/ miércoles 13 de enero de 2016

Pondrán a consulta la Colección del Calendario de Galván

Durante el siglo XIX, una de las costumbres más arraigadas entre los habitantes de la Ciudad de México fue la de portar en sus bolsillos un “calendario”, pequeña edición que publicaba el santoral, los eclipses, las fiestas de guardar, el clima, oraciones y algunas efemérides. La Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH) alberga dentro del Fondo Reservado un rico acervo denominado genéricamente “Calendarios”, que abarca, además de este tipo de ejemplares, otras publicaciones anuales, como almanaques, anuarios, años nuevos y guías de forasteros, explicó Laura Herrera, historiadora de la BNAH.

Añadió que los calendarios se elaboraban en papel mecánico, cuyo tiempo de vida era un año por ser de un material frágil. Por esta razón, se hizo una conservación directa o estabilización con la finalidad de que puedan ser consultados.

- Su historia

El auge de estos pequeños calendarios se dio en los años 60 del siglo XIX. Después surgieron los de mayores dimensiones que se colgaban en la pared, se colocaban en el escritorio o se hacían con otras modalidades. Sin embargo, el de Galván logró sobrevivir y hasta la fecha se edita con el sello de Murguía, puntualizó Laura Herrera.

El Calendario de Mariano Galván Rivera tuvo una amplia distribución en la República, debido a que se vendía por millares —lo que representaba un buen negocio— en establecimientos, ferias tradicionales y vendedores que lo ofrecían de pueblo en pueblo, de tal forma que alcanzaba los rincones más alejados del país.

Mezli Silva apuntó que en términos bibliotecológicos los calendarios evolucionaron: de siete por 10 centímetros aumentaron su tamaño a 10 por 15 centímetros, y sus cubiertas rústicas pasaron a ser de color para hacerlos más atractivos con viñetas y frontispicios (ilustración decorativa) que enmarcaban el título, al tiempo que se mejoró la tipografía. En cuanto al contenido, se agregaron horóscopos y anuncios publicitarios, principalmente de cervezas, cigarros, máquinas de coser e incluso de la misma imprenta que los realiza. Su emblema distintivo es el toro, que todavía utiliza.

Mariano Galván Rivera nació en Tepotzotlán, Estado de México, en 1792, y desde joven se inclinó por la publicación de distintos tipos de libros, pero su prestigio lo logró a través de su calendario. El editor es considerado uno de los sobresalientes empresarios culturales de su tiempo.

/arm

Durante el siglo XIX, una de las costumbres más arraigadas entre los habitantes de la Ciudad de México fue la de portar en sus bolsillos un “calendario”, pequeña edición que publicaba el santoral, los eclipses, las fiestas de guardar, el clima, oraciones y algunas efemérides. La Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH) alberga dentro del Fondo Reservado un rico acervo denominado genéricamente “Calendarios”, que abarca, además de este tipo de ejemplares, otras publicaciones anuales, como almanaques, anuarios, años nuevos y guías de forasteros, explicó Laura Herrera, historiadora de la BNAH.

Añadió que los calendarios se elaboraban en papel mecánico, cuyo tiempo de vida era un año por ser de un material frágil. Por esta razón, se hizo una conservación directa o estabilización con la finalidad de que puedan ser consultados.

- Su historia

El auge de estos pequeños calendarios se dio en los años 60 del siglo XIX. Después surgieron los de mayores dimensiones que se colgaban en la pared, se colocaban en el escritorio o se hacían con otras modalidades. Sin embargo, el de Galván logró sobrevivir y hasta la fecha se edita con el sello de Murguía, puntualizó Laura Herrera.

El Calendario de Mariano Galván Rivera tuvo una amplia distribución en la República, debido a que se vendía por millares —lo que representaba un buen negocio— en establecimientos, ferias tradicionales y vendedores que lo ofrecían de pueblo en pueblo, de tal forma que alcanzaba los rincones más alejados del país.

Mezli Silva apuntó que en términos bibliotecológicos los calendarios evolucionaron: de siete por 10 centímetros aumentaron su tamaño a 10 por 15 centímetros, y sus cubiertas rústicas pasaron a ser de color para hacerlos más atractivos con viñetas y frontispicios (ilustración decorativa) que enmarcaban el título, al tiempo que se mejoró la tipografía. En cuanto al contenido, se agregaron horóscopos y anuncios publicitarios, principalmente de cervezas, cigarros, máquinas de coser e incluso de la misma imprenta que los realiza. Su emblema distintivo es el toro, que todavía utiliza.

Mariano Galván Rivera nació en Tepotzotlán, Estado de México, en 1792, y desde joven se inclinó por la publicación de distintos tipos de libros, pero su prestigio lo logró a través de su calendario. El editor es considerado uno de los sobresalientes empresarios culturales de su tiempo.

/arm

Sociedad

México tiene más personas internadas por consumo de drogas que por alcohol

El informe de Naciones Unidas indica que el consumo de este narcótico puede ir más allá de las áreas cercanas a la frontera con Estados Unidos

CDMX

Estas son las alternativas de transporte ante el cierre de la Línea 1 del Metro

Te decimos cómo puedes trasladarte si ocupas esta línea del Metro

Sociedad

Tiendas en Monterrey no tienen agua ni para sus empleados: así se vive la escasez

En Monterrey, las tiendas se han visto obligadas a racionar la venta de botellas de agua ante la escasez

Sociedad

Persecución en Fresnillo, Zacatecas deja un muerto

En el Paseo del Mineral elementos policiacos persiguieron a hombres armados

Virales

El perrito Uber: el lomito con mochila de repartidor y casco, ¡listo para trabajar!

Un hombre decidió equipar a su lomito de una manera muy peculiar, pero anteriormente ya le había creado varios trajecitos

Sociedad

Muere un niño de la familia LeBarón y 4 jornaleros en choque en Chihuahua

Lamentablemente murieron cinco personas, entre ellos un menor de solo 3 años que pertenecía a la familia LeBarón

Política

Segob reconoce incapacidad para atender huelga en Notimex

Admitieron que el conflicto está atascado ya que Sanjuana Martínez está negada a realizar negociación alguna

Sociedad

Inician rehabilitación de carretera 307 y acceso a Playa del Carmen

También se incluye la reparación de un socavón en el kilómetro 265, restauración de losas de concreto y obras de drenaje

Mundo

California buscará ser santuario para el derecho al aborto

El Partido Demócrata ha aprobado leyes para financiar el derecho al aborto y garantizar que ningún estadounidense ponga su vida en riesgo