/ miércoles 22 de mayo de 2019

Tarantino regresa por la gloria a Cannes 

Estrena Quentin Tarantino su filme Érase una vez en Hollywood acompañado por parte de su elenco

Tarantino se plagia a sí mismo ofreciéndonos una especie de refrito de su película de 2009 Bastardos sin gloria en Érase una vez en Hollywood, su último filme que, esperado como uno de los eventos de este festival, se estrenó ayer con la presencia de sus estrellas Brad Pitt y Leonardo Dicaprio… pueden imaginarse el revuelo que causó en los medios y el público la aparición de estos últimos en la alfombra roja y la función de gala de la película.

Tal y como Tarantino pretende en Bastardos sin gloria reescribir y/o interpretar a su peculiar manera hechos y eventos históricos, su versión de como habría podido terminar la Segunda Guerra Mundial, aquí se mete a revisar lo sucedido en el tristemente célebre masacre de la esposa del realizador Roman Polanski por Charles Manson y miembros de su secta de hippies en agosto de 1969 en Hollywood.

Realidad e historia llegan a Cannes

Si en Bastardos sin gloria la cohesión de la historia se basaba en una casi clásica narración dramática, Tarantino se dedica en Érase una vez en Hollywood a hacer gala de su innegable conocimiento de la historia de cine, cargando la narrativa con una interminable serie de guiños de ojo a referencias cinematográficas que ilustran la historia de un actor de menor categoría y de su stuntman y compañero, quienes exterminan la banda de Manson antes que estos últimos logran victimar a Sharon Tate y sus amigos.

Para mi gusto, innecesaria duración de dos horas y media; no facilita la cosas, a la vez que mientras se podría contar con la aceptación que puede tener la película de parte de los fans de Tarantino -entre los que por cierto no me cuento-, para mi gusto resulta obvio que la inspiración y el potencial iconoclasta del ganador de la Palma de Oro para su sorprendente y original Pulp Fiction, en 1994, se muestra desgastado y fallando en esta su última entrega.

Es justamente de estos elementos que hace gala de manera muy convincente la película coreana Parásito, igualmente presentada en competición.

Su director Bong Joon Ho regresa a Cannes dos años después que su filme anterior Okja, manejado por Netflix, provocó el aún pendiente serio problema entre la plataforma gigante y el festival que no acepta en competición películas no disponibles para un estreno en salas de cines en Francia.

Libre de estas ataduras, Parásito es un poderosa comedia negra de fuertes referencias a las relaciones de clase a través de la historia de una familia de pobres que logra infiltrarse a una familia de ricos, haciéndose indispensable por los servicios que ofrece. Repleta de detalles de un humor negro, la película resultó ser una de las más apreciadas este martes.

Un día en que además se celebró en la Quincena de Realizadores una clase maestra de Robert Rodríguez, quien se dedicó a detallar la manera en que un cineasta puede transitar de una producción industrial millonaria como su reciente 100 years a un filme de un presupuesto de 7 mil dólares como Red 11 que acaba de terminar y que estrenó aquí, y El Mariachi que lo lanzó a la fama en 1992 que contó con el mismo presupuesto.

El estreno de la cinta de Tarantino sacó además a relucir el endémico problema del mercado negro que afecta el festival. Los boletos de entrada a los galas de películas importantes y sobre todo a las fiestas que se celebran llegan a alturas astronómicas. Las invitaciones para la fiesta que organizó Leonardo DiCaprio después del estreno de la película de Tarantino se cotizaron en el mercado negro en 13 mil 500 dólares, mientras que la entradas en la gala de la película de Jarmusch con la que se inició el certamen y en la fiesta de inauguración se vendían de 2 mil 500 a 5 mil 500 dólares.

Tarantino se plagia a sí mismo ofreciéndonos una especie de refrito de su película de 2009 Bastardos sin gloria en Érase una vez en Hollywood, su último filme que, esperado como uno de los eventos de este festival, se estrenó ayer con la presencia de sus estrellas Brad Pitt y Leonardo Dicaprio… pueden imaginarse el revuelo que causó en los medios y el público la aparición de estos últimos en la alfombra roja y la función de gala de la película.

Tal y como Tarantino pretende en Bastardos sin gloria reescribir y/o interpretar a su peculiar manera hechos y eventos históricos, su versión de como habría podido terminar la Segunda Guerra Mundial, aquí se mete a revisar lo sucedido en el tristemente célebre masacre de la esposa del realizador Roman Polanski por Charles Manson y miembros de su secta de hippies en agosto de 1969 en Hollywood.

Realidad e historia llegan a Cannes

Si en Bastardos sin gloria la cohesión de la historia se basaba en una casi clásica narración dramática, Tarantino se dedica en Érase una vez en Hollywood a hacer gala de su innegable conocimiento de la historia de cine, cargando la narrativa con una interminable serie de guiños de ojo a referencias cinematográficas que ilustran la historia de un actor de menor categoría y de su stuntman y compañero, quienes exterminan la banda de Manson antes que estos últimos logran victimar a Sharon Tate y sus amigos.

Para mi gusto, innecesaria duración de dos horas y media; no facilita la cosas, a la vez que mientras se podría contar con la aceptación que puede tener la película de parte de los fans de Tarantino -entre los que por cierto no me cuento-, para mi gusto resulta obvio que la inspiración y el potencial iconoclasta del ganador de la Palma de Oro para su sorprendente y original Pulp Fiction, en 1994, se muestra desgastado y fallando en esta su última entrega.

Es justamente de estos elementos que hace gala de manera muy convincente la película coreana Parásito, igualmente presentada en competición.

Su director Bong Joon Ho regresa a Cannes dos años después que su filme anterior Okja, manejado por Netflix, provocó el aún pendiente serio problema entre la plataforma gigante y el festival que no acepta en competición películas no disponibles para un estreno en salas de cines en Francia.

Libre de estas ataduras, Parásito es un poderosa comedia negra de fuertes referencias a las relaciones de clase a través de la historia de una familia de pobres que logra infiltrarse a una familia de ricos, haciéndose indispensable por los servicios que ofrece. Repleta de detalles de un humor negro, la película resultó ser una de las más apreciadas este martes.

Un día en que además se celebró en la Quincena de Realizadores una clase maestra de Robert Rodríguez, quien se dedicó a detallar la manera en que un cineasta puede transitar de una producción industrial millonaria como su reciente 100 years a un filme de un presupuesto de 7 mil dólares como Red 11 que acaba de terminar y que estrenó aquí, y El Mariachi que lo lanzó a la fama en 1992 que contó con el mismo presupuesto.

El estreno de la cinta de Tarantino sacó además a relucir el endémico problema del mercado negro que afecta el festival. Los boletos de entrada a los galas de películas importantes y sobre todo a las fiestas que se celebran llegan a alturas astronómicas. Las invitaciones para la fiesta que organizó Leonardo DiCaprio después del estreno de la película de Tarantino se cotizaron en el mercado negro en 13 mil 500 dólares, mientras que la entradas en la gala de la película de Jarmusch con la que se inició el certamen y en la fiesta de inauguración se vendían de 2 mil 500 a 5 mil 500 dólares.

Mundo

Asesinatos de periodistas en América, motivo de vergüenza: Laurentino Cortizo

El presidente de Panamá firmó la Declaración de Chapultepec durante la inauguración de la Asamblea General 76 de la SIP

Política

Durazo confirma renuncia a SSPC; va por gubernatura de Sonora

El funcionario confirmó que presentará su renuncia para "atender el llamado a la militancia de Sonora para buscar la gubernatura del estado"

Finanzas

Actividad económica cae 7.9% en agosto y 6.9% en septiembre

En agosto, la actividad industrial cayó 8.4 por ciento y las que tienen que ver con el comercio y servicios disminuyeron ocho por ciento, en sus comparativos mensuales

Sociedad

Por decreto presidencial, hoteles que impidan acceso a playas serán multados

Los infractores podrán recibir multas de entre 260 mil pesos y más de un millón de pesos

Sociedad

SFP inhabilita a Laboratorios Pisa por dos años

La empresa está impedida a realizar cualquier acuerdo comercial con las dependencias de la administración pública federal, estatal o municipal

Política

Oposición ofreció en 2018 a Carlos Slim candidatura en contra de mí, pero no aceptó: AMLO

El mandatario acusó que la oposición se unió en 2018 para evitar que llegara a ser presidente

Aderezo

Así se hace la tradicional calabaza en tacha

Que no se pierda la bonita tradición de hacer este postre típico

Mundo

La SIP denuncia permanente enfrentamiento de Bolsonaro con la prensa

La organización afirmó que la conducta del líder es la prueba más elocuente de un clima de confrontación

Finanzas

Habilitan a La Reforma como nuevo puerto en Sinaloa

Mediante decreto presidencial se habilitó como puerto al lugar denominado La Reforma en Angostura, Sinaloa, con el fin de que reciba embarcaciones