en específico el diagnóstico de CaMa a las mujeres que no viven en los centros urbanos.

Para ello, Guadalupe Miramón dijo que se tienen 17 unidades móviles las cuales se encargan de llegar a los municipios más lejanos de la entidad.

Sin embargo, estadísticas de la SS sugieren que la cobertura en mastografías aún es muy baja en el Edomex; en 2015 apenas alcanzó 18 por ciento de las mujeres entre 40 a 59 años de edad, es decir, 196 mil 684 mastografías realizadas en total.

En los últimos meses, las Unidades de Especialidad se han coordinado con instituciones, como escuelas y hospitales de sectores urbanos, para trasladar en vehículos a las mujeres hasta estas unidades físicas, como parte de los esfuerzos por cubrir a la población femenina mexiquense.

Por otra parte, en la experiencia de los y las médicos que realizan trabajo de campo en los estas zonas del Edomex, se han encontrado con barreras y resistencias sobre el CaMa y su diagnóstico por parte de la población.

“Hay mujeres que aún no permiten se les haga una mastografía o hay muchas que no permiten a los médicos realizarles una exploración”. También hay “mitos, como la mala idea que se tiene que la mastografía es muy dolorosa”, dijo la especialista.

Miramón señaló que es necesario seguir capacitando y educando a las mujeres para prevenir esta enfermedad, así como invitarlas a tener un ritmo de vida más saludable que les permita disminuir los riesgos de desarrollar CaMa.

POR CIMACNOTICIAS Los esfuerzos por parte del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) para prevenir el cáncer de mama (CaMa) no han logrado disminuir la cantidad de muertes causadas por esta enfermedad: las últimas cifras de la Secretaría de Salud (SS) federal indican que en 2014, 712 mexiquenses fallecieron por CaMa.

Esta es la cantidad más alta de muertes por CaMa en todo el país, y se traduce en una tasa de mortalidad de 15 por cada 100 mil mujeres de 25 años y más.

La encargada del Programa de Cáncer de la Mujer del ISEM, Guadalupe Miramón Pérez, dijo en entrevista con Cimacnoticias que en los últimos años se han incrementado los casos de CaMa en el Estado de México (Edomex), registrándose en promedio 250 al año, a pesar de las acciones preventivas que ha ejecutado el Instituto.

“Es un padecimiento que va en aumento, un comportamiento que se tiene a nivel nacional y el Estado de México no es la excepción, es mayor sobre todo en mujeres a partir de 40 años”, advirtió la doctora.

En 2015 se diagnosticaron 299 nuevos casos de CaMa en la entidad, mientras en 2016 fueron 250, informó la especialista.

Ante este contexto, en 2012 se abrió en Toluca la primera Unidad de Especialidad Médica en la Detección y Diagnóstico del Cáncer de Mama (Uneme-Dedicam), para fortalecer la detección de CaMa en la entidad, pues antes era muy difícil que las mujeres fueran atendidas en unidades hospitalarias debido al bajo número de mastógrafos y los gastos que les implicaba transportarse, dijo la doctora Guadalupe Miramón.

Posteriormente el proyecto se efectuó en la Cuautitlán Izcalli y Huixquilucan. Estas unidades ofrecen servicios a mujeres que no cuentan con seguridad social, o bien, solo cuentan con Seguro Popular.

Las mexiquenses que son detectadas con CaMa dentro de estas unidades, son referidas al Centro Oncológico del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM), al Centro Oncológico Internacional (COI), al Hospital General de México y al Hospital Juárez, estos últimos ubicados en la Ciudad de México.

En ellos las mujeres logran acceder de manera gratuita a la cirugía en caso de necesitarla, así como atención psicológica para asimilar el proceso que están viviendo. Sin embargo, aún el Seguro Popular no contempla dentro del tratamiento de CaMa la reconstrucción mamaria, agregó Miramón.

En el caso del equipo tecnológico, el Edomex cuenta con 44 mastógrafos en instituciones públicas de salud, informa el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), a pesar de ser una cantidad muy limitada, es la tercera entidad de la República con mayor número de equipo. COBERTURA DE CAMA EN EL SECTOR RURAL

La doctora Miramón recordó que el Edomex cuenta con una de las poblaciones más grandes del país, por lo que es un reto brindar el acceso a servicios de salud y en específico el diagnóstico de CaMa a las mujeres que no viven en los centros urbanos.

Para ello, Guadalupe Miramón dijo que se tienen 17 unidades móviles las cuales se encargan de llegar a los municipios más lejanos de la entidad.

Sin embargo, estadísticas de la SS sugieren que la cobertura en mastografías aún es muy baja en el Edomex; en 2015 apenas alcanzó 18 por ciento de las mujeres entre 40 a 59 años de edad, es decir, 196 mil 684 mastografías realizadas en total.

En los últimos meses, las Unidades de Especialidad se han coordinado con instituciones, como escuelas y hospitales de sectores urbanos, para trasladar en vehículos a las mujeres hasta estas unidades físicas, como parte de los esfuerzos por cubrir a la población femenina mexiquense.

Por otra parte, en la experiencia de los y las médicos que realizan trabajo de campo en los estas zonas del Edomex, se han encontrado con barreras y resistencias sobre el CaMa y su diagnóstico por parte de la población.

“Hay mujeres que aún no permiten se les haga una mastografía o hay muchas que no permiten a los médicos realizarles una exploración”. También hay “mitos, como la mala idea que se tiene que la mastografía es muy dolorosa”, dijo la especialista.

Miramón señaló que es necesario seguir capacitando y educando a las mujeres para prevenir esta enfermedad, así como invitarlas a tener un ritmo de vida más saludable que les permita disminuir los riesgos de desarrollar CaMa.