/ sábado 22 de octubre de 2016

Philippoussis y González, victoriosos

POR JORGE BRIONES Como si el tiempo no hubiera pasado por su cuerpo, Mark Philippoussis y Fernando González se llevaron el show en la primera jornada del Titans Challenge CDMX.

La octava etapa del circuito para exjugadores de la ATP iluminó el Club Alemán de la Ciudad de México. Tuvieron que pasar 18 años para que un torneo de la ATP se disputara en la capital del país y volvió de gran forma.

En primer turno, fue el australiano Philippoussis, quien tenía el duro compromiso de verse las caras con el ganador a la etapa anterior en Monterrey, el estadunidense James Blake.

Lo atlético que solían ser en sus mejores años lo han cambiado por experiencia. Relajados, evidentemente afectados por la altura de la Ciudad de México, el peloteo fue muy corto sobre la arcilla del Club Alemán. Al final, Philippoussis vino de atrás para llevarse el juego en súper 'tiebreak'. Tras una hora y 35 minutos de acción, el australiano derrotó con parciales de 4-6, 6-2 y 10-4 a Blake, resultado que le significó el pase a las semifinales en donde se medirá con el favorito Roddick.

“Estamos más relajados, disfrutamos del juego. Sentí el apoyo del público. Creo que a ambos nos costó el tema de la altura y la arcilla, al final lo importante es dar un gran espectáculo”, apuntó el ganador al término del encuentro.

En la segunda tanda, González fue arropado como el consentido del público y Carlos Moyá fue víctima de la inspiración del andino.

Fernando, doble medallista olímpico, realizó las mejores acciones de la tarde y con ello se ganó el adepto del respetable. El chileno venció en sets corridos 6-4 y 6-3 al exnúmero uno del mundo. En la próxima ronda, el sudamericano volverá a tener un rival español en la figura de Juan Carlos Ferrero.

POR JORGE BRIONES Como si el tiempo no hubiera pasado por su cuerpo, Mark Philippoussis y Fernando González se llevaron el show en la primera jornada del Titans Challenge CDMX.

La octava etapa del circuito para exjugadores de la ATP iluminó el Club Alemán de la Ciudad de México. Tuvieron que pasar 18 años para que un torneo de la ATP se disputara en la capital del país y volvió de gran forma.

En primer turno, fue el australiano Philippoussis, quien tenía el duro compromiso de verse las caras con el ganador a la etapa anterior en Monterrey, el estadunidense James Blake.

Lo atlético que solían ser en sus mejores años lo han cambiado por experiencia. Relajados, evidentemente afectados por la altura de la Ciudad de México, el peloteo fue muy corto sobre la arcilla del Club Alemán. Al final, Philippoussis vino de atrás para llevarse el juego en súper 'tiebreak'. Tras una hora y 35 minutos de acción, el australiano derrotó con parciales de 4-6, 6-2 y 10-4 a Blake, resultado que le significó el pase a las semifinales en donde se medirá con el favorito Roddick.

“Estamos más relajados, disfrutamos del juego. Sentí el apoyo del público. Creo que a ambos nos costó el tema de la altura y la arcilla, al final lo importante es dar un gran espectáculo”, apuntó el ganador al término del encuentro.

En la segunda tanda, González fue arropado como el consentido del público y Carlos Moyá fue víctima de la inspiración del andino.

Fernando, doble medallista olímpico, realizó las mejores acciones de la tarde y con ello se ganó el adepto del respetable. El chileno venció en sets corridos 6-4 y 6-3 al exnúmero uno del mundo. En la próxima ronda, el sudamericano volverá a tener un rival español en la figura de Juan Carlos Ferrero.