/ lunes 24 de abril de 2017

Diego Silveti y Jaral arman lío

  • TOROS Y TOREROS BRINDARON GRAN TARDE

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA / FOTOS: CORTESÍA DE TADEO ALCINA

AGUASCALIENTES, Ags.- Tres gallos que recién llegaban de Texcoco luego de escenificar actuaciones valerosas y de triunfos contundentes. Se lidió un fenomenal encierro de Jaral de Peñas, propiedad de Pedro Barroso, del cual destacó el quinto que fue indultado por el matador Diego Silveti, tras una faena de altos vuelos. Y también destacó el segundo, que mereció arrastre lento.

Saldivar saludó a su primer oponente de dos largas cambiadas, aunque luego vino el desarme. Pero continuó de verónicas y tafalleras de buen corte. Se despatarró y dio a torear tirando del toro con extraordinario temple. Hizo reventar de emoción al público. El toro se le había hecho de hueso y acertó hasta el tercer intento. Aplausos al toro, al tercio. Lamentablemente el plan de su otro toro era otro y casi de inmediato se fue a menos. Silencio. Regaló uno de Santa Barba, ante el cual cumplió bien.

Y salió Diego Silveti al ruedo para demostrar su calidad y valor. Comprometió su labor con el respetable pues se dio a torear por derecha de largo y con temple. El premio se lo llevó el de Jaral, que recibió arrastre lento.

El otro toro pintaba para faena grande. Silveti sin pestañear se pasó al toro una y otra vez, hasta que al cambiar por la espalda la muleta, sin ayudado, fue prendido por el muslo y no se salvó de la cornada.

EL peruano abrió la puerta grande antes de volver a España.

Enrabietado se dio a torear por derecha y luego al natural en el mismo centro del ruedo, llegando fuerte a los tendidos que ya los tenía en la bolsa. La pasión estaba ya desatada, la gente se emociono y cuando Diego pretendía despachar pidió el indulto. Dio la vuelta al ruedo con un torniquete. Y le acompañó el ganadero, para celebrará el triunfo de ambos.

Andres Roca Rey, hizo vibrar al público en todo momento.

Tuvo que echar pinturería al final. Dibujó una ejecución perfecta en la estocada. Gritos de ¡torero, torero! Tras petición mayoritaria,  cosa que motivó al juez para mostrar los dos pañuelos, premiando con dos orejas al peruano. El toro fue ovacionado en el arrastre.

Ante el segundo toro de su lote la intensidad no bajo un gramo, ya que el peruano volvió a realizar una faena de excelente corte, aseada, para el público exquisito. Fue una labor corta, pero muy precisa. Estocada y salida al tercio.

Diego Silveti sufrió una cornada.

En el parte médico preliminar: 20 centímetros de extensión en el muslo izquierdo, cara posterior. Hay que destacar la actuación de los subalternos, que salieron al tercio cinco de  los banderilleros.

Corta oreja Joselito Adame

  • EN LA PLAZA DE SEVILLA

Sevilla.- Con sendas orejas, de poco peso y de muy generosa concesión, saldaron su actuación en Sevilla los diestros El Cid y Joselito Adame, después de lidiar los dos únicos toros con ciertas posibilidades de una vacía y descastada corrida de Fuente Ymbro. Seis toros de Fuente Ymbro, incluido el sobrero que sustituyó al tercero, devuelto por flojo, con buena y fina presencia aunque desiguales de alzadas y a falta de mayor remate en los cuartos traseros. Sin apenas excepción, resultó una corrida vacía y de muy deslucido juego por su ausencia de celo y empuje. El sobrero y el quinto, resultaron los únicos con medianas posibilidades.

Adame, quien vistió de grana y oro, muestra el apéndice que le fue concedido. (EFE)

Diego Urdiales, de tabaco negro y oro: pinchazo hondo, pinchazo y estocada (silencio tras aviso); pinchazo y estocada (silencio).

El Cid, de azul marino y azabache: estocada baja trasera (silencio); estocada desprendida trasera (oreja).

Joselito Adame, de grana y oro: estocada delantera desprendida (oreja); pinchazo, estocada honda desprendida y tres descabellos (silencio).

Entre las cuadrillas, saludaron en banderillas El Lipi, Jarocho y Fernando Sánchez, éste en dos ocasiones.

Segundo festejo de abono de la feria de abril de Sevilla, con algo menos de media entrada en los tendidos en tarde primaveral. (EFE)

  • TOROS Y TOREROS BRINDARON GRAN TARDE

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA / FOTOS: CORTESÍA DE TADEO ALCINA

AGUASCALIENTES, Ags.- Tres gallos que recién llegaban de Texcoco luego de escenificar actuaciones valerosas y de triunfos contundentes. Se lidió un fenomenal encierro de Jaral de Peñas, propiedad de Pedro Barroso, del cual destacó el quinto que fue indultado por el matador Diego Silveti, tras una faena de altos vuelos. Y también destacó el segundo, que mereció arrastre lento.

Saldivar saludó a su primer oponente de dos largas cambiadas, aunque luego vino el desarme. Pero continuó de verónicas y tafalleras de buen corte. Se despatarró y dio a torear tirando del toro con extraordinario temple. Hizo reventar de emoción al público. El toro se le había hecho de hueso y acertó hasta el tercer intento. Aplausos al toro, al tercio. Lamentablemente el plan de su otro toro era otro y casi de inmediato se fue a menos. Silencio. Regaló uno de Santa Barba, ante el cual cumplió bien.

Y salió Diego Silveti al ruedo para demostrar su calidad y valor. Comprometió su labor con el respetable pues se dio a torear por derecha de largo y con temple. El premio se lo llevó el de Jaral, que recibió arrastre lento.

El otro toro pintaba para faena grande. Silveti sin pestañear se pasó al toro una y otra vez, hasta que al cambiar por la espalda la muleta, sin ayudado, fue prendido por el muslo y no se salvó de la cornada.

EL peruano abrió la puerta grande antes de volver a España.

Enrabietado se dio a torear por derecha y luego al natural en el mismo centro del ruedo, llegando fuerte a los tendidos que ya los tenía en la bolsa. La pasión estaba ya desatada, la gente se emociono y cuando Diego pretendía despachar pidió el indulto. Dio la vuelta al ruedo con un torniquete. Y le acompañó el ganadero, para celebrará el triunfo de ambos.

Andres Roca Rey, hizo vibrar al público en todo momento.

Tuvo que echar pinturería al final. Dibujó una ejecución perfecta en la estocada. Gritos de ¡torero, torero! Tras petición mayoritaria,  cosa que motivó al juez para mostrar los dos pañuelos, premiando con dos orejas al peruano. El toro fue ovacionado en el arrastre.

Ante el segundo toro de su lote la intensidad no bajo un gramo, ya que el peruano volvió a realizar una faena de excelente corte, aseada, para el público exquisito. Fue una labor corta, pero muy precisa. Estocada y salida al tercio.

Diego Silveti sufrió una cornada.

En el parte médico preliminar: 20 centímetros de extensión en el muslo izquierdo, cara posterior. Hay que destacar la actuación de los subalternos, que salieron al tercio cinco de  los banderilleros.

Corta oreja Joselito Adame

  • EN LA PLAZA DE SEVILLA

Sevilla.- Con sendas orejas, de poco peso y de muy generosa concesión, saldaron su actuación en Sevilla los diestros El Cid y Joselito Adame, después de lidiar los dos únicos toros con ciertas posibilidades de una vacía y descastada corrida de Fuente Ymbro. Seis toros de Fuente Ymbro, incluido el sobrero que sustituyó al tercero, devuelto por flojo, con buena y fina presencia aunque desiguales de alzadas y a falta de mayor remate en los cuartos traseros. Sin apenas excepción, resultó una corrida vacía y de muy deslucido juego por su ausencia de celo y empuje. El sobrero y el quinto, resultaron los únicos con medianas posibilidades.

Adame, quien vistió de grana y oro, muestra el apéndice que le fue concedido. (EFE)

Diego Urdiales, de tabaco negro y oro: pinchazo hondo, pinchazo y estocada (silencio tras aviso); pinchazo y estocada (silencio).

El Cid, de azul marino y azabache: estocada baja trasera (silencio); estocada desprendida trasera (oreja).

Joselito Adame, de grana y oro: estocada delantera desprendida (oreja); pinchazo, estocada honda desprendida y tres descabellos (silencio).

Entre las cuadrillas, saludaron en banderillas El Lipi, Jarocho y Fernando Sánchez, éste en dos ocasiones.

Segundo festejo de abono de la feria de abril de Sevilla, con algo menos de media entrada en los tendidos en tarde primaveral. (EFE)