/ martes 29 de junio de 2021

Subastan primeras obras NFT en México

Destacan lo complejo e irreversible de las nuevas formas de distribución y venta del arte

Tres obras NFT (Non Fungible Token) se vendieron por primera vez en el país, como parte de una subasta híbrida en la que se desplazaron tanto obras físicas como digitales.

Impulsada por la consultora de arte Dunya Villaseñor, en compañía del artista y fotógrafo Juan Jose Díaz Infante y la directora de PopUp subastas, Monica Barragán, la subasta supuso un hecho inédito en este país, que de esta manera se estaría sumando a la nueva corriente de los NFT.

El restaurante Puerto Prendes, ubicado en la colonia Roma en la Ciudad de México, fue el sitio en el que se llevó a cabo la subasta, que inició con una charla en la que los anfitriones detallaron lo complejo pero irreversible del momento en las formas de distribución y venta del arte, así como la necesidad de comenzar a generar nuevos estándares en la cotización de las obras.

“El público vive en un mundo real y en otro virtual… vivir la experiencia de una obra que es tanto física como virtual, un híbrido que se mantiene en dos mundos…” se apunta en el texto introductorio del catálago de dicha subasta, en la que se desplazaron las siguientes piezas::

Burbuja en Central Park Unlockable: Acrílico encapsulado / Foto: Juan José Infante

La primera obra NFT que se vendió fue Burbuja en Central Park Unlockable: Acrílico encapsulado de 100x80 cm /Archivo NFT en Apricot y unlockcable, por 25 mil pesos.

También se vendió una pieza titulada “Sin más por hoy” Mi Reloj de Mickey Unlockable: Acrilico encapsulado de 100x80 cm/ Archivo NFT en Apricot, por la misma cantidad de pesos mexicanos.

Y finalmente, “Caja mágica” Unlockable: Acrílico encapsulado de 100x80cm/ Archivo NFT en Apricot, por 12 mil pesos.

De esta manera, se abre un nuevo momento para el arte en México, como aseguró la propia Dunya Villaseñor.

Acerca de los NFT

Los Non Fungible Token son un activo electrónico único. Hace unos años inició una tendencia de monedas basadas en esta tecnología, a partir del uso de los Block Chain, con las criptomonedas, bitcoin y etereum, y que son la posibilidad de guardar esa información única de manera simultánea en miles de computadoras.

A esas computadoras que “guardan” información duplicada para que no se la roben o dupliquen se les llama mineros. Cada minero cobra por guardar la información y mientras más mineros lo hagan, más mayor valor tienen estos activos.

De esa posibilidad de tener dinero “virtual”, sin supervisión de gobiernos y totalmente descentralizado nacen los artistas que usan esa tecnología.

Sin más por hoy Mi Reloj de Mickey / Foto: Juan José Infante

De este modo, la obra de arte, un archivo digital, está ligado a un archivo único guardado por mineros, que es simultáneamente la obra, el dinero, la firma y el certificado.

Y se guarda en lugares especiales en internet llamados “wallets”, donde se guarda el dinero en criptomoneda sin necesidad de un banco.

Lo novedoso de todo esto es entonces que el valor de una obra ya no depende de una galería, ni de instituciones públicas o privadas.

“Los NFT y el arte son una tendencia que ayuda a que los artistas trabajen por la periferia y a que los compradores tengan certeza de lo que compran”, aseguró en la mencionada subasta el artista Juan Jose Díaz Infante.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Google Podcasts

Apple Podcasts

Deezer

Amazon


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Tres obras NFT (Non Fungible Token) se vendieron por primera vez en el país, como parte de una subasta híbrida en la que se desplazaron tanto obras físicas como digitales.

Impulsada por la consultora de arte Dunya Villaseñor, en compañía del artista y fotógrafo Juan Jose Díaz Infante y la directora de PopUp subastas, Monica Barragán, la subasta supuso un hecho inédito en este país, que de esta manera se estaría sumando a la nueva corriente de los NFT.

El restaurante Puerto Prendes, ubicado en la colonia Roma en la Ciudad de México, fue el sitio en el que se llevó a cabo la subasta, que inició con una charla en la que los anfitriones detallaron lo complejo pero irreversible del momento en las formas de distribución y venta del arte, así como la necesidad de comenzar a generar nuevos estándares en la cotización de las obras.

“El público vive en un mundo real y en otro virtual… vivir la experiencia de una obra que es tanto física como virtual, un híbrido que se mantiene en dos mundos…” se apunta en el texto introductorio del catálago de dicha subasta, en la que se desplazaron las siguientes piezas::

Burbuja en Central Park Unlockable: Acrílico encapsulado / Foto: Juan José Infante

La primera obra NFT que se vendió fue Burbuja en Central Park Unlockable: Acrílico encapsulado de 100x80 cm /Archivo NFT en Apricot y unlockcable, por 25 mil pesos.

También se vendió una pieza titulada “Sin más por hoy” Mi Reloj de Mickey Unlockable: Acrilico encapsulado de 100x80 cm/ Archivo NFT en Apricot, por la misma cantidad de pesos mexicanos.

Y finalmente, “Caja mágica” Unlockable: Acrílico encapsulado de 100x80cm/ Archivo NFT en Apricot, por 12 mil pesos.

De esta manera, se abre un nuevo momento para el arte en México, como aseguró la propia Dunya Villaseñor.

Acerca de los NFT

Los Non Fungible Token son un activo electrónico único. Hace unos años inició una tendencia de monedas basadas en esta tecnología, a partir del uso de los Block Chain, con las criptomonedas, bitcoin y etereum, y que son la posibilidad de guardar esa información única de manera simultánea en miles de computadoras.

A esas computadoras que “guardan” información duplicada para que no se la roben o dupliquen se les llama mineros. Cada minero cobra por guardar la información y mientras más mineros lo hagan, más mayor valor tienen estos activos.

De esa posibilidad de tener dinero “virtual”, sin supervisión de gobiernos y totalmente descentralizado nacen los artistas que usan esa tecnología.

Sin más por hoy Mi Reloj de Mickey / Foto: Juan José Infante

De este modo, la obra de arte, un archivo digital, está ligado a un archivo único guardado por mineros, que es simultáneamente la obra, el dinero, la firma y el certificado.

Y se guarda en lugares especiales en internet llamados “wallets”, donde se guarda el dinero en criptomoneda sin necesidad de un banco.

Lo novedoso de todo esto es entonces que el valor de una obra ya no depende de una galería, ni de instituciones públicas o privadas.

“Los NFT y el arte son una tendencia que ayuda a que los artistas trabajen por la periferia y a que los compradores tengan certeza de lo que compran”, aseguró en la mencionada subasta el artista Juan Jose Díaz Infante.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Google Podcasts

Apple Podcasts

Deezer

Amazon


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

Vecinos rechazan construcción de megaproyecto cerca del estadio Azteca

Piden reunión con la jefa de Gobierno para plantear los problemas de agua y movilidad que padecen

Sociedad

Regularización de autos “chocolate” beneficia a 7 estados

El acuerdo abarcará sólo a los vehículos que ya se encuentren en el país

Sociedad

Mandan los militares en brigadas de vacunación contra Covid

En 18 de las 32 entidades, las brigadas son dirigidas por elementos de Sedena o de la Secretaría de Marina

Gossip

The Flash y Black Adam: los otros protagonistas de DC FanDome

La DC FanDome fue la oportunidad para levantar la emoción de los fanáticos de los cómic

Gossip

Almacenados estrena sin Héctor Bonilla

El actor no pudo presentarse en el inicio de la temporada debido a un percance que sufrió un día antes en los ensayos 

Cultura

Montan instalación interactiva en Universidad de Guanajuato

La intervención se presentará sobre la fachada y las escalinatas de la Universidad hasta el 23 de octubre

Gossip

Otra vez contagios de Covid-19 atacan a Masterchef Celebrity México

Masterchef Celebrity México 2021 no escapó a la pandemia

CDMX

Vecinos rechazan construcción de megaproyecto cerca del estadio Azteca

Piden reunión con la jefa de Gobierno para plantear los problemas de agua y movilidad que padecen

Sociedad

En México, sólo 1 de cada mil trabajadores es investigador

En nuestro país, uno de cada mil trabajadores se dedica a la investigación, cifra inferior al promedio de OCDE