/ sábado 2 de abril de 2016

Palacio Negro de Lecumberri; un infierno terrenal

POR MANUEL COSME | El Sol de México

L a vida en el Palacio Negro de Lecumberri ha sido descrita en libros como “El apando” del maestro José Revueltas; en películas, por ejemplo: “Nosotros los pobres”, donde cae Pepe “El Toro”, e incluso hay una cinta que se llama así, “Lecumberri”, pero ninguna puede reflejar el infierno que se vivía cuando se llegaba a estar encarcelado ahí.

[caption id="attachment_166004" align="aligncenter" width="615"] José Revuletas, escritor mexicano que en su libro “El apando” tomó como referencia al Palacio de Lecumberri.[/caption]

Quienes ahí estuvieron presos, narran genéricamente que la atmósfera era hostil, donde todo mundo se tenía que cuidar de ser asesinado por sus amigos o enemigos, incluso los mismos celadores.

No había utensilios para comer, por lo que los alimentos se recibían en hojas de lata, las manos o la ropa.

El inmueble fue inaugurado por don Porfirio Díaz, el 29 de septiembre de 1900, para ser una penitenciaria en la que fueran recluidos aquellos reos que estuvieron en la no menos pavorosa Cárcel de Belem.

Y es que la apertura de Lecumberri permitió desalojar dicha cárcel y quienes ya estaban sentenciados pasaron al nuevo penal, que se ubicaba en los llanos de San Lázaro.

En 1933, la Cárcel de Belem cerró definitivamente sus puertas y los procesados también pasaron a Lecumberri, por lo que se convirtió en un penal y correccional, lo que provocó un hacinamiento total y una mezcla de delitos e intereses que provocaron que imperara la violencia.

Doce años después, entró en servicio la Cárcel de Mujeres, lo que permitió que en el Palacio Negro fueran encarcelados únicamente hombres.

El diseño del penal estuvo basado en el concepto “panóptico”, ideado por Jeremías Bentham, según, el cual, todas las celdas organizadas en crujías que formaban los siete brazos de una estrella eran vigiladas fácilmente desde un punto central, en este caso una enorme torre.

Las crujías fueron denominadas con las letras de la A a la N, de las cuales las peores eran la A, donde iban a dar los reincidentes; la B para delincuentes sexuales, la F para narcotraficantes y drogadictos; y la J para homosexuales.

Lo que en principio fue considerado un penal de avanzada, termino por convertirse, como las de ahora, en una prisión sobrepoblada, donde los drenajes terminaron por no servir y eso provocó un ambiente de fetidez, nauseabundo e insoportable.

Al edificio original se le fueron agregando, como parches, construcciones para tratar de aliviar el hacinamiento.

Sobre el mote a la cárcel de Lecumberri, “ hay varias versiones, una de ellas fue que en tiempos del presidente Miguel Alemán se aprobó el delito de “disolución social”, que fue usado para encarcelar a los opositores al régimen priísta, al igual que lo hizo don Porfirio, y por eso se le puso el mote de “El Palacio Negro”.

Otra versión indica que antes de ser inaugurado se desbordó el canal de aguas negras cercano a él, e inundó el inmueble, cuyas paredes blancas quedaron percudidas y entonces fue llamado “El Palacio Negro”.

Ante la situación imperante en el lugar, las autoridades terminaron por cerrar la cárcel de Lecumberri, y su desocupación inició el primero de agosto de 1976, 76 años después de su inauguración. Actualmente, alberga el Archivo General de la Nación

Finalmente, de lo que sobrevive de que aquella terrible época hay un mural efectuado, en enero de 1959,   por personal recluido bajo la dirección y patrocinio del general Carlos Martín del Campo.

/arm

POR MANUEL COSME | El Sol de México

L a vida en el Palacio Negro de Lecumberri ha sido descrita en libros como “El apando” del maestro José Revueltas; en películas, por ejemplo: “Nosotros los pobres”, donde cae Pepe “El Toro”, e incluso hay una cinta que se llama así, “Lecumberri”, pero ninguna puede reflejar el infierno que se vivía cuando se llegaba a estar encarcelado ahí.

[caption id="attachment_166004" align="aligncenter" width="615"] José Revuletas, escritor mexicano que en su libro “El apando” tomó como referencia al Palacio de Lecumberri.[/caption]

Quienes ahí estuvieron presos, narran genéricamente que la atmósfera era hostil, donde todo mundo se tenía que cuidar de ser asesinado por sus amigos o enemigos, incluso los mismos celadores.

No había utensilios para comer, por lo que los alimentos se recibían en hojas de lata, las manos o la ropa.

El inmueble fue inaugurado por don Porfirio Díaz, el 29 de septiembre de 1900, para ser una penitenciaria en la que fueran recluidos aquellos reos que estuvieron en la no menos pavorosa Cárcel de Belem.

Y es que la apertura de Lecumberri permitió desalojar dicha cárcel y quienes ya estaban sentenciados pasaron al nuevo penal, que se ubicaba en los llanos de San Lázaro.

En 1933, la Cárcel de Belem cerró definitivamente sus puertas y los procesados también pasaron a Lecumberri, por lo que se convirtió en un penal y correccional, lo que provocó un hacinamiento total y una mezcla de delitos e intereses que provocaron que imperara la violencia.

Doce años después, entró en servicio la Cárcel de Mujeres, lo que permitió que en el Palacio Negro fueran encarcelados únicamente hombres.

El diseño del penal estuvo basado en el concepto “panóptico”, ideado por Jeremías Bentham, según, el cual, todas las celdas organizadas en crujías que formaban los siete brazos de una estrella eran vigiladas fácilmente desde un punto central, en este caso una enorme torre.

Las crujías fueron denominadas con las letras de la A a la N, de las cuales las peores eran la A, donde iban a dar los reincidentes; la B para delincuentes sexuales, la F para narcotraficantes y drogadictos; y la J para homosexuales.

Lo que en principio fue considerado un penal de avanzada, termino por convertirse, como las de ahora, en una prisión sobrepoblada, donde los drenajes terminaron por no servir y eso provocó un ambiente de fetidez, nauseabundo e insoportable.

Al edificio original se le fueron agregando, como parches, construcciones para tratar de aliviar el hacinamiento.

Sobre el mote a la cárcel de Lecumberri, “ hay varias versiones, una de ellas fue que en tiempos del presidente Miguel Alemán se aprobó el delito de “disolución social”, que fue usado para encarcelar a los opositores al régimen priísta, al igual que lo hizo don Porfirio, y por eso se le puso el mote de “El Palacio Negro”.

Otra versión indica que antes de ser inaugurado se desbordó el canal de aguas negras cercano a él, e inundó el inmueble, cuyas paredes blancas quedaron percudidas y entonces fue llamado “El Palacio Negro”.

Ante la situación imperante en el lugar, las autoridades terminaron por cerrar la cárcel de Lecumberri, y su desocupación inició el primero de agosto de 1976, 76 años después de su inauguración. Actualmente, alberga el Archivo General de la Nación

Finalmente, de lo que sobrevive de que aquella terrible época hay un mural efectuado, en enero de 1959,   por personal recluido bajo la dirección y patrocinio del general Carlos Martín del Campo.

/arm

Mundo

Texas aumentará puntos de control tras muerte de migrantes en tráiler

El republicano culpó otra vez a Joe Biden de una "catástrofe fronteriza" y dijo que se tomarán "medidas sin precedentes" para controlar la migración en la frontera con México

Sociedad

Se ha alcanzado cifra negra de crímenes contra comunicadores: Alianza de Medios Mx

La Alianza, de la que forma parte El Sol de México, condenó el asesinato del periodista Antonio de la Cruz en Tamaulipas

Sociedad

Embriones tienen derechos: aprueba Congreso de Michoacán polémica ley

Los embriones tendrán derechos sociales, económicos y culturales desde el momento de la concepción

Sociedad

Egresan 2.3 millones de aprendices de Jóvenes Construyendo el Futuro

Autoridades señalan que el programa busca igualdad de oportunidades laborales, pues hay jóvenes que no pueden obtener un empleo por falta de experiencia

Sociedad

México, el país más peligroso para ser sacerdote en América Latina

México registra 50 asesinatos de sacerdotes en los últimos tres sexenios

Sociedad

Alejandro Encinas, subsecretario de Segob, da positivo a Covid-19

El lunes, el funcionario sostuvo una reunión con el embajador de EU en México, Ken Salazar, sin el uso de cubrebocas

Sociedad

Migrantes muertos en tráiler de Texas provenían de la CDMX y otros 7 estados

Se menciona que de manera preliminar hay 27 mexicanos fallecidos y dos individuos hospitalizados, uno de ellos se halla en estado crítico

Sociedad

Se dispara Covid-19 en México: 23 mil 148 nuevos casos en las últimas 24 horas

El país supera la barrera de los seis millones de personas contagiadas por coronavirus desde el inicio de la emergencia sanitaria

Sociedad

Gobernador Samuel García llevó agua en pipas a colonias del sur de Monterrey

Al tiempo que supervisó la distribución de un millón 200 mil litros del vital líquido en las colonias Fomerrey 45 y Vistancias Primer Sector