/ viernes 28 de abril de 2017

“El Juli”, triunfador de la cuarta corrida en la Feria abrileña de Sevilla

Julián López “El Juli” se convirtió  en el triunfador de la cuarta corrida del abono sevillano. El festejo estuvo pasado por lluvia y marcado por el escaso juego de la corrida. El madrileño tocó pelo en el quinto al que le hizo una faena importante que compensó  los aficionados que tendrán que esperar alguna otra tarde para ver triunfar a Morante de la Puebla y a Alejandro Talavante, quienes  no tuvieron opciones ante sus respectivos lotes.

La corrida terminó integrada por tres toros de Garcigrande (primero, tercero y quinto) e igual número de Domingo Hernández (segundo, cuarto y sexto), cargados de romana y deslucidos. El quinto tuvo un poco más de movilidad y “El Juli” lo aprovechó en una faena emotiva y apasionante por los terrenos que pisó, la manera en que se la jugó y los resultados artístico que obtuvo.

El diestro mostró la raza que debe tener una figura del toreo. Con el quinto,  además de su consabida técnica realizó un trasteo estético. Hizo una larga intervención de lances donde con despaciosidad regaló al público un ramillete de suertes. En los medios del albero, eslabonó una faena con una serie muletazos rodilla en tierra. La obra contó con exposición, poderío y buen gusto. Terminó con un magnífico volapié para obtener el apéndice.

El Juli brindó su actuación de su primer toro al fallecido Palomo Linares en lo que fue el pasaje más emotivo de la lloviosa tarde, donde se sentía la tristeza entre los profesionales y el público por el vació que dejó el diestro que perdió la vida a inicios de semana. Previamente había sostenido un duelo  de quites con Alejandro Talavante.  El trasteo muleteril fue con aguante  y solvencia ya que el toro creció de transmisión y desarrolló peligro. Desafortunadamente, malogró con la espada.

Morante de la Puebla tuvo un lote vacío de bravura y transmisión. Sus toros atascados de kilos apenas le permitieron un atisbo de lances. Algo muy cercano le ocurrió a Alejandro Talavante que   a su primero alcanzó a realizarle dos buenas tandas de muletazos antes de que el astado se aplomara. En el otro debió abreviar.

En el cartel para la quinta corrida de abono se lidiarán toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, José María Manzanares y López Simón.

Julián López “El Juli” se convirtió  en el triunfador de la cuarta corrida del abono sevillano. El festejo estuvo pasado por lluvia y marcado por el escaso juego de la corrida. El madrileño tocó pelo en el quinto al que le hizo una faena importante que compensó  los aficionados que tendrán que esperar alguna otra tarde para ver triunfar a Morante de la Puebla y a Alejandro Talavante, quienes  no tuvieron opciones ante sus respectivos lotes.

La corrida terminó integrada por tres toros de Garcigrande (primero, tercero y quinto) e igual número de Domingo Hernández (segundo, cuarto y sexto), cargados de romana y deslucidos. El quinto tuvo un poco más de movilidad y “El Juli” lo aprovechó en una faena emotiva y apasionante por los terrenos que pisó, la manera en que se la jugó y los resultados artístico que obtuvo.

El diestro mostró la raza que debe tener una figura del toreo. Con el quinto,  además de su consabida técnica realizó un trasteo estético. Hizo una larga intervención de lances donde con despaciosidad regaló al público un ramillete de suertes. En los medios del albero, eslabonó una faena con una serie muletazos rodilla en tierra. La obra contó con exposición, poderío y buen gusto. Terminó con un magnífico volapié para obtener el apéndice.

El Juli brindó su actuación de su primer toro al fallecido Palomo Linares en lo que fue el pasaje más emotivo de la lloviosa tarde, donde se sentía la tristeza entre los profesionales y el público por el vació que dejó el diestro que perdió la vida a inicios de semana. Previamente había sostenido un duelo  de quites con Alejandro Talavante.  El trasteo muleteril fue con aguante  y solvencia ya que el toro creció de transmisión y desarrolló peligro. Desafortunadamente, malogró con la espada.

Morante de la Puebla tuvo un lote vacío de bravura y transmisión. Sus toros atascados de kilos apenas le permitieron un atisbo de lances. Algo muy cercano le ocurrió a Alejandro Talavante que   a su primero alcanzó a realizarle dos buenas tandas de muletazos antes de que el astado se aplomara. En el otro debió abreviar.

En el cartel para la quinta corrida de abono se lidiarán toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, José María Manzanares y López Simón.