/ miércoles 12 de octubre de 2016

América y Ricardo Peláez, una pareja exitosa

por Alejandro Alfaro

Hay nombres en la historia de una institución que cobran relevancia por la huella que dejaron en su paso. En el caso de América, Ricardo Peláez es de los pocos que puede presumir haber entregado campeonatos a las Águilas en las diferentes facetas que, hasta hoy, ha tenido como parte del club de Coapa.

Hoy, en pleno festejo del centenario azulcrema, el presidente deportivo y exjugador de las Águilas recordó en una charla con ESTO lo que representa para él ser americanista más allá de su posición como directivo.

Lee también: 

Desde que nací le voy al América. Me tocó vivir la faceta de niño aficionado y verlo ganar muchos títulos. Aquella final que pierden con Cruz Azul 4-1 acabé debajo de una cama llorando. A mis 21 años lo vi contra Pumas en ese tercer partido de la 84-85 ganar el título y lo inesperado que fue para mí estudiar y trabajar, y a los pocos días, estar del otro lado, en el entrenamiento con grandísimos jugadores como Zelada, Manzo, Tena Brailovsky, Bacas, Luna, Ortega”, relató con emoción, al tiempo de agregar como dio un cambio su vida después de recibir la oportunidad de quedarse en América, ya que fue intempestiva su llegada al club. Ricardo Peláez estudiaba y trabajaba, pero debido a sus condiciones, fue invitado a hacer una prueba, misma en la que destacó y terminó por debutar a los pocos días con el primer equipo en 1985.

[caption id="attachment_497859" align="alignnone" width="615"] Foto: Oswaldo Figueroa / ESTO[/caption]

“Para mí fue maravilloso y me cambió la vida radicalmente. Me siento orgulloso de haber podido colaborar en la historia de estos 100 años con algunos goles y algún título. Después, con el paso del tiempo, haber sido jugador campeón con América y presidente deportivo también campeón con estos jugadores, en esta nueva generación, también es un orgullo”, expresó.

En una completa relación de reciprocidad entre Peláez y América, el hoy directivo de las Águilas reconoció la importancia de entregarse a pleno en su etapa como futbolista, misma que, a decir suyo, no cambiaría por nada.

Entérate: 

La faceta como jugador no la cambio por nada. Es la que te abre la puerta para todo lo que hagas después. Debutar en América, jugar en América, ser delantero mexicano y goleador en América, llegar a la Selección Nacional por estar en América, jugar un Mundial por lo hecho en tu equipo”, explicó, y añadió que “después pasa el tiempo, y por todo lo que hice, recibí la oportunidad como directivo. Todo es una consecuencia y la faceta como jugador no la cambio por nada”, sentenció.

Lee la entrevista completa en ESTO

por Alejandro Alfaro

Hay nombres en la historia de una institución que cobran relevancia por la huella que dejaron en su paso. En el caso de América, Ricardo Peláez es de los pocos que puede presumir haber entregado campeonatos a las Águilas en las diferentes facetas que, hasta hoy, ha tenido como parte del club de Coapa.

Hoy, en pleno festejo del centenario azulcrema, el presidente deportivo y exjugador de las Águilas recordó en una charla con ESTO lo que representa para él ser americanista más allá de su posición como directivo.

Lee también: 

Desde que nací le voy al América. Me tocó vivir la faceta de niño aficionado y verlo ganar muchos títulos. Aquella final que pierden con Cruz Azul 4-1 acabé debajo de una cama llorando. A mis 21 años lo vi contra Pumas en ese tercer partido de la 84-85 ganar el título y lo inesperado que fue para mí estudiar y trabajar, y a los pocos días, estar del otro lado, en el entrenamiento con grandísimos jugadores como Zelada, Manzo, Tena Brailovsky, Bacas, Luna, Ortega”, relató con emoción, al tiempo de agregar como dio un cambio su vida después de recibir la oportunidad de quedarse en América, ya que fue intempestiva su llegada al club. Ricardo Peláez estudiaba y trabajaba, pero debido a sus condiciones, fue invitado a hacer una prueba, misma en la que destacó y terminó por debutar a los pocos días con el primer equipo en 1985.

[caption id="attachment_497859" align="alignnone" width="615"] Foto: Oswaldo Figueroa / ESTO[/caption]

“Para mí fue maravilloso y me cambió la vida radicalmente. Me siento orgulloso de haber podido colaborar en la historia de estos 100 años con algunos goles y algún título. Después, con el paso del tiempo, haber sido jugador campeón con América y presidente deportivo también campeón con estos jugadores, en esta nueva generación, también es un orgullo”, expresó.

En una completa relación de reciprocidad entre Peláez y América, el hoy directivo de las Águilas reconoció la importancia de entregarse a pleno en su etapa como futbolista, misma que, a decir suyo, no cambiaría por nada.

Entérate: 

La faceta como jugador no la cambio por nada. Es la que te abre la puerta para todo lo que hagas después. Debutar en América, jugar en América, ser delantero mexicano y goleador en América, llegar a la Selección Nacional por estar en América, jugar un Mundial por lo hecho en tu equipo”, explicó, y añadió que “después pasa el tiempo, y por todo lo que hice, recibí la oportunidad como directivo. Todo es una consecuencia y la faceta como jugador no la cambio por nada”, sentenció.

Lee la entrevista completa en ESTO