/ jueves 22 de diciembre de 2022

#SOY | El ritual detrás de unas zapatillas de ballet

Los interesados en practicar el ballet clásico deben considerar que los preparativos, las extensas horas de trabajo y los aditamentos necesarios conforman lo que algunos llaman “un ritual muy puntilloso”

En un sótano del Palacio Garnier, la bailarina principal de la Ópera de París, Valentine Colasante, cubre con un barniz especial el interior de sus zapatillas de ballet, antes de secarlas en una máquina.

Cuenta que es un ritual puntilloso pero necesario cuando tienes que afrontar un ballet clásico.


"En estos momentos estamos bailando el Lago de los Cisnes y para cada representación utilizo entre dos y tres pares" de zapatillas, comparte la bailarina con la agencia la AFP.

"Paso bastante tiempo aquí en estos momentos", dice sonriendo.

Colasante cambia de zapatillas después de cada acto de la obra. El objetivo es que la puntera del calzado "aguante bien el arco plantario y proporcione estabilidad para realizar las piruetas y los equilibrios".

Las zapatillas y el tutú son los símbolos por excelencia del ballet clásico. Su efecto en el escenario es mágico, pero los preparativos implican horas de trabajo.

Las zapatillas están hechas a la medida por artesanos que utilizan distintos materiales y satén para el exterior.

Media hora para cada par

Para aconsejar a las principiantes, muchas bailarinas muestran en redes sociales sus trucos.

"Es como hacerse un moño, lo hago desde que soy pequeña, forma parte de mi rutina" detalla esta bailarina, quien obtuvo el rol de bailarina "étoile" (principal) en 2018.

"Hay que contar una media hora por cada par" de zapatillas, detalla. Lo hace en sus horas libres, antes o después de los espectáculos.

Colasante gasta entre 10 y 15 pares por mes, y las reutiliza para los ensayos. Cada par cuesta unos 60 euros (unos 55 dólares) que pagan la Ópera y sus mecenas.

Para darles flexibilidad, hay que deformar las zapatillas a mano. Algunas bailarinas rompen su estructura, o la pliegan. Luego se recorta la suela, para realzar el pie, y se le cosen lazos y bandas elásticas.

Antes de entrar al escenario y para evitar los resbalones, algunas bailarinas lijan la suela externa para que se vuelva rugosa. Otras frotan las puntillas con colofonia una resina sólida.

"Un par de zapatillas tienen que mantenerse verticales sobre sus puntas por si solas", explica Valentine Colasante.

Para el secado de esas resinas, que son un derivado de la trementina, hay una máquina especial, instalada por la Ópera. Así las bailarinas ya no deben dejarlas en los pasillos, con el riesgo de intoxicación.

La protección de los pies

Luego está todo el ceremonial para evitar las ampollas en los dedos de los pies. Como con las zapatillas, cada bailarina conoce sus trucos.

Valentine Colasante utiliza espadadrapo y lo que se conoce como algodón carde, distribuido en farmacias.


"Algunas bailarinas utilizan silicona (en la punta de la zapatilla) pero en mi caso el algodón protege mejor mis dedos", detalla.


"Las tiritas han mejorado, resisten mejor la transpiración", explica. Los lazos de sus zapatillas son elásticos, para proteger mejor su tendón de Aquiles y sus ligamentos.

La bailarina principal asegura que con todas esas protecciones, el trabajo de puntas es menos doloroso de lo que imagina el público.

El aprendizaje de ese ejercicio tan particular empieza hacia los doce años.

"Cuando era más joven bailaba con zapatillas más duras. A medida que mi pie se fue reforzando, utilicé zapatillas más blandas. Siempre las estás ajustando", explica Colasante, que, siguiendo la tradición de la Ópera, suele impartir consejos a las aprendices de la escuela de danza.

"Es un objeto que me fascinaba cuando era pequeña y la fascinación sigue intacta", explica.





TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music




Lee también otros contenidos de #Soy ⬇️

En un sótano del Palacio Garnier, la bailarina principal de la Ópera de París, Valentine Colasante, cubre con un barniz especial el interior de sus zapatillas de ballet, antes de secarlas en una máquina.

Cuenta que es un ritual puntilloso pero necesario cuando tienes que afrontar un ballet clásico.


"En estos momentos estamos bailando el Lago de los Cisnes y para cada representación utilizo entre dos y tres pares" de zapatillas, comparte la bailarina con la agencia la AFP.

"Paso bastante tiempo aquí en estos momentos", dice sonriendo.

Colasante cambia de zapatillas después de cada acto de la obra. El objetivo es que la puntera del calzado "aguante bien el arco plantario y proporcione estabilidad para realizar las piruetas y los equilibrios".

Las zapatillas y el tutú son los símbolos por excelencia del ballet clásico. Su efecto en el escenario es mágico, pero los preparativos implican horas de trabajo.

Las zapatillas están hechas a la medida por artesanos que utilizan distintos materiales y satén para el exterior.

Media hora para cada par

Para aconsejar a las principiantes, muchas bailarinas muestran en redes sociales sus trucos.

"Es como hacerse un moño, lo hago desde que soy pequeña, forma parte de mi rutina" detalla esta bailarina, quien obtuvo el rol de bailarina "étoile" (principal) en 2018.

"Hay que contar una media hora por cada par" de zapatillas, detalla. Lo hace en sus horas libres, antes o después de los espectáculos.

Colasante gasta entre 10 y 15 pares por mes, y las reutiliza para los ensayos. Cada par cuesta unos 60 euros (unos 55 dólares) que pagan la Ópera y sus mecenas.

Para darles flexibilidad, hay que deformar las zapatillas a mano. Algunas bailarinas rompen su estructura, o la pliegan. Luego se recorta la suela, para realzar el pie, y se le cosen lazos y bandas elásticas.

Antes de entrar al escenario y para evitar los resbalones, algunas bailarinas lijan la suela externa para que se vuelva rugosa. Otras frotan las puntillas con colofonia una resina sólida.

"Un par de zapatillas tienen que mantenerse verticales sobre sus puntas por si solas", explica Valentine Colasante.

Para el secado de esas resinas, que son un derivado de la trementina, hay una máquina especial, instalada por la Ópera. Así las bailarinas ya no deben dejarlas en los pasillos, con el riesgo de intoxicación.

La protección de los pies

Luego está todo el ceremonial para evitar las ampollas en los dedos de los pies. Como con las zapatillas, cada bailarina conoce sus trucos.

Valentine Colasante utiliza espadadrapo y lo que se conoce como algodón carde, distribuido en farmacias.


"Algunas bailarinas utilizan silicona (en la punta de la zapatilla) pero en mi caso el algodón protege mejor mis dedos", detalla.


"Las tiritas han mejorado, resisten mejor la transpiración", explica. Los lazos de sus zapatillas son elásticos, para proteger mejor su tendón de Aquiles y sus ligamentos.

La bailarina principal asegura que con todas esas protecciones, el trabajo de puntas es menos doloroso de lo que imagina el público.

El aprendizaje de ese ejercicio tan particular empieza hacia los doce años.

"Cuando era más joven bailaba con zapatillas más duras. A medida que mi pie se fue reforzando, utilicé zapatillas más blandas. Siempre las estás ajustando", explica Colasante, que, siguiendo la tradición de la Ópera, suele impartir consejos a las aprendices de la escuela de danza.

"Es un objeto que me fascinaba cuando era pequeña y la fascinación sigue intacta", explica.





TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music




Lee también otros contenidos de #Soy ⬇️

Política

FA reconocen a Sheinbaum como futura comandante suprema en gira por Corredor Interoceánico

El secretario de Marina y el director del Corredor Interoceánico, se refirieron a Sheinbaum como “presidenta electa de México y futura comandanta suprema de las Fuerzas Armadas”

Política

Antony Blinken y Juan Ramón de la Fuente hablan sobre fentanilo, migración y economía

Blinken expresó el compromiso de la administración del presidente Joe Biden para colaborar con el próximo gobierno de Claudia Sheinbaum

República

Destituyen a José Alfredo Ortega como secretario de Seguridad de Michoacán

La destitución de Ortega Reyes forma parte de los 17 puntos del pliego petitorio de los elementos de la Guardia Civil que desde hace diez días se plantaron fuera de la SSP

Finanzas

Peso gana 1.41% en tercera semana de junio

De acuerdo con Banxico, este viernes el tipo de cambio cerró en 18.18 pesos por dólar, el equivalente a una recuperación de 1.4 por ciento frente al pasado 14 de junio

Justicia

Confirman libertad del hermano de El Mencho: Tribunal ratifica no vincularlo a proceso

El juez determinó que el hecho delictuoso que se imputó "Don Rodo" -no fue legalmente probado- por la FGR

República

Tras seis horas, controlan incendio de combustibles en zona industrial de Lerma, Edomex

Tras seis horas de incendio, ya fue controlado en un 90 por ciento, la zona ha sido resguardada por las autoridades correspondientes