/ miércoles 30 de septiembre de 2020

Woody Allen desea “que la vida vuelva a ser lo que era”

En aislamiento, el director habla del estreno de Rifkin´s festival, que abre la edición 68 en San Sebastián

MADRID. La situación de emergencia sanitaria mundial le impidió acudir a presentar la película inaugural del 68 Festival de Cine de San Sebastián, Rifkin's festival, pero Woody Allen concedió entrevistas por videoconferencia desde Nueva York, donde dice que se pasa el día "deambulando" por su casa y esperando tiempos mejores.

"Estoy deseando que la vida vuelva a ser lo que era y espero que me atrape vivo", dijo eldirector de Annie Hall o Manhattan, entre casi medio centenar de títulos que lo sitúan como uno de los grandes del cine, pese a la controversia que le persigue en los últimos años a raíz del auge del movimiento #Metoo por una acusación de abusos sexuales de la que fue exonerado hace dos décadas.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Preguntado por este asunto, Allen (Nueva York, 1935) alega falta de tiempo -la entrevista apenas dura 10 minutos- para ahondar en un tema tan farragoso y del que ya dio cuenta en su libro autobiográfico A propósito de nada, publicado hace unos meses.

"Es una historia muy larga, necesitaríamos media hora solo para eso, pero está todo en mi libro explicado de forma muy clara y espero que también divertida", sostiene.

Estreno en España

Parece haberse convertido en un refugio para el neoyorquino, así que vuelve a España, después de que la industria en Estados Unidos le dio la espalda: su anterior película no fue distribuida y Rifkin´s festival, financiada por la catalana Mediapro, tampoco tiene fecha en el horizonte.A los cines españoles llegará este viernes 2.

Su nueva cinta cuenta el viaje al Festival de San Sebastián de una pareja, ella (Gina Gershon) es representante de un director con un ego insoportable (Louis Garrel) y él (Wallace Shawn) un escritor hipocondríaco y bloqueado en el que se proyecta la sombra del propio Allen.

Dice que lamenta profundamente no haber podido regresar a San Sebastián. "Toda mi familia estaba deseando ir, lo pasamos en grande ahí, nos encanta la ciudad, estábamos muy emocionados con la idea de ir al festival, ver a amigos, pasear por las calles... pero todo colapsó por este terrible virus".

El cineasta qué más rédito artístico ha sacado a su conocida hipocondria confiesa que no lleva nada bien esta situación."Soy un cobarde, tengo miedo de contagiarme, he estado encerrado en mi casa durante meses", afirma. "Al principio no salíamos nada, luego pequeños paseos de una hora, pero no eran divertidos porque todo estaba cerrado y te daba miedo, te cruzabas con alguien y mirabas un poco por encima del hombro por si se acercaba demasiado".

Aunque dice que la situación ha mejorado: "Los neoyorquinos han hecho un gran trabajo para eliminar el virus, y ahora afecta a menos del 1%, puedes pasear, con mascarilla y con cuidado... Aun así no es lo mismo, estoy deseando que la vida vuelva a ser lo que era y espero que me atrape vivo".

También por la contingencia, interrumpió su ritmo de trabajo. Planeaba rodar este verano en París y sigue en espera, igual que una obra de teatro para Broadway que tampoco podrá estrenar, ya que los teatros estarán cerrados al menos todo el 2020.

"No quiero escribir más, no quiero acumular guiones en el cajón", afirma, "me paso el tiempo deambulando por la casa, aunque soy meticuloso, me afeito a diario, hago mis ejercicios, toco el clarinete, pero la mayor parte del tiempo deambulo por la casa".

Finalmente, preguntado por el cambio de reglamento en los premios Oscar para exigir que las candidatas a Mejor Película cumplan criterios mínimos de inclusión y diversidad racial, Allen dice aplaudirlo, pero ve "difícil" su consecución.

"No puedes forzar a un artista a escribir de determinada manera, es un objetivo loable pero muy difícil de llevar a cabo", considera. "Yo cuando escribo no estoy pensando en si hay una cuota suficiente de diversidad o si estoy trasladando el mensaje adecuado, escribo desde mi corazón y desde mi instinto, pero insisto en que me parece que lo que impulsa esa decisión es saludable".






Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

MADRID. La situación de emergencia sanitaria mundial le impidió acudir a presentar la película inaugural del 68 Festival de Cine de San Sebastián, Rifkin's festival, pero Woody Allen concedió entrevistas por videoconferencia desde Nueva York, donde dice que se pasa el día "deambulando" por su casa y esperando tiempos mejores.

"Estoy deseando que la vida vuelva a ser lo que era y espero que me atrape vivo", dijo eldirector de Annie Hall o Manhattan, entre casi medio centenar de títulos que lo sitúan como uno de los grandes del cine, pese a la controversia que le persigue en los últimos años a raíz del auge del movimiento #Metoo por una acusación de abusos sexuales de la que fue exonerado hace dos décadas.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Preguntado por este asunto, Allen (Nueva York, 1935) alega falta de tiempo -la entrevista apenas dura 10 minutos- para ahondar en un tema tan farragoso y del que ya dio cuenta en su libro autobiográfico A propósito de nada, publicado hace unos meses.

"Es una historia muy larga, necesitaríamos media hora solo para eso, pero está todo en mi libro explicado de forma muy clara y espero que también divertida", sostiene.

Estreno en España

Parece haberse convertido en un refugio para el neoyorquino, así que vuelve a España, después de que la industria en Estados Unidos le dio la espalda: su anterior película no fue distribuida y Rifkin´s festival, financiada por la catalana Mediapro, tampoco tiene fecha en el horizonte.A los cines españoles llegará este viernes 2.

Su nueva cinta cuenta el viaje al Festival de San Sebastián de una pareja, ella (Gina Gershon) es representante de un director con un ego insoportable (Louis Garrel) y él (Wallace Shawn) un escritor hipocondríaco y bloqueado en el que se proyecta la sombra del propio Allen.

Dice que lamenta profundamente no haber podido regresar a San Sebastián. "Toda mi familia estaba deseando ir, lo pasamos en grande ahí, nos encanta la ciudad, estábamos muy emocionados con la idea de ir al festival, ver a amigos, pasear por las calles... pero todo colapsó por este terrible virus".

El cineasta qué más rédito artístico ha sacado a su conocida hipocondria confiesa que no lleva nada bien esta situación."Soy un cobarde, tengo miedo de contagiarme, he estado encerrado en mi casa durante meses", afirma. "Al principio no salíamos nada, luego pequeños paseos de una hora, pero no eran divertidos porque todo estaba cerrado y te daba miedo, te cruzabas con alguien y mirabas un poco por encima del hombro por si se acercaba demasiado".

Aunque dice que la situación ha mejorado: "Los neoyorquinos han hecho un gran trabajo para eliminar el virus, y ahora afecta a menos del 1%, puedes pasear, con mascarilla y con cuidado... Aun así no es lo mismo, estoy deseando que la vida vuelva a ser lo que era y espero que me atrape vivo".

También por la contingencia, interrumpió su ritmo de trabajo. Planeaba rodar este verano en París y sigue en espera, igual que una obra de teatro para Broadway que tampoco podrá estrenar, ya que los teatros estarán cerrados al menos todo el 2020.

"No quiero escribir más, no quiero acumular guiones en el cajón", afirma, "me paso el tiempo deambulando por la casa, aunque soy meticuloso, me afeito a diario, hago mis ejercicios, toco el clarinete, pero la mayor parte del tiempo deambulo por la casa".

Finalmente, preguntado por el cambio de reglamento en los premios Oscar para exigir que las candidatas a Mejor Película cumplan criterios mínimos de inclusión y diversidad racial, Allen dice aplaudirlo, pero ve "difícil" su consecución.

"No puedes forzar a un artista a escribir de determinada manera, es un objetivo loable pero muy difícil de llevar a cabo", considera. "Yo cuando escribo no estoy pensando en si hay una cuota suficiente de diversidad o si estoy trasladando el mensaje adecuado, escribo desde mi corazón y desde mi instinto, pero insisto en que me parece que lo que impulsa esa decisión es saludable".






Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Mundo

Iglesias pierden la fe en Donald Trump

Evangelistas, mormones y cristianos han dejado de identificarse con él

CDMX

Despiden al fallido Times Square chilango en la Glorieta de Insurgentes

Tres torres publicitarias serán retiradas por carecer de permisos, licencias y no aportar recursos a las arcas públicas de CDMX

Sociedad

Pandemia retrasa los diagnósticos de cáncer de mama

Las citas disminuyeron 47 por ciento debido a las medidas sanitarias para evitar el contagio del coronavirus

Finanzas

No habrá marcha atrás en política energética, dice AMLO

El Presidente reitera que su gobierno rescatará a CFE y a Pemex, y rechaza que la española Repsol le pague

Mundo

Iglesias pierden la fe en Donald Trump

Evangelistas, mormones y cristianos han dejado de identificarse con él

Sociedad

Llegan turistas europeos a Cancún, pese a pandemia

El gobierno de Quintana Roo informó que siguen estables los niveles de contagio de Covid-19

Ciencia

Ingeniero mexicano gana concurso de robótica en Japón

Jiménez diseñó un robot blando con piel inteligente en forma de pinza, con el que obtuvo el premio

Mundo

Chile alista histórico plebiscito para nueva Constitución

La actual Constitución hecha por el dictador Pinochet es considerada como el origen de las grandes desigualdades del país

Sociedad

México, primer lugar en emisiones en América Latina

Incumplirá el país con su meta del Acuerdo de París de reducir un 22 por ciento contaminantes para 2030