/ jueves 3 de marzo de 2016

América va camino al bicampeonato

América sigue en su búsqueda por refrendar el título de la Liga de Campeones de la Concacaf para limpiar el fracaso del pasado Mundial de Clubes y ayer dio un paso más al instalarse en las semifinales al vencer 3-1 al Seattle Sounders.

Las Águilas se impusieron con autoridad en la cancha del Estadio Azteca y se recuperaron de un autogol del paraguayo Pablo Aguilar (41) para quedarse con el triunfo con las anotaciones del colombiano Carlos Quintero (42), Oribe Peralta (45+1) y del colombiano Andrés Andrade (50).

Así con un global de 5-3, el equipo que dirige Ignacio Ambriz tratará de llegar a la final y ser bicampeón de Concachampions, pero antes en la antesala se medirá a Santos Laguna.

Con Cuauhtémoc Blanco en las tribunas, quien será homenajeado el sábado contra Morelia, sin miramientos las Águilas salieron a imponer condiciones en el campo para evitar sorpresas, incluso ese mensaje lo mandó desde su alineación Ignacio Ambriz, quien apostó con varios titulares.

[caption id="attachment_142420" align="aligncenter" width="400"] Las Águilas se impusieron con autoridad en la cancha del estadio Azteca y se recuperaron de un autogol del paraguayo Pablo Aguilar. FOTO: JESÚS TÉLLEZ[/caption]

Aunque el cuadro estadunidense era el obligado en anotar debido al 2-2 del choque de ida, eso no fue suficiente para que salieran al ataque sobre la meta de Hugo González, incluso se salvó de recibir el primer tanto del cotejo.

El colombiano Darwin Quintero perdonó en un remate a bocajarro que fue desviado por el defensor Chad Marshall y después el portero suizo Stefan Frei le hizo un atajadón al argentino Rubens Sambueza, quien como es costumbre fue factor a la ofensiva del América.

En el futbol no hay merecimientos y la prueba de ello fue que Sounders se adelantó en el marcador gracias a un autogol del paraguayo Pablo Aguilar, quien no supo rechazar un centro desde el costado derecho por parte del cubano Osvaldo Alonso. Sin embargo, el cuadro azulcrema despertó de forma inmediata y no sólo empató, sino que dio la vuelta al marcador en un santiamén para irse al descanso con la ventaja de 2-1.

Sambueza se encargó de asistir en los dos tantos que fueron hechos con los cabezazos certeros de Darwin Quintero y Oribe Peralta, a quienes les asienta bien la Concachampions.

La escuadra visitante necesitaba al menos un gol para forzar al alargue, pero la presión del América y el cansancio le pesó bastante para ya no ser rival en el segundo tiempo, las Águilas manejaron bien el encuentro.

El 3-1 que liquidó el cotejo fue obra de Andrés Andrade, quien disparó raso un buen centro desde la línea de fondo por parte de Paul Aguilar para dejar sin opciones al Seattle, que al igual que el resto de los clubes estadunidenses les pasó factura el hecho de estar en pretemporada.

Pensando más en el duelo del sábado contra Morelia, América bajó el ritmo, le prestó más el balón a su oponente, pero sin duda que siempre estuvo más cerca de que cayera el cuarto gol del club mexicano que uno más del Sounders.

/arm

América sigue en su búsqueda por refrendar el título de la Liga de Campeones de la Concacaf para limpiar el fracaso del pasado Mundial de Clubes y ayer dio un paso más al instalarse en las semifinales al vencer 3-1 al Seattle Sounders.

Las Águilas se impusieron con autoridad en la cancha del Estadio Azteca y se recuperaron de un autogol del paraguayo Pablo Aguilar (41) para quedarse con el triunfo con las anotaciones del colombiano Carlos Quintero (42), Oribe Peralta (45+1) y del colombiano Andrés Andrade (50).

Así con un global de 5-3, el equipo que dirige Ignacio Ambriz tratará de llegar a la final y ser bicampeón de Concachampions, pero antes en la antesala se medirá a Santos Laguna.

Con Cuauhtémoc Blanco en las tribunas, quien será homenajeado el sábado contra Morelia, sin miramientos las Águilas salieron a imponer condiciones en el campo para evitar sorpresas, incluso ese mensaje lo mandó desde su alineación Ignacio Ambriz, quien apostó con varios titulares.

[caption id="attachment_142420" align="aligncenter" width="400"] Las Águilas se impusieron con autoridad en la cancha del estadio Azteca y se recuperaron de un autogol del paraguayo Pablo Aguilar. FOTO: JESÚS TÉLLEZ[/caption]

Aunque el cuadro estadunidense era el obligado en anotar debido al 2-2 del choque de ida, eso no fue suficiente para que salieran al ataque sobre la meta de Hugo González, incluso se salvó de recibir el primer tanto del cotejo.

El colombiano Darwin Quintero perdonó en un remate a bocajarro que fue desviado por el defensor Chad Marshall y después el portero suizo Stefan Frei le hizo un atajadón al argentino Rubens Sambueza, quien como es costumbre fue factor a la ofensiva del América.

En el futbol no hay merecimientos y la prueba de ello fue que Sounders se adelantó en el marcador gracias a un autogol del paraguayo Pablo Aguilar, quien no supo rechazar un centro desde el costado derecho por parte del cubano Osvaldo Alonso. Sin embargo, el cuadro azulcrema despertó de forma inmediata y no sólo empató, sino que dio la vuelta al marcador en un santiamén para irse al descanso con la ventaja de 2-1.

Sambueza se encargó de asistir en los dos tantos que fueron hechos con los cabezazos certeros de Darwin Quintero y Oribe Peralta, a quienes les asienta bien la Concachampions.

La escuadra visitante necesitaba al menos un gol para forzar al alargue, pero la presión del América y el cansancio le pesó bastante para ya no ser rival en el segundo tiempo, las Águilas manejaron bien el encuentro.

El 3-1 que liquidó el cotejo fue obra de Andrés Andrade, quien disparó raso un buen centro desde la línea de fondo por parte de Paul Aguilar para dejar sin opciones al Seattle, que al igual que el resto de los clubes estadunidenses les pasó factura el hecho de estar en pretemporada.

Pensando más en el duelo del sábado contra Morelia, América bajó el ritmo, le prestó más el balón a su oponente, pero sin duda que siempre estuvo más cerca de que cayera el cuarto gol del club mexicano que uno más del Sounders.

/arm