/ sábado 13 de agosto de 2016

Cuando el fan supera al ídolo... así es la historia de estos atletas

Ayer, el nadador de Singapur Joseph Schooling protagonizó la gran sorpresa de los Juegos Olímpicos de Río, tras arrebatar la medalla de oro al estadounidense Michael Phelps en la final de los 100 mariposa.

El triunfo dejó momentáneamente en silencio el estadio acuático de Río, que aguardaba el triunfo del norteamericano, que buscaba su vigésimo tercer medalla de oro en la que fue su última prueba individual en unos Juegos Olímpicos.

Curiosamente, el sueño de Schooling era ser como Michael Phelps y competir a lado suyo.

Lo logró y sin duda de una manera espectacular.

[caption id="attachment_392761" align="alignnone" width="615"] Foto: AP[/caption]

Pero esa no es la única historia en la que el fan alcanza e incluso supera a su ídolo... Uno de estos casos se vivió en los clavados mexicanos. Para Alejandra Orozco, alcanzar el nivel de Paola Espinosa era una de sus metas.

En las Juegos Olímpicos de Londres 2012 Orozco formó con Espinosa la dupla que le brindó a México una medalla de plata.

En Río 2016,  se quedaron lejos de las medallas en los sincronizados desde la plataforma de 10 metros, al culminar en la sexta posición general en el Centro Acuático Maria Lenk.

Otra historia semejante la vivió el mariscal de campo Tom Brady quien siempre tuvo como ídolo de su infancia al legendario Joe Montana.

A sus 37 años, Brady igualó sus marcas históricas como pasador de los Patriots de Nueva Inglaterra con los que consiguió el cuarto título de Super Bowl al ganar por 28-24 a los Seahawks de Seattle, en la 49 edición de la gran final de la NFL.

Ayer, el nadador de Singapur Joseph Schooling protagonizó la gran sorpresa de los Juegos Olímpicos de Río, tras arrebatar la medalla de oro al estadounidense Michael Phelps en la final de los 100 mariposa.

El triunfo dejó momentáneamente en silencio el estadio acuático de Río, que aguardaba el triunfo del norteamericano, que buscaba su vigésimo tercer medalla de oro en la que fue su última prueba individual en unos Juegos Olímpicos.

Curiosamente, el sueño de Schooling era ser como Michael Phelps y competir a lado suyo.

Lo logró y sin duda de una manera espectacular.

[caption id="attachment_392761" align="alignnone" width="615"] Foto: AP[/caption]

Pero esa no es la única historia en la que el fan alcanza e incluso supera a su ídolo... Uno de estos casos se vivió en los clavados mexicanos. Para Alejandra Orozco, alcanzar el nivel de Paola Espinosa era una de sus metas.

En las Juegos Olímpicos de Londres 2012 Orozco formó con Espinosa la dupla que le brindó a México una medalla de plata.

En Río 2016,  se quedaron lejos de las medallas en los sincronizados desde la plataforma de 10 metros, al culminar en la sexta posición general en el Centro Acuático Maria Lenk.

Otra historia semejante la vivió el mariscal de campo Tom Brady quien siempre tuvo como ídolo de su infancia al legendario Joe Montana.

A sus 37 años, Brady igualó sus marcas históricas como pasador de los Patriots de Nueva Inglaterra con los que consiguió el cuarto título de Super Bowl al ganar por 28-24 a los Seahawks de Seattle, en la 49 edición de la gran final de la NFL.