/ martes 24 de diciembre de 2019

Teatro kabuki: Arte milenario japonés

El maestro Kyozo Nakamura ofrece magia y metamorfosis en el escenario

Paz, armonía y magia. El teatro lo proporciona. Permite soñar. Es el lazo que une a culturas, a pueblos. Las artes escénicas no tienen nacionalidad, pero sí rescatan tradiciones, usos y costumbres. Son el hilo más sensible de la humanidad. Y esto lo personifica el maestro Kyozo Nakamura, heredero de la dramaturgia del país del Sol Naciente que se remonta al siglo XIV, con claros aires e influencia chinas.

Es el kabuki, teatro que nace en la plaza pública y que solo se actuaba por mujeres, comenta este artista, quien ataviado con un elegante kimono para hombre –propio para grandes ocasiones-, se desdobla en sus actuaciones como mujer, con la exquisitez de los modales y cultura nipona. Adopta las posturas de un actor ‘onnagata’, esto es, el rol femenino.

Y es que desde el inicio del teatro kabuki que quiere decir canto, baile y expresión, sólo actuaban mujeres; pero en el 1629 se restringió al pasarse la línea entre actuación y prostitución. Desde entonces y hasta la Segunda Guerra Mundial, eran solamente hombres quienes interpretan papeles masculinos y femeninos.

En entrevista, orgulloso de ser invitado por segunda vez a México por la embajada de Japón en nuestro país y el Gobierno de México, Nakamura dice: “Vengo a presentar todos mis conocimientos en el rol femenino que es mi especialidad”.

Con 37 años de experiencia en el Teatro Nacional de Japón, el doctor Nakamura (es su nombre de actor), refiere que en sus interpretaciones, trata de mostrar los sentimientos de la mujer; “pero como hombre, no puedo ser nunca una mujer”. Comenta a través de una traductora, la señorita Irene Ida, que como actor “he ido a muchos países del mundo, para buscar mayor comprensión, interés y atracción por el mundo del kabuki”.

¿Qué experiencia le han dejado sus viajes alrededor del mundo?

He recorrido 30 países y 53 estados. Hay mucha sensibilidad en Occidente por el teatro kabuki. En Estados Unidos, México y los países latinoamericanos al público le gusta más la parte esplendorosa del teatro kabuki. En Europa, prefieren la parte íntima, emocional.

¿Qué es lo que busca?

El estilo más aceptado para cada país. De trato afable, tranquilo, discreto, su metamorfosis es casi de magia. En la conferencia magistral que dictó en el Teatro Salvador Novo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), ante alumnos de este Centro, comentó entre otros secretos de esta dramaturgia milenaria, que: En el teatro kabuki, el maquillaje es fundamental para mostrar el carácter de las personas. Los ademanes y posturas, únicos. Los gestos, fundamentales.

La delicadeza en el movimiento de las manos es clave en los actores ‘onnagata’, es decir los hombres que interpretan los roles, los personajes de las mujeres. Todo sigue una liturgia, una tradición, un estilo muy oriental, para mostrar con expresión histriónica, la vida cotidiana japonesa. Los gestos de risa y llanto, deben llevarse a cabo con las manos cubiertas por el kimono, explicó el doctor Nakamura en dicha presentación.

Los colores también tienen significado en el teatro kabuki: el rosa, por supuesto, representa la feminidad. El azul, la maldad. El café los monstruos. El rojo, es poder.

Paz, armonía y magia. El teatro lo proporciona. Permite soñar. Es el lazo que une a culturas, a pueblos. Las artes escénicas no tienen nacionalidad, pero sí rescatan tradiciones, usos y costumbres. Son el hilo más sensible de la humanidad. Y esto lo personifica el maestro Kyozo Nakamura, heredero de la dramaturgia del país del Sol Naciente que se remonta al siglo XIV, con claros aires e influencia chinas.

Es el kabuki, teatro que nace en la plaza pública y que solo se actuaba por mujeres, comenta este artista, quien ataviado con un elegante kimono para hombre –propio para grandes ocasiones-, se desdobla en sus actuaciones como mujer, con la exquisitez de los modales y cultura nipona. Adopta las posturas de un actor ‘onnagata’, esto es, el rol femenino.

Y es que desde el inicio del teatro kabuki que quiere decir canto, baile y expresión, sólo actuaban mujeres; pero en el 1629 se restringió al pasarse la línea entre actuación y prostitución. Desde entonces y hasta la Segunda Guerra Mundial, eran solamente hombres quienes interpretan papeles masculinos y femeninos.

En entrevista, orgulloso de ser invitado por segunda vez a México por la embajada de Japón en nuestro país y el Gobierno de México, Nakamura dice: “Vengo a presentar todos mis conocimientos en el rol femenino que es mi especialidad”.

Con 37 años de experiencia en el Teatro Nacional de Japón, el doctor Nakamura (es su nombre de actor), refiere que en sus interpretaciones, trata de mostrar los sentimientos de la mujer; “pero como hombre, no puedo ser nunca una mujer”. Comenta a través de una traductora, la señorita Irene Ida, que como actor “he ido a muchos países del mundo, para buscar mayor comprensión, interés y atracción por el mundo del kabuki”.

¿Qué experiencia le han dejado sus viajes alrededor del mundo?

He recorrido 30 países y 53 estados. Hay mucha sensibilidad en Occidente por el teatro kabuki. En Estados Unidos, México y los países latinoamericanos al público le gusta más la parte esplendorosa del teatro kabuki. En Europa, prefieren la parte íntima, emocional.

¿Qué es lo que busca?

El estilo más aceptado para cada país. De trato afable, tranquilo, discreto, su metamorfosis es casi de magia. En la conferencia magistral que dictó en el Teatro Salvador Novo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), ante alumnos de este Centro, comentó entre otros secretos de esta dramaturgia milenaria, que: En el teatro kabuki, el maquillaje es fundamental para mostrar el carácter de las personas. Los ademanes y posturas, únicos. Los gestos, fundamentales.

La delicadeza en el movimiento de las manos es clave en los actores ‘onnagata’, es decir los hombres que interpretan los roles, los personajes de las mujeres. Todo sigue una liturgia, una tradición, un estilo muy oriental, para mostrar con expresión histriónica, la vida cotidiana japonesa. Los gestos de risa y llanto, deben llevarse a cabo con las manos cubiertas por el kimono, explicó el doctor Nakamura en dicha presentación.

Los colores también tienen significado en el teatro kabuki: el rosa, por supuesto, representa la feminidad. El azul, la maldad. El café los monstruos. El rojo, es poder.

Sociedad

Covid y violencia saturan los panteones de Guanajuato

El aumento en homicidios y muertes por el Covid-19 han sido la causa de la falta de espacios, indican

CDMX

Complejo cultural de Chapultepec va sin plan maestro

Dependencias como la Secretaría del Medio Ambiente de la ciudad se han desmarcado del proyecto

CDMX

Peatones y restaurantes comparten banquetas tras reapertura

Los restaurantes con mesas al exterior pueden trabajar de 7:00 a 18:00 horas

Mundo

Brasil presiona por la renuncia de Bolsonaro

Critican gestión ante la pandemia y el retraso de las jornadas de vacunación contra el coronavirus

CDMX

¡Atención! Reactivan sanciones por fotocívicas

No habrá olvido ni perdón para aquellas personas que infringieron el Reglamento de Tránsito entre el 24 de marzo y el 31 de diciembre de 2020

Mundo

Se revela en Japón la “pobreza oculta”

Se ha librado relativamente de la pandemia, pero afecta a los más vulnerables de la tercera potencia económica

Sociedad

Renueva el TecNM sus actividades académicas

El subsecretario de Educación Superior, reconoció a la comunidad del TecNM por encabezar esta transformación en medio de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19

CDMX

Proponen bajar los salarios de diputados en CDMX

Lo que se obtenga del recorte al Congreso se entregaría a la Secretaría de Salud local