/ sábado 4 de marzo de 2017

Querrey, el otro invitado

Nick Kyrgios pasó de la gloria al abismo en cuestión de 24 horas.

El australiano, número 17 del mundo, no pudo mantener el nivel con el que se deshizo de Novak Djokovic y perdió con parciales de 3-6, 6-1 y 7-5 ante el estadounidense Sam Querrey. Tras el espaldarazo anímico que le significó eliminar a Novak Djokovic, en la ronda previa, a Kyrgio le pesó asumir el papel de favorito. En esta ocasión sus servicios no provocaron el mismo efecto que antes.

El chico malo de la ATP se adjudicó el primer episodio en 28 minutos de acción.

Para el segundo set, Querrey apretó para emparejar los cartones. Sam se pareció más al jugador que eliminó previamente a los favoritos David Goffin y Dominic Thiem. Consiguió nueve aces que dejaron sin oportunidad al australiano.

Ambos jugadores se negaban a morir y sin errores se acercaron al tiebreak. Pero justo antes, en el onceavo game, Querrey consiguió doble match point para llegar a la final ante Rafa Nadal.

Nick Kyrgios pasó de la gloria al abismo en cuestión de 24 horas.

El australiano, número 17 del mundo, no pudo mantener el nivel con el que se deshizo de Novak Djokovic y perdió con parciales de 3-6, 6-1 y 7-5 ante el estadounidense Sam Querrey. Tras el espaldarazo anímico que le significó eliminar a Novak Djokovic, en la ronda previa, a Kyrgio le pesó asumir el papel de favorito. En esta ocasión sus servicios no provocaron el mismo efecto que antes.

El chico malo de la ATP se adjudicó el primer episodio en 28 minutos de acción.

Para el segundo set, Querrey apretó para emparejar los cartones. Sam se pareció más al jugador que eliminó previamente a los favoritos David Goffin y Dominic Thiem. Consiguió nueve aces que dejaron sin oportunidad al australiano.

Ambos jugadores se negaban a morir y sin errores se acercaron al tiebreak. Pero justo antes, en el onceavo game, Querrey consiguió doble match point para llegar a la final ante Rafa Nadal.