/ martes 7 de febrero de 2017

Brady dedicó el triunfo a su mamá

POR GILDARDO FIGUEROA

ENVIADO ESPECIAL HOUSTON.- El Comisionado de la NFL Roger Goodell apareció en el micrófono, dio sus palabras de protocolo y llamó a Tom Brady.

“Tom, ven y toma tu trofeo”, expresó Goodell. No hubo saludo de mano, ni abrazo, simplemente una entrega del trofeo que es un balón de plata, el pasador lo tomó y posaron para las foto.

Comenzó el cuatro veces Jugador Más Valioso de Super Bowl (XXXVI, XXXVIII, XLIX y LI), agradeciendo a sus compañeros y enfatizando que fue un trabajo colectivo, reconoció una y otra vez a todos sus compañeros.

“Creo que James (White) merecía este trofeo”, dijo Brady refiriéndose al corredor de los Patriotas, quien tuvo dos touchdowns por la vía terrestre, incluyendo el de la victoria en tiempo extra en una jugada por fuera del lado derecho de dos yardas, además de que rompió otra marca del Super Bowl con 14 recepciones, que produjeron 110 yardas y otra anotación.

Otro punto importante de su conferencia, y de toda esta semana para Brady fue que le dedicó este partido y este campeonato a su mamá, quien está enferma de cáncer.

“Mi mamá no pudo ir a ningún juego de la temporada, vino a éste, y vaya partido que eligió”, la voz se le cortó y los ojos se le pusieron llorosos al héroe de Nueva Inglaterra. “Siempre he sido muy emocional. Ahora me voy a dedicar a mi familia, papá no ha estado recientemente en casa, así que es buen momento para hacerlo”. También señaló que sus hijos siempre le preguntan por el trofeo.

Cuando le cuestionaron sobre la desaparición de su jersey de juego anoche en el vestidor de los Patriotas, Brady dijo: “Lo guardé en mi maleta, cuando regresé ya no estaba. Es una pieza valiosa que quería conservar, como todos mis Super Bowls. Si lo ven por ahí, avísenme para recuperarlo”.

Al concluir, le dijeron las personas responsables de manejar los trofeos que lo dejará en la misma mesa. Brady comentó: “No”. Tomó el balón de plata que tiene grabado “Pete Rozelle Trophy. Super Bowl LI. Most Valuable Player” (Trofeo Pete Rozelle. Super Bowl LI. Jugador Más Valioso) y se salió de inmediato del salón. EL pasador alabó el trabajo de sus compañeros.

POR GILDARDO FIGUEROA

ENVIADO ESPECIAL HOUSTON.- El Comisionado de la NFL Roger Goodell apareció en el micrófono, dio sus palabras de protocolo y llamó a Tom Brady.

“Tom, ven y toma tu trofeo”, expresó Goodell. No hubo saludo de mano, ni abrazo, simplemente una entrega del trofeo que es un balón de plata, el pasador lo tomó y posaron para las foto.

Comenzó el cuatro veces Jugador Más Valioso de Super Bowl (XXXVI, XXXVIII, XLIX y LI), agradeciendo a sus compañeros y enfatizando que fue un trabajo colectivo, reconoció una y otra vez a todos sus compañeros.

“Creo que James (White) merecía este trofeo”, dijo Brady refiriéndose al corredor de los Patriotas, quien tuvo dos touchdowns por la vía terrestre, incluyendo el de la victoria en tiempo extra en una jugada por fuera del lado derecho de dos yardas, además de que rompió otra marca del Super Bowl con 14 recepciones, que produjeron 110 yardas y otra anotación.

Otro punto importante de su conferencia, y de toda esta semana para Brady fue que le dedicó este partido y este campeonato a su mamá, quien está enferma de cáncer.

“Mi mamá no pudo ir a ningún juego de la temporada, vino a éste, y vaya partido que eligió”, la voz se le cortó y los ojos se le pusieron llorosos al héroe de Nueva Inglaterra. “Siempre he sido muy emocional. Ahora me voy a dedicar a mi familia, papá no ha estado recientemente en casa, así que es buen momento para hacerlo”. También señaló que sus hijos siempre le preguntan por el trofeo.

Cuando le cuestionaron sobre la desaparición de su jersey de juego anoche en el vestidor de los Patriotas, Brady dijo: “Lo guardé en mi maleta, cuando regresé ya no estaba. Es una pieza valiosa que quería conservar, como todos mis Super Bowls. Si lo ven por ahí, avísenme para recuperarlo”.

Al concluir, le dijeron las personas responsables de manejar los trofeos que lo dejará en la misma mesa. Brady comentó: “No”. Tomó el balón de plata que tiene grabado “Pete Rozelle Trophy. Super Bowl LI. Most Valuable Player” (Trofeo Pete Rozelle. Super Bowl LI. Jugador Más Valioso) y se salió de inmediato del salón. EL pasador alabó el trabajo de sus compañeros.