/ domingo 1 de septiembre de 2019

En la Mira | El Terremoto en Tokio

Esa fue mi primera experiencia con la muerte y el desastre. Tenía 17 años cuando la Ciudad de México cambió para siempre

Fue un 19 de septiembre, a las 7:19 de la mañana. Era 1985.

Esa fue mi primera experiencia con la muerte y el desastre, el caos, el desconcierto y la solidaridad. Tenía 17 años cuando la Ciudad de México cambió para siempre.

Después de dos minutos la ciudad enmudeció, silencio total: no existía Internet, menos Twitter. México se desconectó del mundo. Era otra época.

La Ciudad de México ya era una megalópolis de 20 millones de habitantes en toda su zona metropolitana. Se calcula que la energía generada por el sismo fue similar a la liberada por 30 bombas atómicas, como la que devastó Hiroshima.

Foto: Archivo Cuartoscuro

El terremoto de 1985, es una cicatriz marcada en el centro de nuestro corazón; en cosa de minutos habían muerto de golpe más de 10 mil personas, 250 edificios quedaron destruidos y ya brotaban miles de historias de supervivencia.

Cerca de 5 mil personas fueron rescatadas de entre los escombros a más de diez días del Terremoto. El caso de los niños recién nacidos que salieron con vida días después de ser rescatados del Hospital General, fue un hito histórico, que conmovió al mundo entero.

Aquel jueves de septiembre de 1985, el terremoto afectó decenas de colonias y ha sido el más significativo y mortífero de la historia moderna de México. Se perdieron alrededor de 170 mil empleos en la ciudad.

Foto: Archivo Cuartoscuro

Ese fenómeno sismológico tuvo una magnitud de 8.1 grados en la escala de Richter, duró poco más de dos minutos, superando en intensidad y en daños al terremoto registrado el 28 de julio de 1957 también en la Ciudad de México y peor que el último temblor que se registró en 2017 en otro 19 de septiembre de terror.

Aquel día decidí ser fotoperiodista y de eso han pasado 34 años ya. Hoy estoy en Tokio, la capital Japonesa, tierra de sismos y con orgullo presento un breve recuerdo visual de aquellos días en México.

Para mí es un honor visitar estas tierras para compartir la memoria de aquel desastre. La fotografía es una elección de vida que jamás te abandona. Desde entonces comprendí que lo que quería hacer en la vida, era registrar y documentar lo que nos duele. Lo que nos transforma, lo que nos descarrila.

Foto: Archivo Cuartoscuro

Hoy, en un mundo sobre saturado de imágenes, sin tiempo para la contemplación, los invito a hacer un alto en el camino y ver estas imágenes para reflexionar juntos sobre la fragilidad de la vida.

Para mí, hacer foto se convirtió desde entonces, en una experiencia vital, por ello, en mi caso, la imagen es oxígeno, es alimento, es vida. Sólo así se le resiste, se le disfruta. Así son las pasiones, calan hasta el tuétano.

La impresión de las piezas que se presentarán en la embajada mexicana de Japón, fueron realizadas por un amigo entrañable, fotógrafo y periodista de muchos años que hoy entre otras cosas tiene una empresa de impresión fina de primera calidad, su nombre es José Manuel Jiménez, viejo colega de la revista Proceso y quién también vibra con la fotografía, los viajes y la adrenalina. Su empresa se llama ArtData.mx y la recomiendo ampliamente para todo servicio de impresión de calidad internacional.

Agradezco también a Felipe Haro, Director de la Fundación Poniatowska por el apoyo para esta aventura y aprovecho para comentar que además de una conferencia que daremos por allá el día 6 de septiembre, también presentaremos un par de documentales elaborados por Felipe. El de “Nada Nadie” que es sobre el terremoto inspirado en el libro de Elena Poniatowska y el de José Revueltas “El Hijo del Hombre”.

Foto: Cuartoscuro

Por último agradezco a Misha, Director del Festival México-Japón por la amable invitación, y los convoco a conocer todo el programa que se elaboró durante septiembre para estrechar lazos culturales entre ambas naciones, todo está en las redes correspondientes de Facebook e Instagram del evento.

Así las cosas, con 14 horas de diferencia, mientras ustedes leen esto ahora, nosotros estaremos montando la expo, previo a su inauguración, a cargo de nuestra embajadora Melba Pria, representante de México en la isla japonesa. Y por supuesto, nada de esto seria posible sin el decidido apoyo de la Secretaria de Cultura y la de Relaciones Exteriores para facilitar nuestra participación en tierras asiáticas.

Mención aparte merecen nuestros amigos de Sony México, quienes nos prestaron equipo de última generación para documentar el viaje. Gracias mil a todos.

Fue un 19 de septiembre, a las 7:19 de la mañana. Era 1985.

Esa fue mi primera experiencia con la muerte y el desastre, el caos, el desconcierto y la solidaridad. Tenía 17 años cuando la Ciudad de México cambió para siempre.

Después de dos minutos la ciudad enmudeció, silencio total: no existía Internet, menos Twitter. México se desconectó del mundo. Era otra época.

La Ciudad de México ya era una megalópolis de 20 millones de habitantes en toda su zona metropolitana. Se calcula que la energía generada por el sismo fue similar a la liberada por 30 bombas atómicas, como la que devastó Hiroshima.

Foto: Archivo Cuartoscuro

El terremoto de 1985, es una cicatriz marcada en el centro de nuestro corazón; en cosa de minutos habían muerto de golpe más de 10 mil personas, 250 edificios quedaron destruidos y ya brotaban miles de historias de supervivencia.

Cerca de 5 mil personas fueron rescatadas de entre los escombros a más de diez días del Terremoto. El caso de los niños recién nacidos que salieron con vida días después de ser rescatados del Hospital General, fue un hito histórico, que conmovió al mundo entero.

Aquel jueves de septiembre de 1985, el terremoto afectó decenas de colonias y ha sido el más significativo y mortífero de la historia moderna de México. Se perdieron alrededor de 170 mil empleos en la ciudad.

Foto: Archivo Cuartoscuro

Ese fenómeno sismológico tuvo una magnitud de 8.1 grados en la escala de Richter, duró poco más de dos minutos, superando en intensidad y en daños al terremoto registrado el 28 de julio de 1957 también en la Ciudad de México y peor que el último temblor que se registró en 2017 en otro 19 de septiembre de terror.

Aquel día decidí ser fotoperiodista y de eso han pasado 34 años ya. Hoy estoy en Tokio, la capital Japonesa, tierra de sismos y con orgullo presento un breve recuerdo visual de aquellos días en México.

Para mí es un honor visitar estas tierras para compartir la memoria de aquel desastre. La fotografía es una elección de vida que jamás te abandona. Desde entonces comprendí que lo que quería hacer en la vida, era registrar y documentar lo que nos duele. Lo que nos transforma, lo que nos descarrila.

Foto: Archivo Cuartoscuro

Hoy, en un mundo sobre saturado de imágenes, sin tiempo para la contemplación, los invito a hacer un alto en el camino y ver estas imágenes para reflexionar juntos sobre la fragilidad de la vida.

Para mí, hacer foto se convirtió desde entonces, en una experiencia vital, por ello, en mi caso, la imagen es oxígeno, es alimento, es vida. Sólo así se le resiste, se le disfruta. Así son las pasiones, calan hasta el tuétano.

La impresión de las piezas que se presentarán en la embajada mexicana de Japón, fueron realizadas por un amigo entrañable, fotógrafo y periodista de muchos años que hoy entre otras cosas tiene una empresa de impresión fina de primera calidad, su nombre es José Manuel Jiménez, viejo colega de la revista Proceso y quién también vibra con la fotografía, los viajes y la adrenalina. Su empresa se llama ArtData.mx y la recomiendo ampliamente para todo servicio de impresión de calidad internacional.

Agradezco también a Felipe Haro, Director de la Fundación Poniatowska por el apoyo para esta aventura y aprovecho para comentar que además de una conferencia que daremos por allá el día 6 de septiembre, también presentaremos un par de documentales elaborados por Felipe. El de “Nada Nadie” que es sobre el terremoto inspirado en el libro de Elena Poniatowska y el de José Revueltas “El Hijo del Hombre”.

Foto: Cuartoscuro

Por último agradezco a Misha, Director del Festival México-Japón por la amable invitación, y los convoco a conocer todo el programa que se elaboró durante septiembre para estrechar lazos culturales entre ambas naciones, todo está en las redes correspondientes de Facebook e Instagram del evento.

Así las cosas, con 14 horas de diferencia, mientras ustedes leen esto ahora, nosotros estaremos montando la expo, previo a su inauguración, a cargo de nuestra embajadora Melba Pria, representante de México en la isla japonesa. Y por supuesto, nada de esto seria posible sin el decidido apoyo de la Secretaria de Cultura y la de Relaciones Exteriores para facilitar nuestra participación en tierras asiáticas.

Mención aparte merecen nuestros amigos de Sony México, quienes nos prestaron equipo de última generación para documentar el viaje. Gracias mil a todos.

Mundo

Haremos todo para que crisis climática no se ignore más: Greta Thunberg

La activista sueca, Greta Thunberg, señaló que "aún no ha habido una victoria" frente a este grave problema

México

Comando desata balacera y quema vehículos en Michoacán

Pobladores alertaron que sujetos armados ingresaron al municipio y comenzaron a disparar contra varias casas, entre ellas la del exalcalde Misael González

Sociedad

Retienen a elementos de la Guardia Nacional en Guerrero

Los pobladores solicitan una mesa de acuerdo con el gobierno de Guerrero para la liberación de diez de sus compañeros detenidos en Acapulco

Mundo

Mommunes, la comunidad de madres solteras en EU

En la actualidad se contabilizan alrededor de 15 millones de madres solteras en EU, según un estudio del PEW Research

Cultura

Esclavo y amo... | De esclavitudes ayer y hoy

Además de sustentarse en los derechos del hombre, Miguel Hidalgo también tenía un sentido estratégico y político

Mundo

Identifican a ciudadano saudita como atacante de base naval en Florida

El rey Salmán de Arabia Saudita llamó a Trump para expresar sus condolencias

Justicia

SSP de Cuernavaca pide intervención de GN tras asesinato de secretario

El secretario de la Seguridad Pública, Juan David Juárez, fue asesinado cuando regresaba a su casa en la Unidad Habitacional Teopanzolco

Sociedad

Retienen a elementos de la Guardia Nacional en Guerrero

Los pobladores solicitan una mesa de acuerdo con el gobierno de Guerrero para la liberación de diez de sus compañeros detenidos en Acapulco