/ domingo 28 de agosto de 2016

Frankfurt superó por la mínima al Schalke

En el la jornada inaugural de la Bundesliga, Eintracht Frankfurt superó a Schalke con marcador de 1-0 sin requerir al delantero mexicano Marco Fabián, quien se conformó con mirar el compromiso desde el banquillo.

El mediocampista jalisciense tuvo una irregular participación desde su llegada con las “Águilas”, en especial cuando el croata Niko Kovac tomó las riendas de la agrupación, debido a que cortó con su participación en el campo, dejándolo en la banca en repetidas ocasiones.

En este cotejo, los del equipo “rojinegro” se fueron arriba en el marcador temprano en el partido, cuando al minuto 13 el atacante Alexander Meier empujó el balón contra las redes para marcar la única anotación en el encuentro.

Aunque ninguno de los rivales generaba verdaderas jugadas de peligro, fue en la segunda parte en que el héroe pudo vestirse de villano. Al minuto 68 fue encomendado por Kovac para tirar el penal que significaría el segundo tanto del encuentro, sin embargo, lo disparó a las manos del arquero.

Ante esta acción del guardameta, los del conjunto visitante levantaron el ánimo y se mostraron decididos para, por lo menos, igualar el partido. Con tal de evitarlo, el jamaiquino Michael Héctor hizo una falta al minuto 79 para interrumpir el avance del portador de balón que quedaba solo ante el portero, lo que resultó en tarjeta de expulsión.

En el la jornada inaugural de la Bundesliga, Eintracht Frankfurt superó a Schalke con marcador de 1-0 sin requerir al delantero mexicano Marco Fabián, quien se conformó con mirar el compromiso desde el banquillo.

El mediocampista jalisciense tuvo una irregular participación desde su llegada con las “Águilas”, en especial cuando el croata Niko Kovac tomó las riendas de la agrupación, debido a que cortó con su participación en el campo, dejándolo en la banca en repetidas ocasiones.

En este cotejo, los del equipo “rojinegro” se fueron arriba en el marcador temprano en el partido, cuando al minuto 13 el atacante Alexander Meier empujó el balón contra las redes para marcar la única anotación en el encuentro.

Aunque ninguno de los rivales generaba verdaderas jugadas de peligro, fue en la segunda parte en que el héroe pudo vestirse de villano. Al minuto 68 fue encomendado por Kovac para tirar el penal que significaría el segundo tanto del encuentro, sin embargo, lo disparó a las manos del arquero.

Ante esta acción del guardameta, los del conjunto visitante levantaron el ánimo y se mostraron decididos para, por lo menos, igualar el partido. Con tal de evitarlo, el jamaiquino Michael Héctor hizo una falta al minuto 79 para interrumpir el avance del portador de balón que quedaba solo ante el portero, lo que resultó en tarjeta de expulsión.