/ sábado 5 de diciembre de 2015

El atletismo más limpio dependerá de los deportistas

POR HÉCTOR REYES | El Sol de México

raíz del compromiso del nuevo presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo, el británico Sebastian Coe, los escándalos de dopaje y corrupción en el seno de este deporte, los atletas estadunidenses Carl Lewis y Mike Powell, durante la reunión Pro Río 2016 organizada por la Conade, afirmaron que la credibilidad  del deporte esta en duda.

Habló de la percepción de los atletas estadunidenses, de otros países hay diferencias, naciones que no tienen financiamiento para realizar las pruebas antidopaje y eso es un grave problema, porque aun cuando tienen el problema, no existen los fondos para remediarlos y si se vuelven independientes la federación se hacen para atrás y dicen yo no intervengo. Una vez que se estandaricen las marcas, cree que va a haber una era de un deporte más limpio, reiteró el Hijo del Viento, sobre  la guerra en contra del dopaje en el atletismo, con casos puntuales de Rusia y  Kenia, así como de otros casos que exhibidos una vez que salió de la IAAF, el senegalés Lamine Diack, investigado por el organismo que dirigió a partir de la muerte del italiano Primo Nebiolo hace 16 años.

Sobre este tema, el plusmarquista del salto de longitud Mike Powell fue más directo cuando se enfocan exclusivamente a la competencia, en ese sentido no ve complicaciones, se respeta al adversario, pero cuando el atleta del carril de al lado es sucio, consume sustancias para mejorar su desempeño, entonces no puede considerarse un deportista verdadero.

Ambos atletas ofrecieron charlas motivacionales a cerca de 500 integrantes del deporte mexicano, entre ellos atletas, equipo multidisciplinario y dirigentes. En conferencia de prensa, tocaron temas de interés general y aunque consideran que ya no les corresponde al estar retirados, son un referente. El cambio, afirmaron ambos debe provenir de los mismos deportistas.

Cada quien es responsable de sus acciones, cada atleta, cada entrenador, cada dirigente de federación. Todos son responsables y también los medios. Habrá que preguntarles a las personas que están involucrados en estos temas, sentenció Carl Lewis, quien ahora es entrenador de 17 atletas con proyección olímpica.

Sobre los Juegos Olímpicos de Río 2016, Powell, dueño de la marca mundial de 8.95 metros lograda en Tokio 1991, da como favorito al británico Greg Rutherford por la consistencia que ha mostrado en el ciclo olímpico y a los demás competidores de su país, consideró que les falta enfoque y dedicación. Le da tristeza que las marcas promedio sean de 8.15 metros, en lugar de mejorar están retrocediendo.

También tocaron ambos atletas el tema del deporte paralímpico y lo que representa en el contexto mundial, la apreciación del esfuerzo y después de hacer un análisis de lo que es el salto de longitud, sus diferentes fases, no ve quien pueda acercarse a la marca mundial y olímpica.

Además de afirmar que no creen que por todo lo que ha vivido el atletismo en el mundo y las condiciones climatológicas no veremos marcas espectaculares en Río 2016. El récord olímpico del salto de longitud es muy difícil de conseguir, muy técnico y depende de muchos otros factores. 

Sin embargo, en este proceso de cambio, los atletas están en el centro de los medios de comunicación y las redes sociales, tienen el control en la mano. Carl puso un ejemplo reciente en la Universidad de Missouri que debido a problemas raciales obligaron la renuncia del rector y si suegan la siguiente semana deberán pagar un millón de dólares.

/arm

POR HÉCTOR REYES | El Sol de México

raíz del compromiso del nuevo presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo, el británico Sebastian Coe, los escándalos de dopaje y corrupción en el seno de este deporte, los atletas estadunidenses Carl Lewis y Mike Powell, durante la reunión Pro Río 2016 organizada por la Conade, afirmaron que la credibilidad  del deporte esta en duda.

Habló de la percepción de los atletas estadunidenses, de otros países hay diferencias, naciones que no tienen financiamiento para realizar las pruebas antidopaje y eso es un grave problema, porque aun cuando tienen el problema, no existen los fondos para remediarlos y si se vuelven independientes la federación se hacen para atrás y dicen yo no intervengo. Una vez que se estandaricen las marcas, cree que va a haber una era de un deporte más limpio, reiteró el Hijo del Viento, sobre  la guerra en contra del dopaje en el atletismo, con casos puntuales de Rusia y  Kenia, así como de otros casos que exhibidos una vez que salió de la IAAF, el senegalés Lamine Diack, investigado por el organismo que dirigió a partir de la muerte del italiano Primo Nebiolo hace 16 años.

Sobre este tema, el plusmarquista del salto de longitud Mike Powell fue más directo cuando se enfocan exclusivamente a la competencia, en ese sentido no ve complicaciones, se respeta al adversario, pero cuando el atleta del carril de al lado es sucio, consume sustancias para mejorar su desempeño, entonces no puede considerarse un deportista verdadero.

Ambos atletas ofrecieron charlas motivacionales a cerca de 500 integrantes del deporte mexicano, entre ellos atletas, equipo multidisciplinario y dirigentes. En conferencia de prensa, tocaron temas de interés general y aunque consideran que ya no les corresponde al estar retirados, son un referente. El cambio, afirmaron ambos debe provenir de los mismos deportistas.

Cada quien es responsable de sus acciones, cada atleta, cada entrenador, cada dirigente de federación. Todos son responsables y también los medios. Habrá que preguntarles a las personas que están involucrados en estos temas, sentenció Carl Lewis, quien ahora es entrenador de 17 atletas con proyección olímpica.

Sobre los Juegos Olímpicos de Río 2016, Powell, dueño de la marca mundial de 8.95 metros lograda en Tokio 1991, da como favorito al británico Greg Rutherford por la consistencia que ha mostrado en el ciclo olímpico y a los demás competidores de su país, consideró que les falta enfoque y dedicación. Le da tristeza que las marcas promedio sean de 8.15 metros, en lugar de mejorar están retrocediendo.

También tocaron ambos atletas el tema del deporte paralímpico y lo que representa en el contexto mundial, la apreciación del esfuerzo y después de hacer un análisis de lo que es el salto de longitud, sus diferentes fases, no ve quien pueda acercarse a la marca mundial y olímpica.

Además de afirmar que no creen que por todo lo que ha vivido el atletismo en el mundo y las condiciones climatológicas no veremos marcas espectaculares en Río 2016. El récord olímpico del salto de longitud es muy difícil de conseguir, muy técnico y depende de muchos otros factores. 

Sin embargo, en este proceso de cambio, los atletas están en el centro de los medios de comunicación y las redes sociales, tienen el control en la mano. Carl puso un ejemplo reciente en la Universidad de Missouri que debido a problemas raciales obligaron la renuncia del rector y si suegan la siguiente semana deberán pagar un millón de dólares.

/arm